Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

Cádiz

Las trabajadoras de ayuda a domicilio de Cádiz piden que se municipalice el servicio

  • Denuncian las precarias condiciones laborales y solicitan que se actualice el pliego de condiciones, que es del año 2014

  • La empresa que gestiona el servicio, DomusVi, ha sido sancionada por la Inspección de Trabajo

Una trabajadora de ayuda a domicilio con una persona mayor.

Una trabajadora de ayuda a domicilio con una persona mayor.

El pleno del Ayuntamiento de Cádiz ha aprobado en varias ocasiones por unanimidad la municipalización del servicio de atención y ayuda domiciliaria; la última vez fue el pasado 29 de octubre. Sin embargo, este servicio lo sigue gestionando la empresa privada DomusVi. Por eso, las trabajadoras de ayuda a domicilio han vuelto a pedir que se cumpla el acuerdo plenario y se remunicipalice el servicio, pues ya fue municipal hace años.

Representantes del comité de empresa de DomusVi critican que en su programa electoral, "el alcalde llevaba por bandera la municipalización de los servicios municipales, y llevamos años esperando que se cumpla esta promesa". Aseguran que otras poblaciones cercanas, como Puerto Real, Chiclana, Conil y Jerez, han municipalizado este servicio "y van muy bien". "Resulta más barato para el Ayuntamiento y los beneficios redundaría en una mejora del servicio", sostiene el comité de empresa.

Los representantes de las trabajadoras de ayuda a domicilio de Cádiz explican que el actual pliego de condiciones de este servicio municipal es del año 2014 –se trata del último que aprobó el PP– y "lleva caducado cuatro años". De este modo, piden que se actualice el pliego y se incluyan en él mejoras laborales que llevan solicitando desde el año 2017.

Cabe destacar que la plantilla actual es de unos 200 trabajadores –entre los contratos fijos y eventuales–, mayoritariamente mujeres. Desde el comité de empresa aseguran que las condiciones laborales "son muy precarias", de tal forma que hay empleadas de este servicio que tienen que pedir ayuda a los Servicios Sociales Municipales para poder llegar a fin de mes.

Imposibilidad de conciliar

Afirman que esto se debe principalmente a la parcialidad de los contratos: "Hay muchas trabajadoras que lleva muchos años con contratos parciales y no se les amplía la jornada laboral, incumpliéndose así la normativa laboral". Ponen el ejemplo de trabajadoras que llevan 11 años en la empresa y tienen una jornada de 22 horas o de 19 horas y 15 minutos semanales; y el de otra que lleva 12 años en la empresa y tiene 27 horas de trabajo a la semana. Lo peor es que esas horas están diseminadas a lo largo del día, por lo que las trabajadoras no pueden completar su jornada con otros empleos y así tener mayores ingresos. Además, están expuestas a modificaciones continuas de la jornada laboral: "Al personal eventual le pueden ir variando el trabajo según las necesidades del servicio, de forma que lo pueden llamar en cualquier momento para cambiarle el cuadrante de trabajo y eso le hace no poder organizar su vida. Aquí la conciliación no existe", expone el comité de empresa.

Por eso, llevan pidiendo desde el año 2017 que, mientras no se lleva a cabo la municipalización, "sea obligación de la empresa adjudicataria ampliar progresivamente la jornada de sus trabajadoras hasta la jornada completa antes de efectuar nuevas contrataciones para poder gozar así de un salario digno, así como que situaciones de permisos anuales, bajas prolongadas o excedencias, entre otras cuestiones, sean cubiertas mediante ampliaciones temporales del personal de jornada parcial existente antes de recurrir a nuevas contrataciones", según recoge un escrito presentado por el comité de empresa en el Registro Municipal el 11 de diciembre de 2018 dirigido a la entonces concejala de Asuntos Sociales, Ana Fernández.

Un problema añadido que se han encontrado recientemente estas trabajadoras es la "amenaza" por parte de DomusVi de "descolgarse del convenio provincial de limpieza, que se está negociando actualmente, si finalmente se aprueba un incremento salarial. Esto supondría un aumento de la precarización de la plantilla".

El comité resalta que han denunciado en varias ocasiones a la empresa DomusVi por las condiciones laborales y esta ha sido sancionada por la Inspección de Trabajo.

Además de todos estos problemas, llaman la atención sobre el "trato vejatorio" que reciben de la mutua MC Mutual. Recalcan que hay trabajadoras dadas de alta por la mutua y por el INSS "con lesiones importantes".

Reunión con la concejala de Asuntos Sociales

Las empleadas de ayuda a domicilio han enviado varias veces por escrito sus reivindicaciones al Ayuntamiento y se han reunido recientemente con la concejala de Asuntos Sociales, Helena Fernández, para exponerle su situación, ya que "el Ayuntamiento es responsable subsidiario del servicio". Le han pedido "que medie, fiscalice y controle que se cumpla la legislación laboral vigente por parte de la empresa", pero lamentan que el Ayuntamiento, "mira hacia otro lado".

En este punto, muestran su indignación por que tras la reunión que tuvieron con la concejala, el Ayuntamiento difundió una nota de prensa titulada "El personal de ayuda a domicilio exige un aumento salarial al Ayuntamiento". "Es lamentable que tras tres horas de reunión, en la que se abordaron muchos temas, la concejala se quede solo con un 10% de los asuntos tratado", critican. Y quieren dejar claro que ellos no plantearon exigencias: "Nos duele que haya utilizado esa palabra porque no exigimos nada. Solicitamos un incremento salarial como equiparación con colectivos de otras licitaciones que sí tuvieron incrementos salariales y que están adscritos a nuestro mismo convenio colectivo".

Los representantes de las trabajadoras a domicilio quieren resaltar que su labor es esencial, algo que se ha puesto de manifiesto especialmente durante la pandemia de covid–19. Y lamentan que el actual equipo de Gobierno habla de ellas "de manera muy populista. Se le llena la boca hablando de la necesidad y la importancia de este colectivo, pero ante los problemas que surgen, vuelve la cara hacia otro lado y no se interesa por nosotros. Hace una utilización política porque tanto elogio no se ha plasmado en ningún pliego de condiciones que dignifique a este colectivo de trabajadoras y ante los constantes incumplimientos de la empresa, miran hacia otro lado".

Recuerdan que su trabajo fue reconocido por el Ayuntamiento con el homenaje Ilustres Anónimas. "¿Para qué este reconocimiento? Nosotros no queremos reconocimientos sino que mejoren las condiciones laborales, un salario digno y poder conciliar", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios