El coronavirus en Cádiz Nadie compra pisos en Cádiz, ni vende, por culpa del coronavirus

  • Desde el inicio del estado de alarma las inmobiliarias gaditanas se han quedado a cero en cuanto a operaciones de venta y adquisición de viviendas

  • Los precios no bajan pendientes de que concluya el periodo de crisis sanitaria

Escaparate de una inmobiliaria en una imagen de archivo. Escaparate de una inmobiliaria en una imagen de archivo.

Escaparate de una inmobiliaria en una imagen de archivo. / Lourdes de Vicente

El sector inmobiliario en la provincia de Cádiz había cerrado 2019 con buenos datos de ventas. Por fin se estaban dejando atrás los duros años de la crisis bancaria iniciada en 2008 y que casi hunde totalmente al sector.

La venta de pisos de nueva planta y de segunda mano se había vuelto a reactivar incluso en mercados tan complicados como el de Cádiz capital, con precios muy altos y con poco suelo en los que poder construir.

Ejemplo de esta evidente mejoría fue la apertura de pequeñas oficinas de inmobiliarias, que una década antes habían caído una tras otras tras la reducción en las venta y que en los dos o tres últimos años habían vuelto a proliferar.

Hasta que la pandemia del coronavirus provocó la declaración del estado de alarma y, con ésta, llegó también el cese de las actividades consideradas no esenciales. Entre ellas, las inmobiliarias.

Ha pasado un mes desde entonces y el tsumani que han sufrido estos negocios, y con ello todo el sector inmobiliario en la provincia, ha sido muy superior al que se experimentó, en una primera fase, tras la crisis financiera de 2008.

Los datos son elocuentes: ventas cero en este periodo de tiempo. Lo nunca visto ni entre las grandes inmobiliarias de la provincia.

"Estamos a cero. Y cero es cero. Las operaciones se han parado totalmente. No sólo se ha eliminado la posibilidad de enseñar viviendas para su venta, sino que también han desaparecido las numerosas llamadas que se recibía de gente interesándose por alguna casa o promoción. Ni una llamada. Ha sido un parón absoluto de un día para otro", destaca Ramón Rodríguez, propietario de Hispania, una de las principales inmobiliarias de todo el sur del país, radicada en Cádiz.

Tras las dos primeras semanas de confinamiento, en las que se ultimaron algunos negocios que estaban ya en marcha pendientes de la firma notarial, el parón es ya absoluto.

"La reacción de la ciudadanía ha sido radical. Pensaba que se podían dar casos de personas interesadas para ver cómo podía ir el mercado tras la pandemia, pero ni eso". Y lo mismo está ocurriendo en el resto de la provincia, según destaca Álvaro Pedreño, de GICA, la asociación que engloba a la mayor parte de las inmobiliarias gaditanas.

"Hemos llamado a nuestros clientes para ver qué querían hacer y el 99% nos han dicho que paremos, ya sea en operaciones de compra como de venta, hasta que concluya este momento de incertidumbre", se destaca desde Hispania.

Por el momento, la única actividad que se está llevando a cabo desde la inmobiliaria de RamónRodríguez, tras un primer contacto con sus clientes, es la cesión de pisos de su propiedad para el uso de personal sanitario, a fin de que puedan residir en ellos durante la crisis sanitaria evitando ir a sus domicilios. "Es un servicio que por supuesto lo hacemos gratis", recalca Rodríguez, que no es la primera vez que apuesta por actividades de apoyo a la comunidad.

En algunos casos, las inmobiliarias optan por ampliar el vencimiento de los contratos que tenían con los clientes.

El parón también se ha producido en las promociones de nueva planta. En la capital se estaba viviendo una época floreciente gracias a la proliferación de numerosas operaciones privadas, con una gran salida de ventas como no se venía desde hace años en el sector. Ahora, sólo desde el lunes se pueden reanudar las obras de construcción. Veremos si a la vez se anima algo las ventas.

¿Qué pasa con los precios?

En todo caso, este parón no ha ido parejo con una reducción de los precios, tanto en los pisos de segunda mano como en los de nueva planta,con un coste que comenzaba a estabilizarse tras varios años a la baja."No es el momento en el que se produce una bajada de los precios. Primero hay una fase en la que el sector para el seco. Después, cuando se reactive, se verá como está la situación económica general y si estos precios pueden evolucionar a la baja".

Como en todo lo relacionado con la vivienda, Cádiz capital va por su propio camino respecto al resto de la provincia. Aquí, comenta Álvaro Pedreño, la limitada oferta y la importante demanda “supone que haya muy poco recorrido a la baja”.

En cuanto al resto de la provincia, donde los precios de la vivienda son ostensiblemente más bajos que en la capital, "todo está a expensas de lo que pueda pasar, cuánto dure el estado de alarma, cuáles sean las medidas macroeconómicas que se adopten, cómo afecte la subida del desempleo en la provincia. Todo afectará a la hora de animar, con mayor o menor rapidez, a la recuperación del mercado inmobiliario". Y dentro de este, es más que previsible que el mercado de la segunda vivienda, que se da especialmente en las localidades costeras con mayor potencial turístico, será el que se vea más afectado, ante la necesidad de priorizar gastos.

Esta situación de parón y de incertidumbre en el futuro se puede llevar por delante a las pequeñas inmobiliarias que han ido abriendo en los últimos años, tras el cierre masivo de oficinas que se produjo tras la crisis de 2008.

En este sentido, desde GICA se está ayudando a estas firmas "arropándolas porque tienen menos recursos". En todo caso, es seguro que serán las primeras en caer si esta situación se alarga en el tiempo. El cliente, además, aprendió de épocas pasadas en las que “una situación de crisis en oficinas pequeñas podían dejar en el aire operaciones de venta ya en marcha”.

El sector de la construcción comienza a reactivarse desde el pasado lunes, aunque a un ritmo muy lento atendiendo a las medidas de seguridad sanitarias impuestas por el gobierno. Es, en todo caso, un primer paso para intentar normalizar la situación. En todo caso, se asume que las operaciones de venta de estas promociones aún en obras, sin duda tardarán en despegar, incluso en ciudades como la capital donde el mercado privado estaba cerrando la venta con cierta rapidez de todo lo que se terminaba en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios