Cádiz CF-Mallorca | Ambiente Decepción venida a menos

  • El cadismo carga contra la actuación arbitral tras un partido con sabor de impotencia a pesar del empate

Los jugadores del Cádiz se lamentan tras una ocasión marrada. Los jugadores del Cádiz se lamentan tras una ocasión marrada.

Los jugadores del Cádiz se lamentan tras una ocasión marrada. / Joaquín Hernández 'Kiki' (Cádiz)

Comentarios 1

La presencia de Pepe Mejías sobre el césped ha sido esta noche lo mejor del Cádiz en su encuentro ante el Mallorca. El 60 cumpleaños del histórico jugador, que ha realizado el saque de honor, ha brillado por encima de un Cádiz decepcionante que ha sufrido un arbitraje gris.

El mayor de los Mejías ha firmado el saque de honor y se ha ganado la ovación de los suyos, una afición que no olvida el fútbol del bueno. Todo ello sobre un césped que sigue con buena cara y una grada con menos afluencia y más temperatura que el día del Granada.

El árbitro ha sido el centro de las protestas por un 0-1 que ha olido a fuera de juego -lo rompía Rober Correa-, un derribo a Manu Vallejo que el chiclanero ha reclamado hasta los límites del reglamento y la expulsión de Jairo. Tensión en el césped y en el banquillo porque el colegiado ha expulsado a Cervera y éste ha recriminado algo a Vicente Moreno, técnico del Mallorca.

Stoichkov, ex de la Balona y natural de San Roque, ha sido el anotador bermellón y lo ha dedicado a los suyos, presentes en Tribuna.

El empate ha sido gloria, con un gol con el cogote de Garrido a balón parado y una entrada salvaje de Marcos Mauro. Con nueve, diez minutos.

Lo demás, el juego de los amarillos, necesita mejorar a pesar de los aplausos de la grada a los suyos por el esfuerzo en inferioridad. Un punto con sabor a heroicidad pero con dosis de carencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios