Cádiz

Olivencia alerta de la amenaza de las autonomías a la unidad de 1812

  • El ex comisario de la Expo'92 considera que el Estatuto de Cataluña supone una ruptura con la Constitución de 1978

Comentarios 5

La unidad como gran valor del Estado y del texto constitucional de 1812, reflejado también en el de 1978, centró la conferencia que dio ayer en Cádiz el ex comisario de la Exposición Universal de Sevilla en 1992, Manuel Olivencia, dentro de la Semana Constitucional organizada por el Ayuntamiento con motivo del treinta aniversario de la Carta Magna de 1978.

Olivencia adelantó que "me emociono con los valores de la Constitución de Cádiz. Y también como amante de Cádiz", ciudad con la que guarda mucha vinculación por los años que pasó su padre en la infancia. "De ahí puede venir mi entusiasmo por la Constitución de 1812. Y más que la constitución de Cádiz, me apasionó el Cádiz de la constitución", en referencia a la realidad social del momento.

Para el conferenciante, "si una característica destaca de la Constitución de 1812 es la unidad", reflejada según él en una sola cámara de representación territorial, en una soberanía o en una patria, entre otras cosas. "La unidad se impone en el texto. Y dentro de ella, la unidad del código, que será el mismo para toda la jerarquía".

Este hecho tiene una gran importancia si se tiene en cuenta el contexto de la época. Un contexto que desarrolló el propio Olivencia, que calificó como "caótico" el panorama legislativo en 1812, "sobre todo en derecho privado, civil y mercantil". Así, el ex comisario de la Expo de Sevilla hizo referencia a la tensión existente entre el derecho foral y el derecho común; o entre el derecho romano, aplicado por las universidades, y el derecho real, que es el que defendían los ilustrados. Esa disparidad de leyes y normas es lo que se propone unificar la asamblea constituyente en Cádiz. Y lo que ha habían planteado con anterioridad sin éxito la novísima de Carlos IV, las Partidas, el ordenamiento real de tiempos de Isabel y Fernando o la nueva recopilación en tiempos de Felipe II, entre otros.

El primer referente de unidad en el derecho que destacó Olivencia fue la Carta de Bayona de 1808, escrita por José Bonaparte, "que ya reflejaba la unificación de códigos". Una unidad que tendría un mayor desarrollo en el código mercantil que en el civil debido a los problemas de los fueros.

Olivencia dirigió también una breve reseña del concepto de unidad desde esta carta de Bayona y su posterior plasmación en la Constitución de 1812 hasta la última de las constituciones españolas, la de 1978 (que el sábado cumplirá treinta años), poniendo especial énfasis en la competencia exclusiva del Estado en el derecho mercantil y civil.

Una exclusividad, "una unidad" del derecho mercantil, que Olivencia cree que ahora "se ve amenazada por las comunidades autónomas". Y lo dijo claro: "la legislación autonómica no puede interrumpir ni puede invadir el derecho mercantil como a mi juicio se está haciendo. La unidad exclusiva del Estado es la que ha de regir el mercado nacional".

En la parte final de su intervención, este jurista se detuvo en "las manifestaciones más alarmantes de esta invasión". Por un lado, "el ir aprobando un código civil en algunas comunidades, como el de Cataluña bajo el nombre de Derecho Común de Cataluña". Un documento sobre el que criticó que el Gobierno de Rodríguez Zapatero "quitara el recurso que había puesto Aznar para no crispar, según explicó la vicepresidenta", comentó.

Por otro lado, se refirió al Estatuto de Cataluña, "cuya inconstitucionalidad parece manifiesta para muchos juristas que esperamos impacientes una resolución del Tribunal Constitucional". En el caso de este documento, Olivencia considera que Cataluña "reclama un derecho propio saltándose el Derecho Civil de España", lo que calificó anoche en el Casino como "un verdadero privilegio legislativo".

Estos estatutos de autonomía son los que "altera el principio de la unidad" que tanto caracteriza a la Constitución de 1812 y que ahora, según considera, se ve amenazado. Esto ocurre porque "los constituyentes de 1978 quizá fueron ingenuos al creer que con ese invento de las comunidades autónomas podrían resolverse la cuestión foral".

"Si no respetan la exclusiva estatal en algunas materias del Derecho Civil ni en el Derecho Mercantil, se rompe la unidad y con ella el sistema de Estado de las autonomías", argumentó en la conclusión de su conferencia ofrecida en el Casino Gaditano, lamentando que en los últimos tiempos se hayan puesto en entredicho "los ideales de unidad que inspiraron a unos patriotas aquí en Cádiz hace ahora dos siglos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios