Comercio

El comercio en Cádiz: “No podemos pensar en Navidad porque sólo vivimos el presente”

Un comercio anuncia su cierre debido a la crisis provocada por la pandemia.

Un comercio anuncia su cierre debido a la crisis provocada por la pandemia. / Lourdes de Vicente

El archivo de este diario está repleto de informaciones que reflejan la situación del comercio en la ciudad. Noticias de tiempos buenos y de tiempos malos. Últimamente ganaban los primeros, cuando el sector comenzaba a recuperarse de pasadas crisis y la ciudad se llenaba de visitantes.

Cuando las noticias eran de los tiempos malo, incluso los comerciantes trasladan un mensaje de optimismo en el futuro y se alejaban de los malos augurios.

Ahora, sin embargo, a los comerciantes gaditanos les resulta muy complicado, por no decir imposible, encontrar un elemento que les dé ánimos ante un futuro, y un presente, tan negro como el que viven por culpa del caos económico y social que ha provocado la pandemia del coronavirus en nuestra vida diaria.

Por eso, cuando le pregunto a Manuel Queiruga, presidente de Cádiz Centro, la asociación que engloba a buena parte de los comerciantes del casco antiguo, si están pensando ya en la campaña de Navidad y Reyes, me contesta: "Vivimos al día, a ver cómo logramos terminar, si podemos, el mes. Vivimos para sobrevivir".

La pandemia, el cierre obligado durante el estado de alarma, el brusco descenso de los visitantes durante la temporada de verano, y el rebrote que estamos sufriendo de la enfermedad que deja a muchos en casa y sin ganas o animo de gastar, ha tocado de lleno, muy de lleno, al comercio de la ciudad, salvo casos como los establecimientos sanitarios o de productos de alimentación que sí han podido mantener las ventas e incluso en algunos casos incrementarla.

Por lo pronto, la campaña de verano ha concluido con descensos que oscilan entre el 25 y 50 por ciento de las ventas. Las rebajas de julio, recién iniciada la desescalada, no ayudaron pues obligaron en algunos casos a vender en pérdidas, y el inicio del curso, que siempre ha tirado en septiembre, también ha sido muy malo, especialmente en el comercio textil, sin duda uno de los grandes damnificados en la ciudad.

En todo caso, afortunadamente no se está produciendo un cierre elevado de locales, como sí se ha producido en otras ciudades. "Muchos están sobreviviendo gracias a los erte y sobre todo a los fondos ICO, o recurriendo a sus ahorros. Pero éstos acabarán por agotarse, el erte finalizará por decisión del Gobierno y las ayudas habrá que devolverlas. Y si uno cierra ¿cómo se podrá devolver lo prestado?".

Queiruga lamenta el escaso apoyo que se está recibiendo desde las administraciones y, sobre todo, la lentitud en poner en marcha medidas de apoyo al sector, que sí se están viendo en otros país. Como ejemplo, y hay varios, menciona el plan de apoyo a la modernización de la Junta "que el año pasado no tuvo ninguna aportación y que para éste es ahora cuando se ha abierto el plazo, con las mismas ayudas que hace dos años y con un planteamiento que se ha quedado obsoleto por la pandemia".

Aunque la provincia de Cádiz ha liderado la llegada de turistas a España en junio y julio, Queiruga afirma que la incidencia en la capital ha estado muy limitada a la hora de gasto. "Antes de la pandemia, era una alegría. Ahora se han limitado a la playa y a poco más". Además ha faltado el turista internacional, aquel que poco a poco estaba llegando a Cádiz y que mantenía un mayor nivel de gasto que el visitantes español.

También se ha reducido el número de clientes procedentes de otras localidades de la provincia, habituales del comercio gaditano.

A todo ello se le une un problema tradicional para el emprendedor gaditano: los precios desorbitados en los alquileres.

"Hay que lamentar el egoismo de muchos de los propietarios de locales de la ciudad. Están en su derecho el mantener los precios de los alquileres, pero no han querido ni negociar su pago ni tampoco rebajarlos durante los meses de la crisis. Junto a ello, es una vergüenza como las administraciones ,desde el Ayuntamiento al Estado pasando por la Junta, no hayan tomado ninguna medida, han ignorado este problema que es especialmente grave en Cádiz capital", afirma con rotundidad Queiruga. Así, pocos ánimos tienen para estar pensando en la campaña de Navidad y Reyes, aunque sea la última oportunidad de recuperar una mínima parte de lo que se ha ido perdiendo desde el pasado mes de marzo.

La situación sanitaria, asume el dirigente de Cádiz Centro, y la falta de dinero, impide la organización de conciertos, parques infantiles y talleres como en años pasados. Sí se le ha pedido a la nueva concejala de Comercio, Montemayor Mures, que el Ayuntamiento no se retrase en la instalación y la puesta en funcionamiento de los exornos navideños. En este sentido, el Ayuntamiento ya está dando prioridad a esta campaña.

"Hay que plantear, de cara a los clientes, una ciudad sanitariamente segura a la hora de las compras. A la vez que se instala el mayor número de exornos que ayuden a llevar alegría a las calles, se debe de reforzar la limpieza y el alumbrado público. Y sobre todo se debe de facilitar el acceso en cuanto al tradicional problema de los aparcamientos. Y reforzar también el transporte público, que sea más seguro, con menor pasajeros pero mayor presencia de vehículos en servicio. Que la ciudad esté preparada para atender a quienes vengan a comprar", reclama Queiruga que, en cuanto al colectivo, indica que pondrán en marcha campañas de promoción a base del abono de los aparcamientos, entre otras cuestiones.

Unos meses duros, que el dirigente gaditano tiene claro que se van a alargar hasta ya entrado el próximo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios