El futuro del comercio en Cádiz

El comercio se ahoga con el coste del alquiler: “Hay propietarios de locales muy egoistas”

  • Los comerciantes temen que la elevada renta acabe provocando el cierre de muchas tiendas en plena crisis económica

Comercios cerrados durante el estado de alarma. Comercios cerrados durante el estado de alarma.

Comercios cerrados durante el estado de alarma. / Jesús Marín

El precio de los alquileres comerciales en Cádiz siempre ha estado disparado. Sólo los pequeños comerciantes propietarios de sus locales pueden respirar con algo de tranquilidad cuando la economía va mal. El resto, o asume una renta desorbitada o no tiene más remedio que cerrar.

Y eso es lo que va a pasar en Cádiz a corto y medio plazo. Los costes de alquileres propios de una gran capital se unen a la tormenta perfecta que ha sido la pandemia y sus nefastos efectos en la economía: cierre obligado de las tiendas durante meses, hundimiento del turismo, crecimiento del paro y poco dinero y ánimo para gastar más allá de lo básico.

"Es cierto que hay locales con un coste de 50 euros por metro cuadrado, pero la cuestión es que en vía céntricas los hay que están a 65 euros el metro". Es decir, si no pasan de 50 metros cuadros, que no deja de ser una superficie muy limitada, el alquiler se dispara por encima de los 3.000 euros al mes, relata el presidente de la Asociación Cádiz Centro, Manuel Queiruga.

"Hay un grupo de propietarios que tiene una actitud muy poco colaborativa a la hora de rebajar los alquileres en esta época de pandemia, o buscar fórmulas de pago que permitan aguantar al empresario local. No ayudan, tienen una actitud egoísta, puramente especulativa", se lamenta el dirigente empresarial, cuya asociación ha tenido que dejar sus oficinas y buscar el amparo del Ayuntamiento al no poder hacer frente al alquiler.

Constata Queiruga que algunos propietarios no tienen prisa por alquilar, buscando siempre la mayor rentabilidad. "Les da igual tener los locales vacíos. Son pocos pero concentran buena parte de la oferta principal en la ciudad. Ello se aprovechan de la ley de la oferta y la demanda y prefieran esperar la llegada de alguna franquicia que admita pagar las rentas que piden, aunque ello vaya en perjuicio del pequeño emprendedor, incapaz de afrontar estos costes".

En todo caso, destaca que hay firmas nacionales que también se están marchando de la ciudad porque, en tiempos de crisis como el actual, no les compensa el pago de una mensualidad disparata.

Los precios bajan, en algunos casos tampoco mucho, en locales de calles secundarias. Aquí el problema es que abrir un negocio es un riesgo, por lo que los comerciantes gaditanos reclaman al Ayuntamiento que amplíe el radio de la zona comercial, con calles bien urbanizadas, iluminadas y limpias y con la señalización adecuada.

Asumiendo que se topa con impedimentos legales, se pide a las administraciones que busquen fórmulas para controlar estos alquileres. "Tendrán que tomar medidas que penalicen estos precios y el cierre indefinido de locales", afirman.

Mientras, el comercio tradicional sigue a la espera de que la Junta dé vía libre a las ayudas económicas que iba a aportar a los centros comerciales abiertos. Queiruga asume que si esta aportación no llega de forma inmediata "este va a ser un año muy complicado para todo el sector del comercio en la ciudad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios