Manuel Tornell Sevillano. ingeniero en siemens

"Con las opciones que se me plantean, nuestro futuro está en Alemania"

  • El joven ingeniero ha emprendido una exitosa carrera en Erlangen, donde vive junto a su mujer y su pequeño Está abierto a la movilidad

El joven gaditano Manuel Tornell se está haciendo con una gran carrera en el campo de la ingeniería en Erlangen, ciudad situada en las inmediaciones de Nuremberg. A sus 32 años recién cumplidos es director de proyecto encargado de la industrialización de componentes electrónicos y responsable de los departamentos de Calidad, Compras, Logística y Producción en la empresa Siemens, en la división responsable del tema de la electromovilidad. Llegó a Alemania en 2006, tras los pasos de la que hoy es su mujer, Sarah, a la que conoció en Madrid cuando cursaba sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI). Actualmente tienen un bebé de 14 meses, Moritz Pablo.

Las ganas de establecerse y emprender una carrera prometedora allí le facilitó el camino, adaptándose a la sociedad alemana de una forma "sencilla". Cuando se lanzó a este cambio de rumbo tenía un buen nivel de inglés, pero pronto se percató de que tenía que embarcarse de lleno en el estudio del alemán para "conseguir adaptarme e integrarme, así como conseguir un puesto de trabajo" como el que ansiaba. Y así fue. De hecho, Manuel afirma que sus compañeros de trabajo y conocidos se sorprenden del dominio del idioma y el acento local.

Es consciente de que siempre tuvo una mentalidad abierta. Por eso no descarta trasladarse allí donde encuentre mejores oportunidades que, lamentablemente, al menos de momento, no parece ser España. "Al principio nos planteábamos la posibilidad de regresar, pero con el paso del tiempo y con las opciones laborales que se me plantean tanto a corto como a medio plazo, nuestro futuro está en Alemania", asevera el gaditano. Claro que si algún día se planteara la opción de alcanzar condiciones laborales similares en España, "no tendríamos ningún tipo de problema en empezar de nuevo allí", dice. Tras siete años en Alemania dice no haber notado especialmente una llegada mayor de gaditanos, "aunque sí que es verdad que familiares de amigos de Cádiz me cuentan que o un hermano, o un primo, o cuñado... se ha venido a vivir y trabajar a Berlín, Munich o Heidelberg". También ha percibido un interés creciente por conocer la situación laboral por aquí, dice. "A peticiones de amigos y familiares, trato de buscarles ofertas de trabajo dependiendo del perfil de la persona. Al final, incluso, sin conocimiento de alemán, se puede llegar a una entrevista de trabajo en inglés (hasta por teléfono), para un puesto fijo de trabajo". Pero muchos de los interesados, dice, "prefiere la comodidad de lo conocido y cercano y rechazan todo tipo de ofertas", estima.

También lamenta la fuga continua de talentos que emigran cada día tanto a Alemania como a otros muchos países de la Unión Europea y de otros puntos del extranjero, en busca de metas profesionales que les permitan "alcanzar un nivel de vida digno, crear una familia etc.". Así lo concibió Manuel Tornell casi desde el principio. Y no le ha ido nada mal. Si algún día algo mejora aquí, quizás regrese. Mientras, España se pierde su talento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios