SENTENCIA QUALITY FOOD El voto particular discrepa de que Osuna no haya malversado

  • El presidente de la Sección Tercera tiene claro que el ex delegado se había concertado con García Gallardo.

Miguel Osuna, absuelto en el Caso Quality Food Miguel Osuna, absuelto en el Caso Quality Food

Miguel Osuna, absuelto en el Caso Quality Food / Lourdes de Vicente

El voto particular que ha realizado el presidente de la Sección tercera de la Audiencia Provincial, Manuel Grosso de la Herrán es demoledor con el ex delegado del Estado en la Zona Franca Miguel Osuna, que ha salido absuelto en el juicio por el caso Quality Food.

Grosso discrepa de una manera muy clara de sus dos compañeros del tribunal en lo que se refiere a la absolución de Miguel Osuna, concretamente a la malversación de caudales públicos. De este modo asegura que la solución debió ser “una condena en los términos interesados por el Ministerio Fiscal, la Abogacía del Estado y el PSOE”. Esto, si se hubiera estimado, también habría afectado a Manuel García Gallardo como cooperador necesario.

Por ejemplo, asegura que Miguel Osuna tuvo conocimiento del mal estado de Quality Food mucho antes de lo que dijo, ya que el primer aviso que se produce es cuando García Gallardo pide una ampliación de capital urgente para poder acceder a unas ayudas Reindus: “la urgencia no era sino la consecuencia del conocimiento que tenía de la falta de liquidez de la entidad Quality Food y de ahí la necesidad de hacer una aportación de fondos públicos”.

Dice que Osuna no veló por los fondos públicos “ya que facilitó financiación a sabiendas de que los demás socios carecían de tesorerías”. Así “se hizo para que se pudiera aparentar ficticiamente solvencia ante el Ministerio”.

Grosso discrepa en que desconociera la situación. “Estaba perfectamente capacitados para conocer las interioridades de la empresa de la cual era consejero, había sido advertido por la anterior directora financiera de irregularidades en materia de Tesorería, es experto en contabilidad pública y privada, y sabía que García Gallardo no contaba con capital para desembolsar”.

Habla incluso de “mala fe” por parte de Osuna al ocultar a los comités de información y tiene claro que “todo se produjo de manera deliberada y consciente, a sabiendas de que no se estaba respetando la legalidad vigente”. Afirma que “sorprendentemente, no aprecian malversación”.

Es más, tiene claro el hecho de que “es evidente que los dos se habían concertado para lograr la malversación”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios