El desarrollo portuario de Cádiz

Desde la terminal polivalente hasta la conexión con la ciudad

  • Los portuarios asumen la necesidad de mejorar la competitividad y la venta del puerto en el mundo con un trabajo coordinado

Teófila Martínez, en un momento del debate Teófila Martínez, en un momento del debate

Teófila Martínez, en un momento del debate / Lourdes de Vicente

Los representantes del sector portuario, presentes en el debate organizado por Diario de Cádiz, pusieron sobre la mesa propuestas y reflexiones sobre el presente y el futuro del puerto gaditano, con varias coincidencias en común.

Por lo pronto, se planteó la necesidad de un trabajo en común y de un apoyo a la APBC a la hora de reclamar/presionar ante las restantes administraciones mejoras en la Bahía; se criticó, y mucho, a la actual Ley de Puertos que todos coincidieron en afirmar que apoya a los grandes puertos y deja a un lado a los pequeños y medianos; se mostró la sorpresa por la escasa incidencia que ha tenido la apertura de las instalaciones ferroviarias de Jerez por parte de la APBC, a pesar de la importancia que supone; se valoró la necesidad de mejorar la proyección nacional e internacional del puerto a la hora de buscar nuevos tráficos y empresas, y se lamentó las altas tasas, especialmente, en el caso de los remolcadores, lo que resta competitividad a Cádiz.

Especialmente interesante fue el debate sobre los usos de la futura terminal de contenedores, una vez concluya su ampliación definitiva.

Aquí todos, incluyendo a la propia Autoridad Portuaria, tienen claro que se debe ir más allá del espacio como mero receptor de contenedores, buscando un uso polivalente de las instalaciones, lo que permitiría ganar mucho atractivo a estas infraestucturas.

Así, se manejan ideas para nuevos nichos de negocios como la industria de los renovables, las plataformas petrolíferas, las reformas a bordo, la industria de los veleros... En este sentido, Bayport está trabajando en la organización de una serie de reuniones técnicas para analizar estos nuevos mercados, a fin de concluir dentro de un año con un congreso internacional que descubra las posibilidades del puerto de Cádiz, según adelantó Rafael Fernández.

"Hay que apostar por lo alto, siempre con un trabajo coordinado (por lo pronto se harán reuniones del consejo de administración de la APBC cada dos meses), no sólo con una visión localista sino global; debemos mentalizarnos de que debemos reaccionar rápido (ante los problemas y la nueva realidad del sector), y sumar para que se reconozca nuestra fortaleza. Por todo eso tenemos mucho que hacer y hacerlo rápido", constató Teófila Martínez.

Entre las tareas que quedan por hacer queda una de gran calado y que ha provocado siempre dolor de cabeza a los empresarios marítimos: la conexión puerto-ciudad y los usos que se pueden dar a los 300.000 metros cuadrados que quedarán parcialmente vacantes cuando los contenedores cambien de sitio.

Con mayor o menor claridad todos coincidieron en que había dar un uso a este suelo que beneficiase a la ciudad, pero se dejó también claro que el terreno debía de seguir en manos de la APBC y que, como subrayó Emilio Medina, "toda actividad suponga un ingreso para el puerto".

Martínez no quiso entrar en análisis sobre lo realizado en el pasado y optó por mirar al futuro. Ya está en marcha el Plan del Puerto que fijará los usos. Pero, insistió en ello, este documento no pintará edificios concretos, ni equipamientos, ni zonas verdes. Para todo ello será un desarrollo que necesitará su tiempo. Eso sí, criticó el uso del suelo en superficie para aparcamientos (con el asentimiento de los empresarios del sector portuario) y no bajo tierra.

Teófila Martínez sí dijo que era esencial la participación privada, junto a la pública, en todo lo que se haga para agilizar los tiempos de obras "ya sean para actividades relacionadas con el puerto... o no".Advirtió también que tendrá que ser la APBC la que con sus fondos afronte la llegada de los servicios de agua, saneamiento, electricidad... a estos terrenos. En todo caso, indicó que la entrada en servicio de la nueva terminal de contenedores y la potenciación del Bajo de la Cabezuela mejorará los ingresos del puerto, lo que permitirá afrontar estos trabajos y, a la vez, retocar los precios que hoy se cobran para las actividades portuarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios