Transporte

Los repartidores de Cádiz se unen ante tanto obstáculo para ejercer su labor

  • ARGA nace en Cádiz, un “complicado lugar para repartir”

  • Peatonalizaciones y carril bici son las últimas preocupaciones del gremio

Un repartidor de una firma de refrescos por el casco histórico de la ciudad. Un repartidor de una firma de refrescos por el casco histórico de la ciudad.

Un repartidor de una firma de refrescos por el casco histórico de la ciudad. / Joaquín Hernández 'Kiki'

Los últimos acontecimientos relacionados con el tráfico en la capital gaditana, principalmente el carril bici y las peatonalizaciones de algunas zonas, han llevado a los repartidores de la ciudad a unir sus fuerzas para poder ejercer la profesión de la mejor manera “en una ciudad muy complicada para repartir”. La Asociación de Repartidores Gaditanos (ARGA) cuenta con un mes de vida y unos 50 asociados. De momento. “Era necesaria la unión”, apunta el tesorero, Aarón Troncoso. El colectivo nace para, entre otros asuntos, tener un contacto directo con el Ayuntamiento y contar con información para los socios sobre obras, calles cortadas o cualquier otra incidencia que ocurra en la ciudad y sea un obstáculo para el desempeño de la profesión. De momento, la relación con el Consistorio es “muy positiva y con disponibilidad para trabajar con nosotros”.

El gremio denuncia la ocupación de la zona de carga y descarga por vehículos particulares o de empresas no repartidoras

La entidad, presidida por Rafael Armario, aglutina a repartidores tanto autónomos como asalariados. El gremio demanda ampliar las zonas de carga y descarga en puntos estratégicos de la ciudad y poder estacionar en zonas azules o naranjas un máximo de 30 minutos. Y entre sus caballos de batalla, como demuestra en su página de Facebook con continuas denuncias, ARGA tiene la “ocupación de la zona de carga y descarga por vehículos particulares o de empresas no repartidoras”.

Son tiempos de mucha demanda de reparto por parte de los consumidores. Como bien apunta Troncoso, “el auge del comercio online ha puesto en las calles a un mayor número de repartidores”. Con el aumento de servicios la labor de estos profesionales se complica. La última de sus preocupaciones ha surgido con la semipeatonalización del Paseo Marítimo desde el Hotel Playa hasta Cortadura. “Hay muchos domicilios en toda esa zona. La carga y descarga en las calles adyacentes solo se permite hasta las 12 del mediodía. A partir de esa hora es bastante difícil nuestra labor allí”, concluye el tesorero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios