El tráfico y la peatonalización en Cádiz

El control por cámaras de coches en áreas peatonales comenzará en abril

  • El plan se iniciará por el Pópulo y utilizará el mismo sistema técnico que ‘Madrid Central’

  • Martín Vila: “Mantendremos el tráfico de necesidad dentro del plan de amabilización”

Plaza de Fray Félix Plaza de Fray Félix

Plaza de Fray Félix / Jesús Marín

La mejora de la movilidad urbana ha sido una de las prioridades del actual Ayuntamiento, hasta el punto de que cuenta con una delegación que lleva esta denominación. Solo o con el apoyo de la Junta, como pasa con la extensión del carril bici, se han ido incrementando las calles peatonales en un proceso iniciado ya por el PSOE y el PP cuando gobernaron la ciudad, a la vez que se ha mejorado la accesibilidad en otras, a la vez que se han adoptado medidas de apoyo al peatón, tanto en intramuros como también en Puerta Tierra, como destaca el teniente de alcalde de Movilidad, Martín Vila.

El objetivo es seguir en esta línea, como pasará con la operación en la plaza de España, y adoptar medidas que hagan respetar las zonas peatonales o semipeatonales y, a la vez, la continuidad de lo que se denomina como "tráfico de necesidad", que atiende a los servicios básicos de cada zona y a la vida de los vecinos de estas vías.

En este sentido, la previsión es que a lo largo del próximo mes de abril el Ayuntamiento ponga en servicio, con carácter piloto, una cámara de control que se va a instalar en Fray Félix, una de las principales entradas al barrio del Pópulo, peatonal en su mayor parte pero que aún sufre la invasión de un tráfico rodado descontrolado.

"La previsión es que para principios de abril reunamos a todos los comercios, bares y talleres de la zona para dar a conocer el sistema y su funcionamiento. Contamos ya con una relación de usuarios autorizados que queremos comprobar in situ. La idea: que funcione con carácter de prueba durante dos meses, de modo que el sistema esté en marcha pero emitiendo advertencias a lo infractores, que no sanciones, de ahí que ningún tráfico de necesidad sea sancionado. El espíritu del control es garantizar al que tiene derecho como tráfico de necesidad, y evitar ese tráfico de agitación que no revierte en ningún beneficio ni para la actividad económica del entorno ni para los vecinos del barrio".

La empresa que ejecutará este trabajo, y el software, que se va a utilizar es la misma que ha puesto en marcha el proyecto Madrid Central, un ambicioso plan de peatonalización en la capital ocupando un suelo cuatro veces superior al del casco histórico de Cádiz.

Una vez se compruebe la efectividad de este sistema, la intención es poder ampliarlo a otras zonas del casco antiguo con una alta carga de uso peatonal.

Cabe destacar que el Pópulo debería de funcionar ya como un barrio peatonal. Sin embargo, son habituales los vehículos, especialmente motos, que atraviesan sus calles. El barrio ha experimentado en el último cuarto de siglo un cambio espectacular gracias al Plan Urban y al Plan de Rehabilitación del Casco Antiguo. Tiene pendiente la recuperación definitiva del Teatro Romano, la reapertura del yacimiento de la Casa del Obispo y la inauguración del hotel en la Casa del Almirante. Por todo ello es esencial que la peatonalización sea real.

Destaca Martín Vila que "el casco histórico ha vivido un proceso de peatonalización asimétrico, si bien es cierto que las zonas más comerciales y nobles o de mayor valor histórico, vivieron este proceso y ahora están recogiendo sus frutos, el resto del casco, que responde a barriadas o arrabales populares, sigue manteniendo en su mayoría calles donde el tráfico motorizado no tienen ningún tipo de restricción".

La plaza de España funciona como una trinchera física

Así, hay barrios como Santa María, San Juan, Pópulo, zona centro como Candelaria, San Francisco, Ancha... que contrastan con otros como la Viña, Mentidero, El Balón... "dándose la paradoja de que la trinchera física de Plaza España, ha dejado fuera de ese circuito peatonal al barrio de San Carlos, de ahí la importancia de la intervención en esta plaza como operación para 'coser' la ciudad consigo misma, y como no con el Puerto. De ahí que adelantásemos la operación de Argüelles que, pese a las dificultades para garantizar el cumplimiento de las normas de tráfico, ha mejorado notablemente el entorno ganando en accesibilidad y estando en fase de obra diferentes proyectos para locales que en su plaza llevaban años vacíos".

El objetivo del gobierno local es "seguir avanzando en este camino de calmado de tráfico y de amabilización del casco antiguo, siempre bajo el mantenimiento del tráfico de necesidad: vecinos residentes, carga y descarga, vehículos de emergencia, seguridad, acceso a parking de rotación que ya existen en el interior".

En este sentido, el teniente de alcalde menciona la mejora urbanística en la calle Veedor y su conversión en zona semipeatonal eliminando barreras. Adelanta que este proyecto tiene una clara visión de futuro "porque permitirá incluso poder abrir un corredor peatonal que cruce transversalmente todo el casco, desde el Parque Genovés hasta San Juan de Dios. Así mismo, circuitos como Rubio y Díaz avanzan en este sentido",El hecho de desplazar los ‘excepto motos’ del interior del casco al exterior, operación en la que no se ha perdido ni un metro lineal de estacionamiento de motos, con una distancia mayor de desplazamiento limitada a 120 metros, como ha pasado en Plaza Mina desplazado a la zona de la Caletilla de Rota, conjuga en esa estrategia de calmado de tráfico, concluye Martín Vila.

El gobierno local afronta ahora un proyecto de gran envergadura en su plan de mejora de la movilidad urbana: la peatonalización de la plaza de España, un proyecto que ha conseguido fondos de la Junta y que tendrá un coste estimado de 1,6 millones de euros.

Más allá de la apertura de un nuevo espacio público abierto, dará vida a un recinto de gran valor histórico hoy infrautilizado. En la peculiar medida del espacio que existe en Cádiz, la plaza de España ocupa un lugar trasero, lejano de casi todo, en el plano de la ciudad. El coche aquí tiene un papel negativo pues utiliza la plaza como lugar de búsqueda de un estacionamiento, convirtiéndose así en una barrera para el uso ciudadano de este recinto.

A la vez, otro proyecto relacionado con la nueva movilidad urbana, el carril bici, está sacando ya a la luz el potencial ciudadano del Paseo Marítimo. En su tramo entre el Hotel Playa y Cortadura siempre ha estado agobiado por el tráfico. Ahora, las zona que ya se han urbanizado ya ofrecen una imagen amplia, limpia, que invita al paseo y que, sin duda, mejorará la oferta hostelera de la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios