Tribunales Condenado en Cádiz por insultar a su cuñado a través de mensajes y audios

Cádiz

Un secadero de pepinos de mar

  • El Seprona incauta 750 holoturias que estaban deshidratándose en una azotea del centro

La holoturia es un equinodermo que puede dar para multitud de chistes al ser conocido popularmente como "pepino" o "carajo de mar". No hace falta dar más explicaciones al ver su forma. Sin embargo, una especie que puede dar pie a comentarios zafios o despectivos, resulta ser un auténtico manjar en el mercado asiático, dando lugar a suculentos platos de su gastronomía o siendo utilizado como un producto afrodisiaco, lo que, a su vez, también puede servir para añadirle otro elemento humorístico al susodicho espécimen. Su escasez en el litoral gaditano hace que su precio pueda ser elevado, por lo que es un reclamo para el furtivismo.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) incautó 750 holoturias que se encontraban secándose para su deshidratación en una azotea de un edificio del centro de la ciudad.

Esta acción está considerada como una infracción grave, con una sanción administrativa que puede llegar a ascender a los 60.000 euros de multa.

La Benemérita recordó en una nota de prensa que la especie está esquilmada en el litoral gaditano y se encuentra abocada a su desaparición, por lo que la actuación se justifica en garantizar su protección ante las acciones ilegales de los furtivos.

La operación se pudo realizar el pasado martes gracias a la colaboración ciudadana. De esta manera, los agentes de la Guardia Civil consiguieron sorprender a la persona responsable de su recolección, que era conocida por haber protagonizado numerosos episodios de furtivismo. Este individuo se encontraba en el momento de la actuación en la azotea para secar al sol este importante número de ejemplares, con el objetivo de deshidratarlos para poder comercializarlos posteriormente.

Tras comprobar los efectivos que habían sido capturados sin tener autorización para realizar esta actividad, y por tanto infringiendo la normativa sectorial, se procedió a la intervención de la totalidad de las holoturias para su traslado y posterior entrega en el Centro de Investigaciones y Estudios Marinos, ubicado en El Puerto y dependiente de la Junta de Andalucía.

La persona a la que se le atribuye su pesca ha sido denunciada ante la Delegación Territorial de la Consejería de medio Ambiente como responsable de una infracción grave a la Ley 1/2002, que regula la pesca y el marisqueo en Andalucía, que establece multas de hasta 60.000 euros.

Además de como ingrediente para la gastronomía de países asiáticos y de sus propiedades afrodisiacas, los "pepinos" o "carajos de mar" también son muy apreciados para su utilización como cebos para la pesca, pagándose una buena suma de dinero por estos especímenes, tal y como incidió la Guardia Civil.

Uno de los problemas que sufre esta especie es que su población tarda bastantes años en recuperarse en las zonas donde se producen sus capturas. Aunque no está considerada como una especie protegida, no está autorizado su marisqueo.

La situación en la que se encuentra la holoturia en Cádiz ha propiciado que los furtivos se hayan desplazado a otras zonas costeras de Andalucía, especialmente Málaga y Granada, para continuar con esta actividad ilícita, tal y como demuestran las recientes intervenciones que ha realizado la Guardia Civil en las provincias citadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios