Mara Rodríguez | Portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Cádiz "La dignificación del concejal de oposición era absolutamente necesaria"

  • La número dos en la última lista del PSOE de Cádiz para el Ayuntamiento asume el liderazgo del grupo tras el fracaso electoral que provocó la renuncia de Fran González

Mara Rodríguez, en la hemeroteca de Diario de Cádiz.

Mara Rodríguez, en la hemeroteca de Diario de Cádiz. / Jesús Marín

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Cádiz ha estrenado portavoz. Los acontecimientos se precipitaron desde que el recuento de votos de las últimas elecciones municipales confirmó los nefastos resultados en el segundo intento de Fran González por ser alcalde de Cádiz. El hasta entonces alcaldable dio un paso al lado y Mara Rodríguez, número dos de la lista, fue nombrada portavoz, cargo en el que se estrenó en el reciente pleno de investidura y con el que tendrá dedicación exclusiva.

–¿Cómo se encuentra personalmente Mara Rodríguez después de que su vida política cambiara en unos días, casi de la noche a la mañana?

–Hombre, ser portavoz actualmente del Grupo Municipal Socialista en Cádiz es un orgullo y un honor. Quizás, las formas no han sido las que yo hubiese deseado, pero políticamente a mí me gustan los retos. Entiendo que Cádiz merece que se tome con garra este reto, que se tire para delante, con oportunidades de futuro. Yo me siento ilusionada, contenta y muy por la labor.

–Y fuerte, imagino.

–Claro, la fortaleza es un valor que rige en mi vida desde que me levanto hasta que me acuesto. Tengo una trayectoria profesional de 14 años luchando por el movimiento de consumidores y ahí la fuerza es importante, la fuerza del colectivo es lo que te hace tirar para delante. La fortaleza que nosotros pretendemos transmitir a los gaditanos es que crean en el proyecto de oportunidades y de futuro que traemos desde el PSOE de Cádiz.

–¿Se vio venir el cambio?

–Nosotros no nos vimos venir el cambio, nosotros esperábamos un cambio previo, teníamos un proyecto solvente, un proyecto del que formo parte, pero es cierto que como se produjeron las cosas no lo esperábamos. Tuvimos que readaptarnos y mirar hacia delante, mirar hacia atrás en la medida en que nos sirva como experiencia, vale, pero tenemos que tirar hacia delante. Nosotros somos especialistas en reinventarnos.

–¿Qué sensación le dejó esa noche electoral?

–Una sensación muy triste, una sensación sobre todo de incomprensión porque cuando salíamos a la calle, con el trabajo bien hecho, el trabajo hecho en equipo, con un proyecto coordinado que cuando lo transmitimos, la gente era muy receptiva. Pero los resultados no fueron los esperados, con lo cual la sensación fue una sensación triste, que sólo pudo durar una noche porque al día siguiente ya tuvimos que empezar a ver cómo íbamos a levantarnos y a seguir para delante.

–Ha habido tiempo para el análisis, ¿alguna clave del porqué de aquellos resultados?

–Creo que poner la tilde en una cosa concreta, tampoco. Fueron muchas circunstancias las que influyeron, sobre todo también el contexto, la peculiaridad de la ciudad de Cádiz. Pero ya digo, mirar hacia atrás nos puede servir para reflexionar, pero nosotros queremos centrarnos en el futuro, nuestra mirada está siempre hacia delante.

–Voy a echar un poquito más hacia atrás, si me lo permite: ¿Tras los buenos resultados en las generales, lo ocurrido en las municipales pudo deberse a un castigo por los últimos cuatro años socialistas en el Ayuntamiento?

–Yo no creo que el Partido Socialista hiciese nada mal en esos cuatro años, lo único que hicimos fue trabajar. A lo mejor no se llegaron a entender las formas, pero nosotros sólo hicimos trabajar. Los grandes proyectos que han salido en Cádiz han sido con nuestro trabajo: Valcárcel, el carril bici, la peatonalización del Paseo Marítimo... eran proyectos que ya traíamos en el programa anterior. El PSOE siempre ha sido generoso, y nuestro actual programa electoral, nuestro modelo de ciudad, se lo hemos brindado al equipo de gobierno porque lo único que nos interesa es el bien de Cádiz. Es cierto que el clima que se produjo en la legislatura anterior fue producto de la política que hizo el equipo de gobierno. Ahora entendemos que estamos en otro punto de partida, espero que sea una nueva etapa para todos, que este diálogo, este consenso, esta generosidad de la que se parte sea recíproca y continua en estos cuatro años. En el Partido Socialista el equipo de gobierno, y los gaditanos fundamentalmente, saben que van a tener un aliado, vamos a dar lo mejor de nosotros mismos, esa es nuestra palabra.El clima dependerá de cómo actúe el equipo de gobierno. Esperamos mayor capacidad, mayor gestión y una mayor responsabilidad. Eso no quiere decir que el PSOE vaya a dejar hacer; estará en todo lo que sea bueno para la ciudad, pero no debemos olvidar que somos oposición y tenemos que estar vigilando, desde la prudencia, que los proyectos que salgan sean los mejores para Cádiz.

–Fran González apoyó en su día a José María González como alcalde, pero ahora la situación es muy distinta. ¿Habrá de nuevo política de palo y zanahoria, lo que parece un equilibrio difícil?

–Hacer equilibrio siempre es complicado. Lo que sí es cierto es que el panorama de 2019 es diferente al de 2015. Los socialistas somos un partido de izquierda y eso es incuestionable, y siempre vamos a preferir un gobierno de izquierda que un gobierno de derecha. Un gobierno de izquierda pese a que en ningún momento se nos dio la posibilidad de entrar en ese gobierno, pero al no ser la lista más votada necesitaban nuestro apoyo. Y lo explicamos muchas veces, pero quizás no lo explicamos bien o no nos entendieron bien o una combinación de ambas cosas. Dimos el apoyo porque queríamos ese cambio, pero ese cambio no fue un cheque en blanco a todo lo que se le ocurría al equipo de gobierno. También sería injusto decir que el Partido Socialista sólo puso obstáculos porque no fue así, que ya hemos hablado de los grandes proyectos, y también el único presupuesto en los cuatro años.

–El arranque ha sido totalmente distinto. ¿Se ha sentido más liberada al no tener que dilucidar si los votos iban o no para Adelante Cádiz?

–Bueno, volver atrás es un poco política ficción... yo prefiero centrarme en los hechos y en lo que ha ocurrido. Es cierto que el punto de partida ha sido diferente desde todas las perspectivas. El equipo de gobierno de 2015 poco ha tenido que ver en las negociaciones con el equipo de gobierno que nos hemos encontrado en 2019. Ha habido consenso, ha habido diálogo, que espero que perdure, y ha habido una generosidad de todos con todos: de ellos con la oposición y de la oposición respecto a ellos. Todos hemos mejorado en recursos. Y consideramos que hacer política en términos de igualdad, tanto desde el gobierno como desde la oposición, es un beneficio para todos. Si yo estuviera gobernando, me gustaría tener a las personas que tengo enfrente en idéntica situación a las mías.

–Usted es la única portavoz que ha optado por la liberación. No sé si se ha terminado de entender muy bien, según algunas críticas.

–Para mí es una igualdad de oportunidades. Pero, primero, el término liberación no me gusta porque tiene connotaciones peyorativas. Yo prefiero hablar de dedicación exclusiva. Y Cádiz es el único ayuntamiento de capital de provincia que no tiene dedicación exclusiva o parcial a toda la corporación. Estamos mucho más atrasados. La dedicación exclusiva no me gusta que se entienda como que voy a trabajar como política, no, sino que implica que voy a dar el 300 por 100, porque el cien por cien ya lo daba antes. Ser concejal en la oposición no es fácil, también trabaja las 24 horas del día, pero la diferencia es que tiene que compatibilizar su vida laboral, su vida familiar y su vida política. La dignificación del concejal de oposición era absolutamente necesaria. El punto de partida es del equipo de gobierno, que lo ofrece. No voy a entrar en lo que han hecho los otros portavoces. Yo soy trabajadora por cuenta ajena, y eso es muy complicado. Por la mañana tenía que estar en mi trabajo y, en los huecos de la tarde, intentar hacer política. Esto, cuando se asume la portavocía, era inviable. Lo veo como una dedicación exclusiva para Cádiz.

–¿Y cuáles van a ser las líneas prioritarias de los socialistas en estos cuatro años?

–Tenemos para esta legislatura grandes retos, y esperamos reciprocidad, consenso y diálogo. En nuestro programa hablamos de un Cádiz amable, de un Cádiz para vivir, un Cádiz de oportunidades y de una Cádiz guapa. El presupuesto será fundamental porque es el que va a marcar las políticas: las políticas sociales para evitar el asistencialismo; en materia de empleo, fortalecer el IFEF; en turismo, el comercio, la ayuda a los emprendedores, y sobre todo atraer el talento, no podemos permitir la sangría de población. Hacer una ciudad atractiva, amable, bien comunicada, integradora... son muchísimas cosas. En fiestas, conseguir que la Semana Santa logre ser de interés turístico nacional; y en materia de Carnaval, que fue una propuesta nuestra, que el COAC se recupere por parte del ayuntamiento. Las grandes líneas: presupuesto, empleo, vivienda y servicios sociales.

–¿Teme su grupo la posibilidad de que se haya perdido el contacto directo con la Junta?

–Pues no debería porque los colores políticos no deben mermar lo que son las instituciones y las administraciones. Espero por el bien de Cádiz que no sea así, que no haya política partidista porque la perjudicada sería la ciudadanía.

–Su objetivo es Cádiz, trabajar por la ciudad, pero imagino que el objetivo a largo plazo sigue siendo recuperar la Alcaldía.

–Hombre, por supuesto.

–¿Y cómo casan las dos cosas?

–Esto es un proyecto de cuatro años, y hablar ahora de recuperar la Alcaldía es pronto, pero es cierto que se empieza a trabajar desde el minuto uno porque nos interesa Cádiz y pensamos que nuestro proyecto es el mejor para Cádiz. Seguimos confiando en nuestro proyecto y queremos que sea el proyecto que lidere esta ciudad. De aquí a cuatro años pueden pasar muchas cosas, la política es cambiante. Qué te voy a contar yo...

–El partido a nivel local tendrá también que renovarse. ¿Cómo será esta convivencia?

–Ahora mismo no me preocupa porque los procesos orgánicos internos están lejanos. De hecho, estamos centrados en lo institucional. De todas formas, el grupo municipal tiene un papel importante dentro de la comisión ejecutiva local, somos miembros de la comisión ejecutiva local, tenemos voz, tenemos voto. Nuestras propuestas son muy tenidas en cuenta porque somos el instrumento institucional de la ejecutiva. Somos un equipo. Plantearse algo a largo plazo... cuando llegue ese río, se cruzará ese puente.

–En ciclismo se llama gregario al miembro del equipo que en una etapa importante se desgasta tirando y que, poco antes del final, se aparta para que el líder gane la etapa: ¿teme Mara Rodríguez ser gregaria del PSOE en Cádiz?

–Para empezar, Mara no teme nada. No tengo miedo a nada porque creo que para dar los pasos que la vida te pone hay que ser valiente. Y no tengo miedo porque si tuviese que echarme a un lado para que llegara otra persona, entiendo que esa persona sería lo mejor para el partido, lo mejor para la ciudad y lo que se necesita en ese momento. Así que yo voy a trabajar, trabajar, trabajar, junto con mi equipo, y cuando llegue un determinado momento si hay alguien mejor, no tendría ningún problema. No somos personalistas, tenemos una labor de equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios