Cádiz

El Obispado de Cádiz plantea crear una delegación de Turismo

  • La diócesis ya está dando los primeros pasos siguiendo las directrices que emanan de la Conferencia Episcopal Española

Imágenes de la jornada de puertas abiertas en la Catedral de Cádiz

Imágenes de la jornada de puertas abiertas en la Catedral de Cádiz / Jesús Marín

Unos lo tienen como el auténtico motor económico de la ciudad, como una suerte de maná que hay que cuidar y potenciar para que Cádiz se mantenga a flote. Otros lo ven como un peligro y una amenaza a la identidad de una ciudad. Hay proyectos de nuevo cuño directamente vinculado a esta actividad, y hay políticas que promueven frenar en seco cualquier iniciativa relacionada con este fenómeno. El turismo, inevitablemente, va adquiriendo un papel cada vez relevante en la sociedad actual, especialmente en la capital gaditana tan falta de recursos de otras industrias, sectores y actividades. Y en medio de esta realidad y del debate que en los últimos años suscita el movimiento de turistas y visitantes que han situado a Cádiz como uno de los destinos de moda la Iglesia también ha puesto su atención en el turismo.

La diócesis de Cádiz ha empezado a dar pasos para crear una delegación diocesana centrada exclusivamente en el turismo. Un área que preste especial atención al visitante, siempre desde un punto de vista religioso, para que el turista comprenda los mensajes evangélicos, eucarísticos y religiosos que pretenden lanzar los retablos, las imágenes, los cuadros y demás obras de arte que se pueden contemplar en el interior de las iglesias; o incluso para que pueda participar de las celebraciones religiosas, de la oración y de otros momentos de culto durante el tiempo que pasen en la ciudad.

“Estamos en ello, con la intención de hacerlo cuando tengamos las personas y los medios”, trasladan desde el Obispado respecto a este proyecto que, avanzan, “lleva un tiempo ponerlo en marcha”. De este modo, la diócesis de Cádiz seguirá la directriz que los Obispos del Sur, ente que aglutina la actividad pastoral de las diócesis de Andalucía (Sevilla, Granada, Almería, Cádiz y Ceuta, Córdoba, Guadix, Huelva, Jaén, Asidonia-Jerez y Málaga), que el pasado mes de febrero abordaron “la importancia de la actividad turística en Andalucía y la necesidad de cuidar la evangelización del turismo, tanto en las diócesis como en las parroquias”, según trasladaba la propia oficina de información de estos Obispos del Sur (Odisur).

Los objetivos de la Pastoral de Turismo

La Conferencia Episcopal Española lleva un tiempo promocionando esta llamada Pastoral de Turismo, a cuyo frente está el sacerdote valenciano Gustavo Riveiro. Varias son las acciones u objetivos que defiende la Iglesia estatal en relación a esta preocupación por el turista. Desarrollar una catequesis sobre el tiempo libre y el turismo; formar un grupo permanente de laicos que pueda estudiar y aconsejar sobre las acciones pastorales a emprender en el campo del turismo; adaptar los servicios a las necesidades de los turistas, de forma que se facilite el contacto personal, la celebración de la fe, la oración individual, el testimonio de la caridad (especialmente en las ciudades con una notable actividad turística); proponer los medios adecuados para que los visitantes puedan participar en las celebraciones eucarísticas; o mantener convenientemente actualizada una constante información sobre los servicios parroquiales y cuidar que los turistas puedan disponer de ella en sus hoteles, en puntos de información o en otros medios de difusión.

No olvida la Conferencia Episcopal en sus consideraciones básicas sobre esta pastoral la correcta atención personal tanto a los turistas como a los trabajadores vinculados al sector turístico, planteando en este sentido la promoción y sostenimiento de “acciones de apoyo y prevención a favor de los grupos que pueden ser víctimas de una promoción errónea del turismo o del comportamiento de los turistas”, “promover, acoger y estimular la acción de los grupos de apostolado especialmente dedicados a personas que viven y trabajan en el sector del turismo, aun cuando estos ambientes no se encuentren en la parroquia misma”, o la creación de “servicios específicos para los trabajadores del turismo, acorde con sus horarios y sus condiciones de trabajo”.

“Se trata de una pastoral llamada a estar integrada en la estructura orgánica y ordinaria de las diócesis”, ha afirmado Gustavo Riveiro en base a esta acción de la Iglesia enfocada en el turista.

Los antecedentes de la atención turística en la Iglesia de Cádiz

El Obispado de Cádiz considera aún que el camino a recorrer para crear esta delegación de Turismo y dotarla de los medios humanos, técnicos y económicos necesarios es largo. Y no es nuevo, ya que desde hace años el propio Obispado ha venido planteando o intentando poner en marcha proyectos dirigidos al turismo que no han llegado a cuajar; como aquel eje cultural y turístico que se quiso crear en las calles Sagasta y Hospital de Mujeres bajo la figura de Lorenzo Armengual de la Mota, obispo que fuera de Cádiz y que promovió la construcción de la actual sede del Obispado y de la parroquia de San Lorenzo, contando también con la cercanía de La Pastora y del Oratorio de San Felipe Neri.

Ese camino de especial cuidado hacia el visitante lo abrió en Cádiz hace unos años la Catedral, que ha ido mejorando y potenciando esa relación entre fe y Turismo en una fórmula que permite hacer llegar el arte, bajo el discurso evangélico propio de la Iglesia, a gaditanos y foráneos que por miles acceden cada año al templo diocesano; más allá de los ingresos económicos que esta actividad genera y que permite al Cabildo realizar numerosas intervenciones tanto de mantenimiento y rehabilitación del edificio como de restauración de las innumerables obras de arte que atesora, así como de la creación de puestos de trabajo (que en el caso de la Catedral alcanza la quincena entre empleos contratados directamente por el Cabildo y los que asume la empresa que se encarga de la atención turística).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios