El Tiempo Un inesperado cambio: del calor a temperaturas bajas y lluvias en pocos días

Ley de Memoria Histórica

El estadio Ramón de Carranza pasa a llamarse Nuevo Mirandilla

  • La nueva denominación alcanza el 25,8% de los escasos 1.068 votos que han resultado válidos

  • El concejal Martín Vila reconoce que la participación en el proceso no ha sido la que esperaba el equipo de Gobierno

Exterior del Estadio Ramón de Carranza.

Exterior del Estadio Ramón de Carranza. / Lourdes de Vicente

El estadio Ramón de Carranza pasa a llamarse desde este jueves estadio Nuevo Mirandilla tras culminarse el proceso abierto por el Ayuntamiento de Cádiz para cambiar la denominación del recinto deportivo en cumplimiento con lo marcado por la Ley de Memoria Histórica. Esta propuesta, que la ha anunciado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local el concejal de Memoria Democrática, Martín Vila, sale adelante con el 25,8% de los votos emitidos

Así, según ha explicado el edil, en la votación se han emitido un total de 1.270 registros, de los que 1.068 se han considerado como votos válidos. En segunda posición ha quedado el nombre de Tacita de Plata con el 17.4% de votos, seguidos por Ciudad de Cádiz (15,4%), Bahía de Cádiz (14,2%), Gadir (12,4%), Gades (7,1%), La Pepa (4%) y La Laguna (3%). 

Cabe recordar que desde el domingo 14 de junio y hasta el día 21 todas las personas empadronadas en la ciudad y que fueran mayores de edad podían realizar su votación telemática entre las ocho opciones que se habían seleccionado por parte de la comisión que se había creado al efecto y que había recibido también una serie de propuestas ciudadanas. Así, cabe recordar que entonces el nombre de Carranza a secas y el de Ramón de Carranza fueron los dos más votados. Sin embargo, la comisión entendía que esto contravenía la Ley de Memoria Histórica y, además, también decidió que el equipamiento deportivo no llevara el nombre de ninguna persona.

Tras el primer intento fallido de votación con las denuncias que hubo por parte de una plataforma por un presunto incumplimiento de la Ley de Protección de Datos, se ha llevado a cabo este segundo en el que han participado poco más de 1.000 personas.

Martín Vila ha reconocido que el nivel de participación  "no ha sido tan masiva como se esperaba por la expectación que se generó al principio y no ha colmado las expectativas que a nosotros nos hubiera gustado, porque ha sido hasta ahora el primer proceso participativo que se abre en la ciudad para una decisión de este calado".

Sin embargo, el nuevo nombre va a salir con el respaldo de menos de 300 votos. Vila considera que en esta baja participación ha podido influir "la campaña que se ha puesto en marcha desde diferentes entidades y sectores que no querían  cumplir con la memoria democrática, lo que ha provocado que mucha gente se haya desalentado y se haya echado para detrás.

A eso le añade que "después de tanto tiempo y de haberse instalado en la ciudad que el nombre se iba a cambiar, haya desalentado la participación" y el hecho de que "una plataforma ha estado estos días, aparte de boicotear la primera parte del proceso, lanzando el mensaje de que no era legal, que podría provocar alguna vulneración de los datos y eso desalienta al que quiere participar. Uno que esté en casa y quiere participar y ve que un tercero suplanta la identidad del alcalde, desalienta".

A pesar de ello, ha incidido en que este proceso ha tenido más participación que el que hubo para darle el nombre original al Estadio para su inauguración en 1955: "Algunos querrán mancillar el proceso diciendo que ha tenido una participación baja, pero os digo que ha superado con creces a cómo se hizo el nombre de Carranza, porque entonces se llamó así no por voluntad popular, no porque el pueblo lo eligiese, sino porque un hijo quiso llamar al estadio con el nombre de su padre. Un alcalde perteneciente al Golpe y a la dictadura como fue José León de Carranza, quiso, impuso y determinó que el nombre del estadio debía llevar el nombre de otro golpista y represor de la ciudad".

Por ello, Vila ha expresado la satisfacción del Equipo de Gobierno de cumplir con la legislación en materia de Memoria Histórica y Democrática, así como de haberlo hecho a través un proceso participativo que ha tenido en cuenta la opinión de la ciudadanía, de manera que el nombre del estadio Nuevo Mirandilla es el que han elegido los vecinos y vecinas de Cádiz.

El teniente de alcalde ha asegurado que han querido seguir adelante "también por una cuestión moral y política para con nuestros vecinos porque a día de hoy, y muchos lo omiten con total desconocimiento, sigue habiendo familiares que no han podido enterrar a sus víctimas. Sigue habiendo vecinos que pasan delante del estadio y ven como el nombre del represor sigue teniendo un lugar de honor en la ciudad. Estamos reparando el dolor de las víctimas que vieron como hace 85 años se frustraron sus vidas y el anhelo democrático que supuso la II República".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios