Cádiz - Barcelona El club anuncia duras medidas contra los más de 700 abonados que intentan revender sus entradas

Cádiz

Amigos, compañeros y rivales de la política despiden a Carlos Díaz en el tanatorio Servisa

Bruno García entra en el tanatorio para presentar sus respetos a la familia de Carlos Díaz.

Bruno García entra en el tanatorio para presentar sus respetos a la familia de Carlos Díaz. / Jesús Marín

Familiares, amigos y compañeros de la política acudían en la tarde de este domingo a decir adiós a Carlos Díaz en el tanatorio Servisa de la Zona Franca. De los primeros en llegar fueron Teófila Martínez y Bruno García, a la par, la primera alcaldesa tras Díaz y el segundo actual regidor de la ciudad, quien entregó a la viuda del recordado ex alcalde, Irina de Jesús, el pendón morado de la ciudad como gesto de gratitud a la labor que desarrolló en la ciudad entre 1979 y 1995. Bruno García había decretado tres días de luto en Cádiz destacando que "fue un gran alcalde y una gran persona que dio parte de su vida por esta ciudad". El primer edil también manifestó que "pretendemos honrar su memoria, con respeto y admiración" por lo que se tratará con los portavoces de los restantes grupos municipales la organización de un homenaje en su recuerdo. Precisamente en el mismo tanatorio estuvo conversando con Óscar Torres, portavoz socialista en el Consistorio, los detalles de esta necesaria y justa iniciativa.

Fueron a despedir a Carlos Díaz un buen número de personas que compartieron con él vida política en el Ayuntamiento de Cádiz, entre ellos dos de sus secretarios. Ignacio Moreno, que estuvo con Díaz "del 20 de junio de 1983 al 14 de enero de 1990", según señalaba en un claro ejercicio de buena memoria. "Fue una persona austera, seria y formal. Amigo de sus amigos", apostilló. 

Otro de los secretarios fue Antonio Cabrera, que entró en el cargo tras la Gran Regata de 1992 y se fue cuando lo hizo Carlos Díaz "el 12 de junio de 1995 a las 12.00", en otra demostración de memoria Cabrera recordó que este domingo Carlos Díaz cumplía 88 años y seis meses justos. Añadió que "fue un hombre honesto, culto, muy preparado y trabajador". Quiso rescatar para calificar a Díaz una palabra que se encuentra en una placa en la calle San Francisco: integérrimo. Esto es, el superlativo de íntegro. 

Muchos cargos históricos del PSOE de los tiempos de Díaz arroparon a la familia como Luis Pizarro, Hipólito García, Ramón Vargas Machuca, Josefina Junquera, Federico Pérez Peralta o Gregorio López. También se dieron cita actuales concejales socialistas como José Ramón Ortega, Natalia Álvarez y José Macías. De la misma manera acudieron a expresar sus respetos a la familia militantes como Luis Frade o el ex subdelegado del Gobierno Francisco Calero, muy amigo de Carlos Díaz, así como el delegado especial de la Zona Franca, Fran González. Incluso políticos de sino contrario como Moncho Pérez Díaz-Alersi, que fue portavoz de UCD en el Ayuntamiento entre 1979 y 1982. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios