I Premio José Pedro Pérez Llorca "Este premio es para la Transición, para una generación entera de políticos"

  • Los padres de la Constitución que continúan vivos, Miquel Roca y Miguel Herrero, reciben emocionados en el Oratorio un premio que lleva el nombre de "un amigo, compañero, caballero, gran jurista y patriota"

  • El acto ha estado presidido por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo

Lorenzo del Río, Juan Carlos Campo, Miguel Herrero, Miquel Roca y Pascual Valiente, tras la entrega del premio. Lorenzo del Río, Juan Carlos Campo, Miguel Herrero, Miquel Roca y Pascual Valiente, tras la entrega del premio.

Lorenzo del Río, Juan Carlos Campo, Miguel Herrero, Miquel Roca y Pascual Valiente, tras la entrega del premio. / Joaquín Hernández Kiki

"Este premio no sólo es para la Constitucion de 1978 sino para la Transición entera, que fue obra de una generación que es la realmente premiada". Dos hombres ya muy veteranos, Miquel Roca y Junyent y Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, que es el que ha pronunciado la frase con la que se abre esta información, han recibido este viernes en el Oratorio de San Felipe el I Premio José Pedro Pérez-Llorca que otorga el Colegio de Abogados de Cádiz. La entrega ha estado presidida por el recientemente nombrado ministro de Justicia, Juan Carlos Campo; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río; y por el decano del propio colegio profesional, Pascual Valiente.

Ha sido un acto sencillo, pero sobre todo muy emotivo porque los dos distinguidos recibían el premio que lleva el nombre de alguien que puso con ellos y con Gabriel Cisneros, Jordi Solé i Tura, Gregorio Peces Barba y Manuel Fraga los cimientos de la actual democracia con la redacción de la actual Constitución de 1978. Roca, de hecho, durante su discurso le ha costado no emocionarse cuando se ha referido a la figura de Pérez Llorca, "un amigo, compañero, gran jurista, inteligente y gran patriota".

Roca incluso ha señalado que "jamás he recibido ni recibiré una distinción ni honor que se compare en el nombre de José Pedro Pérez Llorca". En este sentido, ha enumerado tres razones fundamentales por los que le hace sentirse orgulloso de recibir este premio.

La primera es el propio marco de la entrega del premio, el Oratorio de San Felipe, que alumbró la Constitución de 1812: "Aquí empezó la historia de la España contemporánea, donde se comenzó a construir una España de libertad y que puso fin al absolutismo". Por ello, ha dicho que, sin lugar a dudas, "aquí se encuentran los antecedentes de 1978".

La segunda es, a su juicio, que el premio se lo entrega el Colegio de Abogados, es decir, sus compañeros de profesión: "Nadie mejor que los abogados saben del amparo que puede darle la Constitución para el ejercicio de su función".

Pero lo principal por lo que le emociona esta distinción es porque lleva el nombre de José Pedro Pérez Llorca, "un hombre en el que su lealtad a los valores de la Constitución fue una constante de su trayectoria vital".

Roca ha asumido un compromiso ante la familia del ex ministro y ante todos los presentes: "Muestro mi más firme compromiso a lo que la Constitución representa como tributo a Pérez Llorca. Me comprometo a no alimentar sus temores, que los tenía. Me comprometo a luchar para que desaparezcan los nubarrones que a veces contemplamos en torno a ella". Así, ha dicho que quiere que "José Pedro descanse en paz sabiendo que su legado va a ser asumido y defendido por aquellos que nos honramos con su amistad porque con ello vamos a contribuir a reforzar la convivencia que la Constitución nos dejó".

Tras un enorme aplauso, su colega como ponente de la Constitución, Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, ha dejado algunas perlas, como que aquellos que se metieron en política en una democracia que estaba dando sus primeros pasos, fue una generación "que no estuvo en política para huir del paro sino que todos teníamos una trayectoria profesional y académica muy consolidada".

Herrero Rodríguez de Miñón no ha querido que el premio se circunscriba a los dos padres de la Constitución que siguen vivos, ni siquiera a los otros cinco que también estuvieron con ellos, sino a toda la Transición y a la generación de políticos que construyeron los cimientos de la democracia.

El político ha contado como anécdota la visita de un vicepresidente norteamericano a España en el que le mostró su admiración porque podía conocer en vida a los padres de una democracia.

Fue una gente "que puso toda la carne en el asador y energía para cumplir con una empresa histórica". Así, asegura que hoy podemos disfrutar de cosas "que costaron mucho trabajo conseguirlas y que también cuesta mantenerlas y, por lo tanto, sería un error histórico dilapidarlas". 

El distinguido también ha tenido palabras muy cariñosas hacia José Pedro Pérez Llorca, "un hombre con el que tuve ocasión de pelearme y reamistarme en innumerables ocasiones y cuando él desapareció, cerré un capítulo de mi vida".

Aunque eran siete padres de la Constitución "y sólo dos estamos aquí, una de las piezas centrales fue José Pedro".

Antes de que diera comienzo el acto y a preguntas de los periodistas, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, señaló que “es necesario” abrir un debate respecto a la reforma del Código Penal en cuanto a los delitos de sedición y rebelión para “revisar la respuesta jurídica” frente a los “acontecimientos” y los “ataques” a la soberanía nacional.

Ya durante su intervención en la entrega del I Premio José Pedro Pérez-Llorca, el titular de Justicia subrayó “la enorme alegría” que sentía “al estar en casa” rodeado de “amigos”. “No se me ocurre mejor forma para estrenarme como ministro que celebrar aquí, en Cádiz, cuna de libertad, esta fiesta del constitucionalismo”.

Campo alabó la tarea de los “siete padres” de la Constitución del 78, quienes, “con altura de miras”, antepusieron el “interés común” a las orientaciones políticas particulares “por el bien de la sociedad”. “Ese espíritu de concordia”, según Campo, dio lugar a la “norma democrática máxima” de la historia de España.

El ministro de Justicia también se refirió a “la etapa convulsa y dura” que vive el país “desde hace ya varios meses” y criticó el uso de la Constitución como “arma arrojadiza”. “Son tiempos difíciles en los que quienes asumimos responsabilidades públicas estamos obligados a actuar con determinación. Y, frente a quienes de manera irresponsable usan la Constitución como arma arrojadiza en el debate político, no me cabe duda alguna de que nuestro deber es cumplir con el mandato constitucional. Por eso, y como ministro de Justicia, no puedo admitir como elemento del debate político el bloqueo de las instituciones, el freno a la renovación de órganos constitucionales. Tenemos que potenciar la Constitución y la honramos cumpliéndola. Por encima de esos debates hay una legalidad vigente: la Constitución”, concluyó el ministro gaditano.

De otra parte, Pascual Valiente, decano del Colegio de Abogados de Cádiz y encargado de inaugurar el acto, apuntó en su discurso que “las generaciones actuales” tienen “una deuda de gratitud y reconocimiento" con los ponentes de la Carta Magna, quienes, "con un indudable espíritu de sacrificio, con dificultades y renuncias, hicieron posible la unión de todos los españoles en un proyecto común, que debemos conservar para transmitir a las generaciones futuras”.

Valiente explicó igualmente que para un Colegio de Abogados, de una ciudad constitucional como la de Cádiz, “haber tenido entre sus colegiados a uno de sus conciudadanos como abogado y padre de la Constitución, supone un altísimo honor que hemos querido, modestamente, corresponder instituyendo el premio que lleva su nombre, Jose Pedro Pérez-Llorca y Rodrigo.

Lorenzo del Río, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, también presente en la entrega de este premio, afirmó que su apuesta por la Constitución “es para siempre”, pues “nos otorga un modelo de convivencia y de paz social”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios