Incendio en Santa Bárbara| Cádiz "Este fuego es la crónica de un incendio anunciado"

  • Testigos presenciales aseguran que el siniestro se veía venir desde hace años por la contínua acampada allí de personas sin hogar

  • Todos los indicios apuntan a que el siniestro fue fortuito, pero alguna de las personas damnificadas aseguran que fue intencionado

"Este fuego es la crónica de un incendio anunciado", comenta un agente de la Policía Local mientras que los bomberos terminan de desescombrar las piezas de metal y policarbonato completamente derretidas del mirador o pérgola de Santa Bárbara. Una construcción municipal en pleno balcón de la Bahía de Cádiz ocupada casi desde su inauguración por personas sin hogar en unas condiciones deplorables. Un mirador pegado, además al frondoso Parque Genovés, que también pudo terminar ardiendo. De hecho, se quemaron las ramas de uno de los centenarios laureles de Indias más cercanos a la pérgola. La columna de humo negro alcanzó tales dimensiones que se divisaba perfectamente desde Rota y El Puerto.

Afortunadamente fue la crónica de un incendio anunciado y no de una muerte anunciada. "Porque es casi seguro que si llega a suceder a otra hora, en plena noche, habríamos tenido que lamentar una desgracia humana", comenta otro testigo presencial del siniestro. Nada más declararse el fuego, en torno a las cinco de la tarde, las pocas personas sin hogar que allí se encontraban en ese momento huyeron del lugar y la Policía Local sólo tuvo que desalojar a dos de ellas, que por suerte, salieron ilesas. Un hombre de avanzada edad escapó corriendo con todas su vida en un carrito. Otras, como Leonor, estaban en la playa. Cuando volvió, comprobó que había perdido lo poco que tenía. Incluidos todos sus papeles más importantes .

"Lo más probable es que haya sido fortuito, pero eso lo deberá determinar la investigación", dice el mismo agente municipal. "Tenían un enganche al tendido eléctrico para enchufar hornillos, tostadoras y hasta microondas... basta que la conexión estuviese en precario para que saltase alguna chispa y prendiese en los colchones, mantas, muebles y enseres que acumulan aquí desde hace años... también hubiese bastado con una colilla mal apagada... algunos han pasado aquí todo el confinamiento... pero nosotros no podemos hacer nada... que sigan o no sigan aquí es una decisión política...", añade.

Lo cierto es que este no es el primer incendio que se registra en esta excéntrica y hasta ahora inútil construcción que el Ayuntamiento estaba a punto de ceder a la Universidad de Cádiz con el fin de que por fin le diese uso. El año pasado, a un ciudadano portugués que pernoctaba en uno de aquellos cubículos de cristal le quemaron todas sus pertenencias, incluida la bicicleta musical con la que se ganaba la vida. Y además de este episodio se registraron al menos otros dos más de menores dimensiones. Que los bomberos tengan que acudir a Santa Bárbara a sofocar algún fuego se ha convertido ya en una rutina.

Pero volvamos con Leonor. Sentada en un bordillo del parque, delante de los últimos meses de su vida quemados por las llamas, explica a unos vecinos que se interesan por su estado su teoría sobre el origen de las llamas. Después volverá a explicárselo a este periódico desde el mismo lugar en el que dormía.

"Yo tengo claro que ha sido intencionado, que ha sido un pirómano. Si no ¿por qué se llevaron antes algunas cosas? ¿O por qué no se han quemado todas aquellas? ¿Hay derecho a esto? Este era mi hogar desde hace tres meses. Y ni yo ni mi pareja nos hemos metido nunca con nadie. Al contrario, hay gente que nos ha ayudado".

Junto con Juan Carlos, Leonor se instaló allí hace más de 90 días. "Aquí tenía toda mi ropita, ordenada, todos mis papeles, que para mí son muy importantes... ¿Usted cree que a nosotros nos gusta vivir aquí?... A nadie le gusta vivir así... ¿Por qué tenemos que vivir así... Tengo una hija de nueve años y estoy a punto de poder visitarla y que venga conmigo.. pero para eso me haría falta al menos un partidito... ¿Qué puedo hacer? ¿Qué haría usted? Recurrir a los Servicios Sociales y a los recursos  para personas sin hogar que ha puesto en marcha el Ayuntamiento parece lo más sensato... Pero es más que probable que Leonor ya los conozca. Y que, por las razones que sean, hasta el momento no les hayan servido de nada.

Desde el Ayuntamiento se limitaron a señalar a este periódico que no hubo daños personales y que desde la Delegación de Urbanismo se valorarán a partir del lunes los desperfectos sufridos en esta infraestructura municipal abandonada.

Mientras esta noche gran parte de la ciudad se prepara para celebrar la subida del Cádiz a Primera División -o no- , personas condenadas a una tercera división social de manera parece que permanente continuarán durmiendo en lugares como la pérgola de Santa Bárbara, bajo el riesgo de que vuelva a salir ardiendo. Como tantas otras veces.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios