cádiz cf

Amenaza de culebrón

  • El traspaso de Álvaro García no se hará efectivo mientras no llegue una oferta que satisfaga a la vez al club y al jugador

  • El entrenador se siente incómodo y quiere un desenlace rápido

Álvaro García celebra el gol que marcó en el estadio Sánchez Pizjuán en el duelo contra el Sevilla Atlético disputado en mayo de 2016. Álvaro García celebra el gol que marcó en el estadio Sánchez Pizjuán en el duelo contra el Sevilla Atlético disputado en mayo de 2016.

Álvaro García celebra el gol que marcó en el estadio Sánchez Pizjuán en el duelo contra el Sevilla Atlético disputado en mayo de 2016. / antonio pizarro

álvaro Cervera no pudo ser más claro la noche del pasado miércoles pocos minutos después de la victoria del Cádiz sobre el Marbella en el amistoso disputado en Arcos. "Es un tema que hay que arreglarlo". El técnico se refería a la situación de Álvaro García, por la que preguntaron los periodistas que cubrieron el partido después de haber comprobado que el utrerano no había participado. De hecho, apenas ha jugado esta pretemporada. Sólo en la visita al Chiclana.

¿Cuál es la solución? Al futbolista le llegan propuestas de emolumentos muy superiores a los que percibe en el Cádiz y siente que ha llegado el momento de dar un salto en su carrera. Estará siempre agradecido al club en el que ha explotado como futbolista, al que dejará un puñado de millones en sus arcas gracias a su traspaso. No quiere volver a dejar pasar el tren como ya sucedió el pasado verano. Desde China le ofrecieron cerca de tres millones de euros por temporada y a la entidad cadista le daban cinco millones, tres menos de los que recoge su cláusula de rescisión. El presidente, Manuel Vizcaíno, se remite a esa cantidad y además sostiene que no llegó a tener esa oferta encima de la mesa.

Después fue el Huesca el que quiso fichar al extremo con una propuesta de seis millones para el Cádiz. El club quizás estaba dispuesto a sentarse a negociar, pero al que no terminó de agradar la propuesta fue al propio futbolista.

"Él no está. Entrena bien pero cuando juega no lo hace con la intensidad que yo quiero". Así de claro lo explicó Cervera el miércoles al hablar sobre Álvaro García. Si "no está" como asegura el técnico -el que lo ve todos los días-, el problema está servido porque el futbolista franquicia del Cádiz tiene la mente en otra parte, en concreto en una mejora profesional que quizás no se le vuelva a presentar porque la vida da muchas vueltas. La solución pasa por una oferta que satisfaga a ambas partes. Mientras no se de esa circunstancia, el asunto tiene difícil salida hasta el punto de poder convertirse en el culebrón del verano. La Liga empieza el próximo día 17 -justo dentro de dos semanas- con el partido contra el Almería, aunque el mercado está abierto hasta el 31 y puede pasar de todo.

La situación de Álvaro García se torna laberíntica. Todo apunta a que acabará saliendo cuando los movimientos del mercado se aceleren en los próximos días. Los candidatos para llevárselo están repartidos por varios países. En España, además del Huesca, han salidos los nombres del Espanyol, Valencia y no se puede descartar al Sevilla. Su entrenador, Pablo Machín, conoce a la perfección al utrerano y podría apostar por él. En Inglaterra se mueve mucho dinero y hasta los más modestos disponen de una cartera repleta de billetes para acometer fichajes. La Primera italiana sería otra opción, además de Alemania y Francia.

Cuanto más se retrase la marcha del futbolista, más tardará el Cádiz en cerrar su plantilla. Cervera dio una de las claves de la tensa situación. "No podemos contar con él pero tampoco sacamos por él para poder mejorar la plantilla". El técnico puso sobre el tapete la necesidad de vender para poder completar el plantel. Ya salió Lucas Bijker al principio del verano pero caerá algún traspaso más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios