El comercio de Cádiz De taller de bicis a librería de culto

  • ‘Jaime’ cumple cincuenta años 

  • Es ya la librería más antigua de Cádiz 

  • Fue la primera en vender tebeos, revistas y periódicos junto a los libros

El equipo de la librería Jaime al completo El equipo de la librería Jaime al completo

El equipo de la librería Jaime al completo / Julio González

Comentarios 5

José Luis Jaime Lores montó en la década de los 40 un taller de reparación y alquiler de bicicletas y motos. Funcionaba en la calle Corneta Soto Guerrero. Eran tiempos en los que todas las vías del casco estaban abiertas al tráfico y ninguna era peatonal.

Le fue bien. Suficiente para vivir. El trabajo técnico lo compatibilizaba con la ayuda que prestaba al quiosco de prensa que su madre, primero, y después su hermana, tenían en la hoy calle Alfonso X (hoy Pelota). Él se encargaba de los temas económicos y de atender a los proveedores.

Cuento este devenir empresarial de José Luis Jaime porque éste decidió un día cerrar su negocio de automoción, incapaz de competir con el popular 600 de la Seat, y convertirlo en una librería, por mucho que uno y otro no tuviesen nada que ver.

Estamos en 1968 y al renovado establecimiento le puso su apellido, ‘Jaime’. Mañana lunes, 10 de diciembre, se cumplirán los primeros 50 años de existencia de la que hoy es ya la librería más antigua de Cádiz, tras el cierre paulatino de locales clásicos como ‘La Marina’, ‘Mignon’ y ‘Cerón’.

Su conexión familiar y profesional con el quiosco del Pópulo le hizo optar por una librería tras el cierre del taller. Un paso peculiar que estuvo seguido de una serie de decisiones novedosas en el mundo de los libreros.

Pongámosno en situación. En que aquella época la librería tipo era un mostrador y tras el mismo una amplia estantería, guardándose la mayor parte de los libros en la trastienda. Jaime abrió así, pero no tardó en eliminar paredes y extender todo el local de cara al público.

A la vez, desde un primer momento el establecimiento vendía revistas y periódicos, especialmente el Diario de Cádiz. Y tebeos, algo que aún tardarán en copiar otros establecimientos de la ciudad. Junto a los tebeos de grapas pronto venderían los álbumes de cómic que desde la década de los setenta comenzaron a editarse.

Con hijos a cuesta, los más mayores comenzaron a ayudar en la librería, a la vez que el local llegaba a triplicar su superficie a principios de los años ochenta. Durante un tiempo se contó también con un estanco.En 1994 la tienda se trasladó durante tres años a un local de la vecina calle Argantonio, debido al estado ruinoso del edificio. Se retornó a su lugar de origen en 1997 pero con otra gran novedad: la librería volvía a crecer con una planta superior. Ésta se especializará en viajes, informática, temas electrónicos, esoterismo... que tuvo muy buena aceptación hasta que la crisis económica y del sector obligó a clausurar.Cuando hablo con Antonio (Nono) Jaime, hijo del fundador y al frente de la librería desde hace años, el local ofrece en sus estanterías 74.943 volúmenes. Narrativa de todos los géneros, un amplio catálogo de temas gaditanos, gastronomía, cine, cómic, salud, guías de viajes...

"En Cádiz hay mucha gente que sigue leyendo, aunque en Navidad son más porque el libro es un gran regalo, con un precio muy asequible", afirma.

Un extra de esta librería, y que no se repite en muchas de la provincia, es que quienes te atiende se convierten, también, en asesores. Lo mismo guían a quienes buscan algún libro para regalo como a quien se ha aficionado a una materia determinada. Aquí, junto a Nono Jaime, manda Paco Rodríguez. Junto a ellos, el equipo se completa con Inma Jaime y Encarna Santiago, tras la reciente prejubilación de Adelaida Jaime. La matriarca, Adelaida Serrano, a sus 91 años de edad, sigue “muy pendiente” al día a día de la librería.Este trato personal, la amplitud del catálogo o la facilidad para conseguir lo que no está en él y la apuesta por los cómics ,"seguidos por pequeños y jóvenes que serán nuestros lectores del futuro más cercano", son los puntales de la permanencia de la Librería Jaime. "Tenemos que dar las gracias a todos esos clientes que han podido posibilidad que celebremos estos 50 años. A los que se fueron y ya no están pero educaron a sus hijos en la lectura y a los que crecieron con nosotros y hoy son hombre y mujeres lectores", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios