Cádiz

Nueva declaración en los juzgados antes de recoger sus pertenencias en prisión

Javier López Luna pasó ayer por última vez ante el juez Miguel Ángel López Marchena, que ha sido el que ha instruido su caso. El viernes pasado ya fue llevado al Juzgado de Instrucción número 2 de Cádiz para estar presente cuando el juez estudió el contenido de su ordenador. Según ha podido saber este medio, los investigadores no han podido encontrar nada fuera de lo normal, ningún material que pudiera hacer intuir un comportamiento anormal del sacerdote. Lo que sí han encontrado, curiosamente, son películas religiosas como Los 10 mandamientos.

En un primer momento, nada más producirse su detención, se especuló con la posibilidad de que se decretara su libertad con cargos, aunque el juez decidió enviarlo a Puerto II para evitar posibles injerencias a los menores a los que iba a tomar declaración. Por eso, cuando el jueves pasado terminaron de declarar los 44 alumnos que pasaron por el despacho de Don Javier se vislumbraba que en pocos días el titular del Juzgado de Instrucción número 2 le dejaría en libertad con cargos y sin fianza, al entender que no hay riesgo de fuga.

Ayer este medio habló con la madre del primero de los alumnos que presentó la denuncia pero declinó valorar su puesta en libertad o hacer cualquier tipo de nuevas declaraciones sobre el asunto.

Durante días se valoró la posibilidad de que algunos padres presentaran denuncias también contra profesores del centro, que habían comentado entre ellos que la conducta de López Luna y el hecho de que sus alumnos visitaran su despacho no era, al menos pedagógicamente, adecuada. Al preguntar al superior provincial de los Salesianos si tenían constancia de alguna de estas denuncias indicó que "no, en absoluto".

López Luna fue trasladado desde los juzgados hasta la Comisaría, desde donde pasadas las tres y media fue llevado por la Guardia Civil a Puerto II, centro que abandonó pasadas las cinco y media de la tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios