Cádiz CF

Una duda razonable

  • Cervera debe decidir si da continuidad al sistema de los últimos partidos o regresa al trivote para fortalecer el centro del campo en una salida tan comprometida como Córdoba

Álex Fernández podría regresar al once si el técnico se decidiera por un trivote. Álex Fernández podría regresar al once si el técnico se decidiera por un trivote.

Álex Fernández podría regresar al once si el técnico se decidiera por un trivote. / Julio González

Doble pivote o trivote, he ahí la cuestión. Álvaro Cervera afronta las horas previas al encuentro del domingo en el Nuevo Arcángel con el dilema que le representa tomar una decisión no sólo sobre el once inicial sino sobre el sistema a emplear. Como es lógico, los buenos resultados cosechados en los últimos partidos condicionan sus planteamientos, más allá de la filosofía de fútbol que defiende por donde va.

En este sentido, la clara apuesta por un doble pivote, con dos hombres rápidos en los costados y otros dos como punta de ataque, por supuesto bajo la premisa de que todos defienden desde arriba, gana enteros semana tras semana después de lo visto en la segunda mitad ante el Elche y en el duelo con el Reus. La presencia de Garrido y José Mari en la zona ancha, de Salvi y Jairo en las bandas y de Manu Vallejo y Lekic como jugadores más adelantados se ha traducido en una espectacular remontada y un claro triunfo en la contienda más cómoda de los amarillos en lo que va de campaña. Seis puntos, siete goles a favor y ninguno en contra son argumentos más que contundentes para dar continuidad a este dibujo, que sembraba dudas en la pizarra y que sobre el césped se ha erigido como el mejor medicamento para los males.

Sin embargo, el hecho de que el próximo compromiso sea a domicilio y ante un rival, el Córdoba, que ataca con muchos efectivos y que, pese a su delicada situación, en su campo no es precisamente un contendiente fácil obliga al entrenador a calentarse muy mucho la cabeza. Así, si por ejemplo Álex Fernández, indiscutible desde que arrancó el curso, salió del equipo porque el sistema se impuso, ahora bien podría suceder que regresara porque las circunstancias lo requieren.

Cervera tiene que valorar todos los pros y los contras. Mantener la confianza en los que tanto y tan bien han hecho en las últimas dos semanas se antoja más que razonable, pero dar una nueva vuelta de tuerca a los esquemas y regresar al trivote tampoco se presenta como una opción descabellada en la capital de la Mezquita, en donde el reto no debe ser otro que sumar para prolongar la racha y el medio, mostrarse consistentes y aprovechar la ansiedad de un adversario obligado a salir en busca de los tres puntos.

En el supuesto de que el técnico se inclinara por arropar más al bloque en la zona ancha con la entrada de Álex, el abanico de conjeturas se limita en realidad a dejar fuera del titular a uno de los cuatro futbolistas que vienen actuando en las demarcaciones más avanzadas: Jairo, Salvi, Manu Vallejo y Lekic. A partir de ahí, cábalas y más cábalas, porque en todos los casos hay motivos suficientes para no sentarlos en el banquillo. Si finalmente Cervera opta por el trivote sacrificando a uno de los cuatro reseñados, a buen seguro tendrá que razonar su decisión para que sea comprendida y nadie se sienta señalado sin justificación.

Salvi empieza a ser el Salvi de siempre y hasta en los entrenamientos se le ve enchufado, con hambre y ganas de confirmar que sigue siendo el mismo de las anteriores campañas. Manu se ha convertido en la sensación de la plantilla en este primer tercio de Liga, no sólo por su condición de máximo goleador sino por su aportación en otros aspectos, su capacidad de sacrificio y su lucha constante. Lekic parece haber ganado, al menos de momento, el pulso entre los delanteros puros por su acierto rematador pero también por su generoso esfuerzo para ayudar en las labores de contención, bajando no pocas veces hasta el medio campo. Y Jairo, de los cuatro posiblemente el más irregular, es uno de los que más participa en las acciones de ataque y lo intenta una y otra vez aunque no siempre le salga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios