El juicio por el Caso Loreto y el agua contaminada

"Volvería a hacer lo mismo. Aquí hay alcalde para rato"

  • José María González lamenta que se le condené a él "por exigir responsabilidades" por el Caso Loreto

  • Afirma que no dimitirá y que cuenta con el apoyo de Podemos

El alcalde, durante la rueda de prensa celebrada este mediodía en el Ayuntamiento El alcalde, durante la rueda de prensa celebrada este mediodía en el Ayuntamiento

El alcalde, durante la rueda de prensa celebrada este mediodía en el Ayuntamiento / E. G.

El alcalde de Cádiz, José María González, defendió ayer sus declaraciones por el Caso Loreto, que han acabado con una sentencia condenatoria de la Audiencia de Cádiz tras la denuncia de Teófila Martínez e Ignacio Romaní contra él. González tiene claro que actuó de la forma correcta lo que le llevó a afirmar que volvería a hacer lo mismo, “en defensa de los vecinos de Loreto”.

A la vez, dejó claro su rechazo ante la petición de dimisión por parte del PP provincial. "Hay alcalde para rato2, especificando que “una sentencia por injuria no es lo mismo que meter la mano en las cuentas públicas. Si hubiera sido un caso de malversación hubiera dimitido”. González indicó también que cuenta con el apoyo de Podemos a la hora de seguir al frente de la Alcaldía de Cádiz.

El alcalde se mostró sorprendido porque fuese él el único condenado, "encima por exigir responsabilidades, por responder ante los ciudadanos del barrio de Loreto, por ir hasta el final, por pedir que se depurara y se conociera la verdad. El resto, Teófila Martínez, Ignacio Romaní y Juancho Ortiz, los que estaban al mando y abandonaron a una barriada entera a su suerte, salen de rositas. Y a mi, en cambio, me acusan".

Anunció que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía "porque hasta la propia fiscalía en varias ocasiones, incluido el acto del juicio, pidió la absolución del alcalde”".

Pero a pesar de ello, afirmó con rotundidad que "lo volvería a hacer, volvería a actuar exactamente igual, que pondría la cara, aunque me la rompieran, cuantas veces sean necesarias por mis vecinas y vecinos, por cumplir una compromiso por el barrio y para que conozcan todo lo que se les ocultó. Y al barrio de Loreto le digo que no me van a amedrentar y que sigo siendo su aliado. Mi compromiso con todos los gaditanos sigue igual de fuerte. Y que sepan que nos van a tener enfrente para defender la dignidad de todos".

Recordó también que "a lo largo del juicio tuvimos que escuchar a todo el mundo, entre ellos a un perito de la UCA, responsable de las analíticas de agua, que corroboró que durante más de catorce días se suministró agua no apta para el consumo, es decir, contaminada por ecoli. Un tipo de bacteria cuyo nivel debe ser cero en el consumo humano".

En este sentido volvió a insistir que desde Aguas de Cádiz se era consciente de que los niveles de ecoli no eran compatibles con el consumo humano “y no me creo que no lo supieran”.

En una intervención urgente ante los medios de comunicación, José María González retrocedió a "las dos semanas en las que Loreto estuvo sin suministro de agua. Dos semanas con la incertidumbre de no saber qué suministro y en qué estado habían consumido el agua que bebieron. Llenando cubetas, duchándose en el estadio, comprando botellas. Dos semanas donde se certificó que en el barrio de Loreto no había mantenimiento alguno de la red mientras que el dinero de Aguas de Cádiz se despilfarraba en Campari, en gambas".

Y mientras tanto, indicó, el entonces gobierno del PP "tuvo el silencio como respuesta, para después lanzar un costoso panfleto en el que decían que todo estaba perfecto. Cuando habíamos vivido una situación tan grave, para después acometer obras costosísimas que aún se están pagando".

"No me van a amedrentar", concluyó, "porque lo que intenta una y otra vez el PP es arrebatar en los juzgados lo que votaron los vecinos y vecinas de Cádiz en las urnas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios