Patrimonio histórico

Primer paso para recuperar el frente de Puerta Tierra de Cádiz

  • El Ayuntamiento acelera la transformación del torreón de la muralla en un centro de interpretación relacionado con la historia de las fortificaciones

La arquitecta directora del proyecto,  Yolanda María García, junto a Paco Cano, edil de Patrimonio Histórico.

La arquitecta directora del proyecto, Yolanda María García, junto a Paco Cano, edil de Patrimonio Histórico. / Lourdes de Vicente

El frente de la Puerta de Tierra siempre ha sido una de las asignaturas pendientes, y hay muchas, en la recuperación del patrimonio histórico de la ciudad.

Desde la llegada de los ayuntamientos democráticos, tanto el PSOE como PP han ejecutado obras para su recuperación y su utilización por parte del conjunto de la ciudadanía.

Utilizado durante años como parque de los bomberos, garaje para las motos de la Policía Municipal, como sede de la Casa del Niño Jesús, como huerto y lugar de plancha en el paseo superior, como taller de vehículos... el objetivo era convertirlo en un referente cultural y turístico, algo que aún queda por conseguir.

En estos años se rehabilitó el torreón y su acceso inferior y se urbanizó el paseo. En las bóvedas se instalaron los museos del Títere y de la Litografía.

Quedan aún bóvedas vacías y algunas cedidas para uso de entidades particulares, además de las oficina de Procasa.

Tras el fallido intento de conversión del torreón en sede del Andalucía Open Future (una incubadora de empresas tecnológicas promovida por la Junta de Andalucía), el gobierno de José María González logró fondos del programa de la UE de recuperación del patrimonio marítimo, militar e industrial de la costa atlántica, en la que participa junto a ciudades del Reino Unido, Francia, Portugal e Irlanda, además de la ciudad gallega de El Ferrol.

Este proyecto, con un coste de 81.900 euros financiados en un 75% con los FEDER, supone convertir la planta baja y el torreón en un centro de interpretación del patrimonio militar de la ciudad y de sus fortificaciones.

El proyecto, dirigido por Yolanda María García Oneto, arquitecta del Instituto de Fomento y responsable del proyecto MMIAH, y también de la rehabilitación de los Depósitos de Tabacalera, implica una profunda limpieza de todo el torreón. Se iba a actuar en el conjunto del paseo superior pero al final, atendiendo a lo ajustado del presupuesto, se ha limitado al entorno de la torre.

Trabajos en el torreón el pasado lunes. Trabajos en el torreón el pasado lunes.

Trabajos en el torreón el pasado lunes. / Lourdes de Vicente

Así, metidos ya en la fase final de todo el proyecto, se ha procedido a la demolición selectiva y con medios manuales de la fábrica de ladrillo requerida por la adaptación proyectada de huecos y barandilla de escalera; retirada de las piezas de solería dañadas en peldaños y zanquines, con medios manuales; eliminación de falso techo de escayola en zonas dañadas o en ámbitos requeridos por el trazado de instalaciones; retirada del revestimiento de madera existente en paredes de planta segunda y tercera; y desmontaje con medios manuales de la trampilla existente de acceso a cubierta.

Recuperado el interior, se habilitará en el mismo dos salas de proyecciones con los más modernos sistemas. Uno en el propio torreón, y otro en una de las salas laterales donde las personas con problemas de movilidad podrán verla también, por cuanto las dimensiones del torreón impiden el acceso al mismo a este colectivo.

El objetivo de la proyección audiovisual, mediante una realidad inmersiva y con un coste de unos 55.000 euros, es la puesta en valor el torreón y de todo el complejo de los glacis, sin perder en ningún momento el rigor histórico de los acontecimientos se acercará el patrimonio militar y defensivo de la ciudad.

La proyección audiovisual se habilitará en la planta tercera y última, es decir, en lo más alto del Torreón. Pero debido a la imposibilidad de acceso para personas con movilidad reducida -ya que no se puede acometer una actuación de gran calado debido a la protección histórica del edificio- se habilitará también una sala en la planta baja para aquellas personas que no puedan acceder desde la muralla al paseo superior y de ahí al Torreón.

El audiovisual supera el valor turístico que sin duda va a tener para apostar también por su carácter de formación, como una oferta turística más. En este sentido se sigue la línea defendida por el concejal de Patrimonio Histórico de lograr la participación activa de los gaditanos en los proyectos de desarrollo cultural.

El espectáculo tendrá una duración mínima de 10 minutos, durante los cuales la producción audiovisual jugará con los efectos del videomapping, proyectando imágenes sobre las pantallas (tres, una por cada pared dejando la cuarta pared sin uso) instaladas en la sala "para conseguir efectos de movimiento o 3D, acompañándolo de efectos visuales y efectos sonoros que aporten mayor preponderancia al espectáculo, en el cual el rigor histórico y arquitectónico de su contenido debe ser un factor clave".

Una vez acabado ese espectáculo, las pantallas se levantarán, permitiendo a los visitantes contemplar las vistas de la ciudad desde el Torreón y ver la evolución urbanística tanto en el sentido de extramuros, donde estaban los glacis, como en intramuros, donde se levantaban diversos acuartelamientos en el espacio hoy ocupado por la sede del INSS y el Palacio de Justicia.

Debido a las limitaciones del espacio, las proyecciones podrán ser vistas por grupos de unas diez personas como máximo. El espacio tendrá un photocall y una aplicación con un código QR para facilitar la comprensión de todo el proyecto histórico. La intención es que esté en marcha en los primeros meses de 2022.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios