Cádiz

Los dulces de las monjas, fieles a su cita el próximo fin de semana en la Diputación

El dulce sabor de los productos de los conventos de clausura de la provincia llama a la puerta de la Navidad como cada año por estas fechas. La tradicional muestra gastronómica '¡Qué rico, Dios mío!', organizada por la Diputación e IFECA (Instituto Ferial de Cádiz), se desarrollará en los Claustros del Palacio Provincial el próximo fin de semana del viernes 12 al domingo 14, o bien, como suele suceder, hasta agotar existencias. De hecho, en los últimos años el domingo no ha hecho falta abrir la muestra.

La vicepresidenta de la Diputación de Cádiz, Mercedes Colombo, y el director general de IFECA, Aurelio Sánchez, presentaron ayer la XIX edición de esta muestra en la que se venderán alrededor de 3.500 kilos de productos y participarán 12 conventos gaditanos: los de Santa Teresa (carmelistas descalzas), Monasterio Madre de Dios (dominicas) y Regina Coeli en Sanlúcar de Barrameda; San José (franciscanas clarisas), Madre de Dios (hermanas clarisas), Santa María de Gracia (agustinas ermitañas) y Nuestra Señora de la Defensión (La Cartuja) en Jerez; Espíritu Santo y San Miguel Arcángel (clarisas capuchinas) en El Puerto de Santa María; Santa María de la Piedad (monjas concepcionistas, vulgo Las Descalzas) en Cádiz, Corpus Christi (mercedarias descalzas) en Arcos de la Frontera y Jesús María José (agustinas recoletas) en Medina Sidonia.

Colombo aprovechó para invitar tanto a los gaditanos como a los amantes de estas exquisiteces que suelen acudir a la muestra procedentes de otras localidades. Por su parte, Aurelio Sánchez recalcó el "compromiso" de IFECA con la gastronomía provincial, recordando que esta iniciativa sustituyó a la petición de aguinaldo que las monjas realizaban a la Diputación en las fechas navideñas. Ahora, IFECA se ocupa de pagar y recoger los dulces que luego se venden en el Palacio Provincial. Sánchez, que calificó al público y a las monjas como "los actores principales" de esta muestra, advirtió, como también es tradicional, que la producción de los conventos es limitada, para evitar quedarse sin producción para venta directa, y que el precio lo ponen las religiosas.

La muestra abrirá al público el viernes a las seis de la tarde y cerrará ese día a las nueve y media. El sábado, con el mismo horario de tarde que el viernes, también abrirá de doce de la mañana a dos y media de la tarde. Ya el domingo, si sobrara género, el horario sería igualmente de 12.00 a 14.30 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios