Muralla de Puerta de Tierra La mala memoria histórica en Cádiz

Estado en la que se encuentra la placa en la Puerta de Tierra. Estado en la que se encuentra la placa en la Puerta de Tierra.

Estado en la que se encuentra la placa en la Puerta de Tierra. / J. A.H.

La Memoria Histórica no es cuestión de un día. De un acto simbólico, de la eliminación de nombres franquistas del callejero urbano o de los edificios públicos. Hay actuaciones iniciadas hace unos años que se mantienen en el tiempo, con mucho esfuerzo económico y personal, como es la localización de los restos de los fusilados durante la Guerra Civil o en los años posteriores y que se supone que descansan bajo tierra en el viejo cementerio de Cádiz. Hay otras, actuaciones que, sin embargo, quedan en el olvido una vez realizada la foto de rigor.

Uno de los ejemplos más evidentes es el abandono permanente en el que se encuentra la placa que recuerda a los fusilados en la muralla del frente de Puerta de Tierra. Se instaló, con toda la parafernalia, a finales de 2016 y desde entonces ha sido objeto de actos vandálicos y del olvido en su cuidado por parte del propio Ayuntamiento.

La placa, que tuvo que cambiarse para elevarla y así hacerla más inaccesible, sigue cubierta desde hace semanas de restos de pinturas y de pegatinas, además de las flores ya secas que se pusieron el pasado 18 de julio.

Como lugar de la Memoria Histórica, se recuerda a los 145 personas que fueron fusiladas en los muros de la Puerta de Tierra. Por si fuera poco la placa, de un diseño moderno que choca con el carácter histórico del monumento en la que se ha ubicado, está a tal altura que dificulta su lectura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios