Ciudad de la Justicia 10.000 metros cuadrados para soñar

  • La reafirmación de los depósitos de tabaco como emplazamiento de la Ciudad de la Justicia ‘regala’ a la ciudad un nuevo solar, el de Tolosa Latour, en el que plantear nuevos proyectos

Solar de Tolosa Latour Solar de Tolosa Latour

Solar de Tolosa Latour / Lourdes de Vicente

Comentarios 2

El muro que lo rodea permite darle más intimidad y posiblemente sonroja menos que si tuviera la típica reja de protección. Pero va camino de las dos décadas que las administraciones dispusieron que en la calle Tolosa Latour se levantaría una megalómana Ciudad de la Justicia que hace unos días quedo confirmado –al menos por ahora– que definitivamente se ubicará en los antiguos depósitos de tabaco. El acuerdo alcanzado esta semana entre el alcalde de la ciudad, José María González, y el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, respecto a la Ciudad de la Justicia abre, a su vez, otro nuevo frente optimista para la ciudad. El emplazamiento final de este equipamiento judicial deja sin pretendientes ni ataduras nada menos que 10.185 metros cuadrados de superficie en plena ciudad, junto a San Severiano y cerca de la Avenida principal.

El descarte del proyecto original de Ciudad de la Justicia hace que la Junta disponga de un solar cuya edificabilidad puede alcanzar nada menos que los 30.557 metros cuadrados. Toda una oportunidad para una ciudad que necesita muchas viviendas, muchas infraestructuras, y que no va precisamente sobrada de suelo y espacio.

Esta situación es tan novedosa, tan fresca, que las dos administraciones –la Junta y el Ayuntamiento– reconocen que no tienen ningún proyecto o planteamiento al respecto del solar. De hecho, el Ayuntamiento es el único que ha planteado otro uso hasta la fecha, pero en este caso como bolsa provisional de aparcamientos.

No obstante, la situación del solar puede dar lugar a una cuestión problemática: ese espacio es de la Junta de Andalucía en virtud a un convenio que firmó entre 2008 y 2010 con la Diputación Provincial, por el que la administración andaluza pagó seis millones de euros y cedió la titularidad del edificio de la Audiencia y del antiguo IES Santa María del Rosario. Al no levantarse finalmente la Ciudad de la Justicia, ¿puede la Junta dar marcha atrás a ese convenio y pedir ahora la devolución de esos edificios y esa partida económica entregada en 2010? ¿O puede la Diputación Provincial pedir la reversión de esas propiedades alegando que no ha cumplido el fin para el que se realizó aquella permuta?

Este será el primer obstáculo que deberá salvarse para que estos 10.000 metros cuadrados de oportunidad empiecen a aclararse. Una vez resuelto esto, habrá que conocer si la administración titular proyecta algún uso concreto allí, o si incluso negocia alguna operación de enajenación para obtener unos ingresos económicos con los que atender otras actuaciones. A nadie se le escapa que la zona, por ejemplo, sería bastante apetitosa para el sector inmobiliario privado, porque puede ser fruto de promociones de viviendas bastante interesantes teniendo en cuenta la zona de la que se trata y la edificabilidad antes mencionada (aunque se haría necesario, eso sí, una modificación del PGOU).

Y la tercera pata del solar sería el Ayuntamiento, que en primer lugar debería aclarar si tiene o no interés en esta pastilla del plano de la ciudad; y en caso de que exista ese interés, plantear qué uso se le quiere dar de cara al futuro.

Lo previsible es que el solar siga siendo propiedad de la Junta (desmarcándose la Diputación Provincial de cualquier opción de recuperar la titularidad), y que el Ayuntamiento tenga interés en construir y darle uso a esos terrenos. Por lo tanto, el camino de futuro parece que será incorporar este solar de Tolosa Latour en aquel listado de inmuebles y propiedades en el que Junta y Ayuntamiento vienen trabajando desde hace años y que precisamente ahora estaba a la espera de una revisión para, si procede, firmar un nuevo convenio urbanístico entre las administraciones.

En cualquier caso, la ciudad acaba de encontrarse con esos más de 10.000 metros cuadrados de superficie para soñar con nuevos proyectos, con nuevas ideas, con nuevos equipamientos, con otros planteamientos de cara al desarrollo de la ciudad. Porque soñar es gratis, que ya vendrá luego la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios