Violencia machista

Violencia de género: Un perfil heterogéneo para una misma lacra

  • Un informe sobre el trabajo realizado por el Grupo Viogén destaca que la mayoría de las denunciantes tiene entre 31 y 40 años

Un cartel usado en una de las últimas manifestaciones del 8-M.

Un cartel usado en una de las últimas manifestaciones del 8-M. / Julio González

Establecer un perfil tanto de las víctimas como de los agresores en los casos de violencia machista es una tarea muy compleja debido a que, por desgracia, cualquier mujer puede llegar a sufrirla en su vida. Sin embargo, los datos recopilados a través de las denuncias y el proceso que se realiza a partir de ellas permite profundizar en esta cuestión a pesar de su heterogeneidad.

Cuatro estudiantes del cuarto curso del Grado de Criminología y Seguridad de la Universidad de Cádiz que han realizado las prácticas curriculares en la Policía Local de Cádiz han realizado un informe en el que intentan esbozar un perfil tanto de la víctima como del victimario a partir de los datos recopilados desde octubre de 2017 –fecha en la que el cuerpo municipal creó el Grupo Viogén y se integró en el sistema estatal de seguimiento de los casos– hasta abril de 2021.

En los cuatro años de vida que cumplió el Grupo Viogén de la Policía Local el pasado mes de octubre, el cuerpo municipal ha dado protección a más de 270 mujeres.

En cuanto a las víctimas, las denuncias que ha tramitado la Policía Local establecen una media de edad de entre 31 y 40 años, representando estos casos un 37% del total. Dentro de esta horquilla, la media más temprana se registra en 2018 con 37 años, mientras que la mayor se da en 2019 y 2020 con 41 años. Dentro de la tendencia que se observa en este periodo de tiempo, un dato preocupante es que el 29% de los casos de violencia de género en los cuatro primeros meses de 2021 los protagonizaron mujeres menores de 30 años, lo que muestra un problema educacional al repetirse unos patrones peligrosos entre la población más joven.

Respecto al nivel de riesgo asignado por el Sistema Viogén tras producirse la denuncia, casi la mitad (un 44%) se determinó como riesgo bajo, frente a un 30% con riesgo medio y un 26% con riesgo no apreciado. Sobre este hecho, hay que tener en cuenta que los casos con riesgo alto y extremo recaen en la Policía Nacional, por lo que no están recogidos en este trabajo.

Otro aspecto que se resalta en este informe es que las mujeres denunciantes en su gran mayoría no tienen hijos (40%) o solo tienen uno (39%).

Un tema vital que permite a una mujer escapar de su maltratador es poder contar con independencia económicas. Así, en el 67% de los casos tratados por la Policía Local la mujer no dependía de su pareja para subsistir. Sobre esta cuestión, explica el responsable del Grupo Viogén en estos cuatro años, Alejandro Olmedo, que "el informe deja entrever que cuanto más jóvenes son las denunciantes, mayor es el número de mujeres que son independientes económicamente". Esto hace que cuanto mayor sea la edad de la víctima, "más complicado sea poner punto final a esta situación".

Otro asunto que resalta el estudio es que solo el 15% de las mujeres volvió a sufrir otro caso de violencia machista de manos de otro maltratador.

En cuanto al maltratador, el 32% de los denunciados tenía entre 31 y 40 años, y un 30% tenía entre 41 y 50 años. Al igual que en el perfil de las víctimas, también se constata en el inicio de 2021 un aumento en el número de victimarios con una edad de entre 21 y 30 años. Un aspecto relevante de este informe es que el 42,4% de los agresores contaba ya con antecedentes penales. También se destaca que el 20,2% de los maltratadores fueron denunciados por más de una víctima

Respecto a la situación laboral, el 60% de los denunciados por violencia machista tenía trabajo. Además, el 57,7% de los victimarios presentaban algún tipo de adicción. Por último, el 86,8% de los denunciados no quebrantaron las órdenes de protección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios