Peatonalización

Los taxistas protestan por la prohibición de acceder a Veedor

  • El Ayuntamiento ha puesto un pivote e impide la circulación general, como ya ocurría, pero también la del servicio público

Imagen del pivote que impide la entrada en la calle Veedor. Imagen del pivote que impide la entrada en la calle Veedor.

Imagen del pivote que impide la entrada en la calle Veedor. / RT

Las peatonalizaciones de varios espacios en el casco histórico no están siendo fáciles. A la que se produjo en la plaza de Argüelles, que tuvo que ser regulada por cámaras que automáticamente registran las matrículas de los que se adentran en la misma para ser sancionados, se añade la de la calle Veedor.

Hace unos meses se inició el mismo proceso en esta calle que comunica las plazas de San Antonio con la del Mentidero y se puso un disco de prohibido al inicio de la vía con la excepción de los residentes y los vehículos autorizados, es decir, los taxis.

Sin embargo, al igual que ocurrió en Argüelles, la prohibición se saltaba a la torera por innumerables vehículos que atravesaban la vía sin ningún tipo de problemas para no tener que dar un rodeo por Zaragoza y Benjumeda para poder salir a la circunvalación del casco histórico.

Ante ello, el Ayuntamiento ha decidido hace unos días cortar por lo sano y ha puesto un pivote a la entrada de la calle, por lo cual debajo del disco de prohibido ha desaparecido también la leyenda de los vehículos autorizados y de los residentes.

Esta circunstancia ha indignado a los taxistas, los cuales creen que esta medida les complica más la situación. El presidente del colectivo de Radio Taxi, Rafael Reyes Torrejón, afirma que este tema se suma a la lista de agravios hacia su sector, como el desplazamiento de la parada de la Catedral, o el no poder pasar ni por delante de la Facultad de Medicina y la de Empresariales: “todo lo que sea obligarnos a circular por la circunvalación y reducirnos el paso por el interior es lo que nos quita la diferencia con el autobús”.

Rafael Reyes, que está pendiente de tener una reunión con el concejal de Movilidad, Martín Vila, afirma que “estamos indignados con la actuación constante del Ayuntamiento para entorpecer nuestros servicios” y el asunto de Veedor “es una puyita más en las que el equipo de Gobierno realiza acciones sin contar con nuestra opinión”.

Reyes considera que lo más lógico sería poner cámaras o que hubiera una mayor vigilancia policial para que los que entraran de manera indebida en la calle Veedor fueran sancionados y sirvieran de ejemplo a los que en el futuro tuvieran la tentación de atravesar la calle:“El pivote que han puesto no sólo nos afecta a nosotros sino también a los vehículos de emergencia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios