Cádiz

Las plataformas de memoria histórica no vetaron el nombre Estadio Carranza

  • Las dos entidades presentes en la reunión se abstuvieron en la votación

  • El alcalde y los concejales de Participación Ciudadana y de Deportes no participaron en la comisión, de la que formaban parte

Fachada exterior del estadio Ramón de Carranza. Fachada exterior del estadio Ramón de Carranza.

Fachada exterior del estadio Ramón de Carranza. / Julio González

El debate gira en torno a un apellido, a una marca, a una denominación que ha dividido a la ciudadanía en dos. Carranza es la palabra clave de un Ayuntamiento que cura sus males jugando con los letreros de calles y edificios. El equipo de gobierno, junto a algunos colectivos, apoyan retirar sus ocho letras del estadio para siempre; y otros colectivos optan por mantenerlo. Los de un lado aseveran que el nombre Estadio Carranza incumple la Ley de Memoria Histórica en el mismo grado que lo incumple Estadio Ramón de Carranza; y los de otro lado rechazan esta postura, que entienden muy subjetiva e interpretativa por parte del Ayuntamiento.

Este escenario centró buena parte de la reunión que la comisión seleccionada por el Ayuntamiento para cambiar el nombre del Estadio mantuvo el pasado jueves. Y curiosamente, del veto final al Estadio Carranza se desmarcaron las dos entidades más representativas de la Memoria Histórica, que se abstuvieron de una votación que el Ayuntamiento se llevó a su lado por nueve votos a favor (cinco de personal del Ayuntamiento y cuatro de otras entidades, en concreto el Departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Filosofía y Letras de la UCA, el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras de Cádiz, las Brigadas Amarillas y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía) y tres en contra (los de la Asociación de vecinos de La Laguna, la Federación de Peñas Cadistas y el Defensor del Abonado Cadista).

Estas fueron las catorce voces que se pronunciaron el jueves sobre el futuro nombre del estadio. Voces que difieren de las decretadas por el concejal de Memoria Democrática en julio de este año. De un lado, por la ausencia del Cádiz Club de Fútbol, que desde un principio rehusó participar en este procedimiento tras expresar su voluntad de que el estadio se denomine Carranza; y de otro, por la incorporación de otra plataforma de Memoria Histórica y también del Defensor del Abonado Cadista.

El Ayuntamiento se había asegurado una amplia representación en esta comisión, rondando la mayoría de participantes. No obstante, por parte de Adelante Cádiz hubo en esa reunión del jueves tres ausencias notables. En primer lugar, la del alcalde de la ciudad, José María González, que delegó su representación en la portavoz del grupo, Ana Fernández. Y en segundo lugar, la de los concejales responsables de Participación Ciudadana (Paco Cano) y de Deportes (José Ramón Páez), a priori dos de las concejalías más implicadas en un proceso participativo que busca dar un nuevo nombre a un equipamiento deportivo municipal. De hecho, de parte de la concejalía de Deportes no acudió nadie del Ayuntamiento, ya que en la comisión formaban parte tanto el concejal como un técnico del Instituto Municipal de Deportes que también se ausentó.

En su lugar, sí comparecieron el pasado jueves la portavoz de Adelante Cádiz, el concejal de Memoria Democrática (Martín Vila), la concejal de Feminismo (Lorena Garrón) y técnicos de las delegaciones de Memoria Democrática y de la Fundación Municipal de la Mujer. Curiosamente, la única presencia femenina entre las propuestas fue la de la anterior alcaldesa, Teófila Martínez.

Volviendo a la votación respecto al veto propuesto el jueves de que la propuesta Estadio Carranza no fuera aceptada –después de que se aprobara previamente otro veto no previsto en la convocatoria de este proceso a los nombres propios que se habían propuesto, algunos de ellos auspiciados en su día por el propio gobierno local, como el de Michael Robinson– llama la atención que dos colectivos que tienen como objetivo principal la recuperación de la Memoria Histórica no apoyaran la tesis de Adelante Cádiz de que Estadio Carranza incumple la legislación, sino que optaran por abstenerse en ese debate que centró la atención de la comisión.

Finalmente, con el apoyo de cuatro entidades, el rechazo de tres y la abstención de otras dos, el Ayuntamiento no contempla que el Estadio se llame Carranza. Y aunque en un principio –según decretó Vila en julio– se iban a elevar “de tres a cinco alternativas posibles para ese nuevo nombre”, la decisión gira ahora en torno a ocho nombres (La Tacita de Plata, Bahía de Cádiz, Nuevo Mirandilla, Gadir, Ciudad de Cádiz, Gades, De la Laguna y La Pepa).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios