Cádiz

La Ley Celaá se le queda corta a Kichi

  • El alcalde afea que miembros del grupo municipal del PP se manifestaran el domingo en un Peugeot descapotable

  • Dice que lo mejor de la nueva ley es que acaba con la de Wert, “la mayor canallada antidemocrática”

Los concejales del PP José Manuel Cossi y Maite González, el domingo en un descapotable. Una imagen que ha sido criticada por el alcalde de Cádiz. Los concejales del PP José Manuel Cossi y Maite González, el domingo en un descapotable. Una imagen que ha sido criticada por el alcalde de Cádiz.

Los concejales del PP José Manuel Cossi y Maite González, el domingo en un descapotable. Una imagen que ha sido criticada por el alcalde de Cádiz.

El alcalde no pone límites a su teclado, ni techo a sus críticas. Un día sí y otro también, su suspensión de la agenda institucional (como ahora prefiere llamar a la baja paternal que cogió en septiembre y mantendrá hasta el puente de la Inmaculada) le permite bucear por la actualidad local y también por la polémica nacional. Y si puede unir lo uno y lo otro, pues dos pájaros de un tiro; como ha hecho en su (pen)última aparición en las redes, donde ha aprovechado una foto de miembros del grupo municipal del Partido Popular en la manifestación del domingo contra la Ley Celaá para atacar a ellos, al PP, a la derecha en general y a la propia ley.

La fotografía de los concejales del PP José Manuel Cossi y Maite González en un descapotable es para Kichi el resumen más gráfico de las críticas de los populares, “en coche descapotable y defendiendo la educación privada”. “Nunca vi un descapotable para defender los derechos”, afirma González, lo cual ha sido objeto de contestación por parte de muchos usuarios de las redes que puntualizaban que el coche en cuestión no es, ni mucho menos, de gama alta ni tampoco de época reciente.

Esta crítica a los dos concejales la amplía Kichi al PP en general, a la “extremo derecha y a la derecha neoliberal”, a los que acusa de manifestarse “para blindar sus privilegios, proteger las prebendas de una minoría frente a los intereses de la gente”. Y en referencia a las proclamas de “libertad” repetidas en esa manifestación, puntualiza González que “cuando la libertad de elección depende del dinero que se posee, no es libertad, se llama privilegio”. “Solo existe libertad cuando se reconocen los derechos para todas y todos, más allá de lo que tengan en los bolsillos”, añade. Algo que, paradójicamente, ocurre con la educación concertada, única modalidad no pública que existe en la ciudad que él gobierna.

Una vez asestados estos golpes, el alcalde de Cádiz ha dado también su parecer al respecto de la Ley Celaá que tanto centra la atención en los últimos días. Y lejos de apoyarla, Kichi también se muestra crítico con una normativa que considera “que se queda corta, que sólo sirve como transición y que no termina con ningún tipo de privilegios”. “Lo mejor que tiene es que termina con otra: la de Wert, la mayor canallada antidemocrática que se hizo nunca contra la Educación Pública y los derechos a un sistema universal”, define González, que sigue considerando que la ley todavía en vigor “mercantilizaba la formación de nuestros niños y niñas, segregaba, excluía y se arrodillaba a los mercados”. “De la ley Celáa solo celebro el fin de la Wert”, insiste Kichi, asegurando que tampoco se identifica con la ley aprobada por el Gobierno español, porque él “no comulga con ruedas de molino”.

Ni Celaá, ni mucho menos Wert; ni el PP en una manifestación (“ni en las manifestaciones de Astilleros, ni en la defensa de la Sanidad Pública, ni junto a la Marea Verde, ni en el movimiento estudiantil, ni en el 15M”, asegura el alcalde que no había representantes populares), ni un descapotable con un conductor que sea de izquierdas. Nada de eso ve Kichi; al menos, al volante de su teclado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios