DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La desescalada en Cádiz

La ampliación de las terrazas: “Hay que compatibilizar el empleo con la movilidad y la salud pública”

  • El Ayuntamiento destaca que la limitación del espacio en la ciudad dificulta en muchos casos el incremento de las terrazas

  • Se buscan alternativas “tirando de creatividad”

Separación de mesas en la Heladería Los Italianos de Cádiz Separación de mesas en la Heladería Los Italianos de Cádiz

Separación de mesas en la Heladería Los Italianos de Cádiz / Fito Carreto

La ampliación de las terrazas de bares y restaurantes, una de las principales peticiones del sector hostelero de la ciudad ante la limitación impuesta de un 50% de su aforo en la fase 1 de la desescalada, es una de las prioridades con las que está trabajando la concejalía de Urbanismo y Movilidad Urbana con una triple premisa: la seguridad de la salud para el conjunto de los ciudadanos, la garantía de la movilidad urbana, especialmente para los colectivos con mayores problemas, todo ello compatibilizado con la defensa del empleo en la hostelería, uno de los sectores económicos más importantes de toda ciudad.

Todo ello, además, cumpliendo lo ordenado por el Gobierno que deja claro que el incremento de la superficie para estas terrazas "llevando a cabo un incremento proporcional del espacio peatonal en el mismo tramo de la vía pública en el que se ubique la terraza".

"En plena crisis sanitaria y en el interludio de una crisis económica de gran calado, desde el gobierno municipal estamos haciendo todo el esfuerzo para compatibilizar el empleo con la movilidad urbana y la salud pública", afirma a este diario el teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad Urbana, Martín Vila, que destaca que desde el principio "estamos buscando fórmulas para cumplir estos tres principios".

Así, junto a la autorización para el incremento en la capacidad de las terrazas ya existentes, siempre que el espacio lo permita, también se han aprobado ya alternativas planteadas desde el propio Ayuntamiento, como la ampliación de vías peatonales o la ocupación de carriles de aparcamiento. Incluso pintando terrazas allí donde no existen, como en la plaza de Argüelles.

Indica Martín Vila que las peculiares características urbanas de la ciudad impiden atender a todas las demandas de los hoteleros, sobre todo cuando hay que cumplir con lo ordenado por el Gobierno central. "Ante lo finito, el reducido espacio que hay en nuestras calles e incluso algunas plazas, tenemos que ir tirando de creatividad para poder cumplir con todos estos factores", evidencia el edil que deja claro otra premisa: "no podemos dejar a nadie atrás en esta crisis".

En este sentido, y tras las críticas de algunos empresarios cuyos locales se ubican en vía donde no se puede cumplir la exigencia del Gobierno central, Martín Vila afirma que las decisiones que adopta el equipo municipal "no son decisiones arbitrarias. Hay un equipo técnico que analiza todos los datos y que incluso va más allá de las peticiones de los hosteleros, proponiento nuevos espacios en los que sí se logre este equilibrio entre el negocio, la seguridad sanitarias y la movilidad". 

"Empatizamos con todos los sectores, pero tras esta dura crisis no podemos ir en contra de las normas que se imponen. No olvidemos que estamos sufriendo una pandemia y que hay una serie de normas muy claras que todos tenemos que cumplir, por lo que aquí no hay trampa ni cartón a la hora de plantear cambios".

En el caso específico del Paseo Marítimo, que tras su reforma ya ha introducido cambios en el diseño de algunas de las terrazas, y tras la petición de algunos empresarios y de Horeca de ocupar parte del viario del carril bici, Martín Vila recuerda que hace ya unos días se les planteó la posibilidad de crecer en espacio por las vías laterales, a la vez que se estudian por los técnicos otras alternativas.

Al contrario de otros paseos marítimos en el país, la anchura del gaditano se ve limitado por la cercanía de los edificios al litoral. Si este fue un problema en el plan de peatonalización tras la creación del carril bici, la utilización de parte de este viario para la instalación de más mesas en los bares y restaurante de esta vía recortaría sustancialmente el paso para este tráfico y, a la vez, para el propio paseo peatonal.

Por otro lado, el Ayuntamiento está viendo la viabilidad de incrementar este año la temporada de playas, a la vez que ha pedido a la Junta que el cierre de las terrazas se retrase a las tres de la madrugada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios