Cádiz - Barcelona El club anuncia duras medidas contra los más de 700 abonados que intentan revender sus entradas

Cádiz

Muere Carlos Díaz, el primer alcalde de la democracia en Cádiz

Carlos Díaz, poco después de dejar la Alcaldía.

Carlos Díaz, poco después de dejar la Alcaldía. / Joaquín Hernández Kiki

Carlos Díaz Medina, alcalde de Cádiz entre 1979 y 1995, ha muerto este domingo a la edad de 88 años, confirmaron fuentes municipales. Sus restos se encuentran en el Tanatorio de Servisa. Este lunes a la una de la tarde tendrá lugar una ceremonia de despedida.

La ciudad pierde con él a uno de sus grandes referentes del último medio siglo, como primer alcalde de la Democracia y como alcalde que, junto a su equipo, dio los primeros pasos para el resurgimiento de la capital tras los oscuros años de la dictadura franquista.

Hombre tranquilo, político serio y honrado, no dudó en apartarse de la política activa cuando su partido, el PSOE, le descabalgó de la lista electoral. Los errores, en todo caso, siempre se pagan y desde ese momento, en 1995, los socialistas no han logrado salir del desierto de la oposición municipal.

Cabeza de lista del PSOE en 1979 por su buena planta, su profesión de abogado y su perfil socialdemócrata, lejos del socialismo más puro de otros posibles candidatos que podrían asustar a un electorado más centrista, acabó en el sillón de Fermín Salvochea tras conformarse una coalición de izquierdas entre los socialistas, el Partido Comunista y el Partido Socialista de Andalucía, ya que las elecciones las ganó la UCD aunque sin mayoría de concejales.

A partir de ahí, los triunfos electorales fueron de Carlos Díaz, siempre con mayoría absoluta. La inmensa parte del electorado más que a las siglas del PSOE le votaban a él.

Ajenos a las “familias” que luchaban por el poder en su partido, Díaz fue apartado de la lista electoral de 1995 por la dirección provincial del PSOE. Llevaba ya unos años en decadencia. La crisis económica del Ayuntamiento habían parado proyectos esenciales para la ciudad, a lo que se unía el nulo apoyo que se recibía tanto desde la Junta como desde el gobierno central... ambos en manos socialistas.

Retirado de la política, sin meterse para nada en el descontrol interno de su formación, ajeno al devenir del Consistorio, en junio de 2001 el gobierno local, comandado por la popular Teófila Martínez, le dedicó una plaza, en la trasera de la Facultad de Enfermería. Al acto no fueron sus viejos compañeros de partido.

El Ayuntamiento concedió al histórico alcalde el título de Hijo Adoptivo hace dos años.

Casado con Irina de Jesús, padre de dos chicas a las que adoraba, mantuvo hasta que pudo su afición por la fotografía y por las tertulias, sobre Cádiz especialmente, con un reducido grupo de amigos.

Con su pérdida la ciudad cierra un capítulo muy relevante de su historia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios