CORONAVIRUS EN CADIZ El Gobierno tiene desde el Martes Santo una oferta de 150 millones de mascarillas a la que no ha respondido

  • La oferta proviene de un empresario gaditano afincado en Shanghai desde hace ocho años

  • La operación cuenta con el respaldo de un contrato firmado con el mayor fabricante de mascarillas de China

Imagen de la fábrica donde se confeccionan las mascarillas que han sido ofertadas

Imagen de la fábrica donde se confeccionan las mascarillas que han sido ofertadas

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, recibió el pasado 7 de abril, Martes Santo, una oferta de 150 millones de mascarillas, de las que 60 millones se entregarían en mayo y los 90 millones restantes en junio, para la lucha contra el coronavirus. Desde entonces, el Gobierno sigue sin responder. 

La citada oferta proviene de Pablo León, un empresario gaditano afincado en Shanghai desde hace más de 8 años, durante los cuales ha establecido relaciones de negocios con algunos de los mayores fabricantes de plásticos del gigante asiático. 

El empresario gaditano ofreció hacerse acompañar por el cónsul de España de la demarcación donde se encuentra la fábrica, situada a más de 1.000 kilómetros de Shanghai, para así otorgar mayores garantías de fiabilidad al Gobierno, cuya gestión de compras se puso en entredicho tras el escándalo de los ‘test piratas’. 

La fabricación de estas mascarillas corre a cargo de una empresa china con la que trabaja este empresario andaluz desde 2014. Por ese motivo, el fabricante decidió firmar un contrato de suministro a la empresa de Pablo León de hasta 150 millones de mascarillas a entregar en un plazo máximo de 60 días a contar desde el 1 de mayo. 

El empresario decidió ofrecer en primer lugar este gran lote al Gobierno español, pero, ante la ausencia de respuesta, ha comenzado negociaciones con importantes empresas estadounidenses interesadas en hacerse con estas 150 millones de mascarillas.

La empresa china fabricante cotiza en la Bolsa de Shanghai y está produciendo mascarillas con el objetivo de alcanzar más de 500 millones de unidades mensuales a finales de junio, por lo que se la considera una de las fábricas de mascarillas más grandes del mundo.

En un contexto de clara falta de abastecimiento de este material preventivo para toda la población, y en el que el Gobierno ha recomendado en diversas ocasiones el uso de las mascarillas, ha causado sorpresa este silencio, que, según el empresario, “puede dar al traste con una gran oferta de suministro en España”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios