Puerto de Cádiz

Mammoet embarca dos de las ocho grúas que monta en Cádiz para Tánger

  • La operación se inició el lunes con la llegada de la pontona en la que se trasladarán hasta el puerto marroquí las dos súper estructuras portacontenedores que suman un total de 3.200 toneladas

Las seis gigantescas grúas ya montadas, sobre la superficie de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz. Las seis gigantescas grúas ya montadas, sobre la superficie de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz.

Las seis gigantescas grúas ya montadas, sobre la superficie de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz. / DC

El covid ha logrado sólo trastocar los calendarios, pero no ha sido fuerza suficiente para suspender el montaje de las grúas que construye Mammoet sobre el suelo de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz.

Los planes iniciales de Mammoet eran que el traslado de las dos primeras de las ocho grúas que construye la firma holandesa para los irlandeses de Liebherr que irán destinadas al puerto de Tánger Med hubiera tenido lugar en abril, pero la pandemia congeló el mundo entero y provocó este inevitable retraso de cuatro meses.

Pero por fin llegó el día y los responsables del montaje de las grúas Súper Post-Pánamax recibieron este lunes con los brazos abiertos la pontona que se encargará de trasladar hasta el puerto marroquí estas dos súper estructuras que suman 3.200 toneladas de peso en un viaje que no llegará ni a las 24 horas.

Una vez amarrado a puerto el buque CY Interocean 1 a primerísima hora de la mañana de este lunes se iniciaron las comprobaciones técnicas de una operación que, al igual que el montaje de estas gigantescas grúas, están supervisadas al milímetro, no sólo por la magnitud de las propias grúas, construidas pensando en la nueva generación de portacontenedores que ya se imponen en el sector, sino por el peligro que conlleva su embarque, traslado y desembarque en Tánger.

Tras esas primeras comprobaciones que ocuparon casi toda la jornada del lunes, el martes se pasó el embarque de la primera de las dos grúas que conformarán el primero de los envíos. Otras cuatro grúas del tipo Súper Post-Pánamax, que cuentan con una altura de 104 metros sobre castilletes y un peso de 1.600 toneladas, ya están montadas y preparadas para que prosigan los envíos al puerto destinatario de Tánger Med.

De hecho el próximo “paquete” con dos nuevas grúas de las ocho que componen el encargo de Liebherr saldrá para allá en unos diez días, mientras que el tercer embarque está programado para principios del mes de octubre. Entre medias se espera la llegada de otro barco con las piezas con las que los técnicos especializados de Mammoet deberán montar la séptima y la octava de estas grandes grúas.

El proceso de embarque en sí se antoja lento porque depende en buena parte de las mareas. En teoría, según cuentan fuentes de la comunidad portuaria, el embarque de cada grúa debe aprovechar los escasos minutos en los que la marea ni sube ni baja. Ese es el momento exacto en el que la grúa, transportada en una original estructura sobre ruedas, debe poner sus cuatro patas sobre la pontona. El siguiente paso es el seafastening o trincaje de la estructura que va incluso soldada a la cubierta del barco para evitar cualquier movimiento indeseado. Este paso se prolongará hasta finales de esta semana, momento en el que las grúas pondrán ya rumbo a Tánger.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios