El patrimonio histórico en Cádiz

El incierto futuro del castillo de San Sebastián: nadie quiere poner dinero en su recuperación

El acceso cerrado al castillo de San Sebastián. El acceso cerrado al castillo de San Sebastián.

El acceso cerrado al castillo de San Sebastián. / Almudena Torres

El castillo de San Sebastián ha emprendido un camino parece sin retorno. Cerrado desde hace unos años, sin inversiones en su mantenimiento ni en su restauración en todo este tiempo, no hay ninguna administración que esté dispuesta a afrontar el elevado coste que supone su recuperación, ni tampoco hay perspectivas de contar con fondos privados.

La fortificación, con más de 40.000 metros cuadrados de superficie y que en su día las instituciones coincidían en que debía ser el Guggenheim gaditano, está cedido por el Gobierno central al Ayuntamiento de Cádiz, que reclama a la administración central que afronte el coste de su rehabilitación integral.

Sin embargo, no hay ninguna perspectiva de que el Estado asuma esta obra. "Pretender que una sola administración meta millones en este proyecto es complicado", reconoce el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco a este diario.

El representante del Gobierno, que en su día fue concejal socialista en el Ayuntamiento de Cádiz, recuerda que "es el municipio el que tiene la cesión de esta fortificación. Ellos tienen las llaves y pueden abrirlo cuando quieran, como pasó con los fuegos artificiales que se lanzaron hace poco".

"Es verdad que se necesitan muchas inversiones, pero mantenerlo cerrado es peor (al incrementarse su deterioro). Si yo fuera alcalde estaría buscando ideas, patrocinios económicos o planteando la creación de un consorcio y entre todos arreglarlo. Hay que actuar con imaginación y no pretender que una sola administración meta todo el dinero", afirma Pacheco.

En su momento, el Ayuntamiento pidió que el castillo pasara a sus manos. El proceso administrativo para conseguirlo se puso en marcha. Un proceso complicado y lento de ejecutar. Por lo pronto, la Dirección General de Costas tuvo que declarar la innecesariedad de este suelo, que pasó a manos de Patrimonio del Estado que, una vez recepcionado inició el expediente para cederlodel Ayuntamiento de Cádiz.

Cuando todo este procedimiento ya se había superado y apenas quedaban unos flecos antes de fijar la fechada para la firma del convenio correspondiente, el gobierno de José María González dio marcha atrás y reclamó como condición esencial para recibir la fortificación su reforma previa.

"Ahora, volver a dar marcha atrás en todo este camino burocrático es muy complicado de hacer", se lamenta José Pacheco.

Tras las posturas claramente enfrentadas entre ambas partes, ¿en qué situación se encuentra el castillo de San Sebastián?

"Está en el limbo. El Ayuntamiento puede seguir usándolo cuando quiera. Más aún, ellos son los que tienen las llaves y entran cuando quieren. Lo que pasa es que tiene poco sentido que después de todo el procedimiento administrativo ahora digan que no lo quieren", constata el subdelegado del Gobierno.

Una vez que la Junta de Andalucía se desligó de la recuperación del castillo, tras su fracasado proyecto centrado en el Bicentenario de la Constitución de 1812, el entonces gobierno municipal de Teófila Martínez y el Ministerio de Medio Ambiente, donde se incluye Costas, firmaron un convenio por el que ambas administraciones invertían cada año una cierta cantidad de dinero en nuevas obras en el conjunto, lo que se paró tras las elecciones de 2015.

Durante años el castillo fue sede de conciertos veraniegos y, a pesar de la falta de contenidos de sus casamatas y la ausencia de zonas de restauración y de descanso, un equipamiento muy visitado por los turistas, que hoy se topan con una cancela cerrada tras cruzar todo el paseo de Fernando Quiñones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios