Ayuntamiento de Cádiz

Intervención advierte sobre el presupuesto: hay que reducir gastos

  • A partir de 2022 habrá que hacer frente a los préstamos de los pagos a proveedores

  • Aconseja también un control ante la posible merma de ingresos con motivo del coronavirus

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz. Fachada del Ayuntamiento de Cádiz.

Fachada del Ayuntamiento de Cádiz. / Fito Carreto

La soga otra vez en el cuello. Cuando parecía que el Ayuntamiento empezaba a sacar la cabeza tras un último quinquenio sin apenas inversiones y destinando una cantidad notable al pago de la deuda, cuando los propios concejales y el alcalde venían anunciando una apertura de las inversiones tras cinco años con el cinturón fuertemente apretado, las consideraciones técnicas que acompañan a la propuesta de presupuestos que debatirá mañana la Corporación no son nada halagüeñas. La Intervención Municipal da por buenas –a priori– las cuentas presentadas por el equipo de gobierno, pero insiste en dos advertencias preocupantes.

La principal de ellas es rotunda: hay que recortar. En la buena línea de ahorro marcada por el Ayuntamiento estos años hay un factor crucial, que es el período de carencia que el Gobierno español concedió para los préstamos concedidos al pago a proveedores; un período de carencia que finaliza el próximo año, lo que aumentará considerablemente la partida de amortizaciones que tenga que asumir el Ayuntamiento a partir de 2022. De ahí que Intervención señale en referencia a las cuentas de 2020 que mañana se debaten “la necesidad de realizar importantes reducciones de gasto desde el momento actual” para poder afrontar el pago de esa deuda a proveedores.

En concreto, el informe económico concreta en 5,12 millones de euros la cantidad que habría que afrontar en 2022 para el pago de la deuda a proveedores, una vez que finalice “la carencia de amortización de los préstamos de proveedores obtenida (dos años) y de la ampliación del plazo de amortización de éstos (10 años)”, según acordó el Pleno del Ayuntamiento en octubre y noviembre de 2019.

Esta alerta de Intervención se clarifica por medio de un ejemplo basado en las cuentas de este año, que ascienden a 164.847.610 euros. Los ingresos corrientes presupuestados suman 154.939.430 euros y los gastos ascienden a 145.516.387,97. Por tanto, indican los técnicos que existe en la propuesta de Adelante Cádiz “un ahorro bruto de 9.423.042,03 euros y un ahorro neto para este ejercicio de 2.235.675,10 euros”. Este resultado es positivo, pero se advierte que si hubiera que sumar esos 5,12 millones de euros de los préstamos a proveedores habría una seria descompensación en las cuentas. “Se evidencia, pues, que el Ayuntamiento debe afrontar medidas de cara para afrontar estos vencimientos a partir de 2022 y para cumplir los objetivos comprometidos en su Plan de Ajuste”, concluye al respecto Intervención.

Control de los ingresos

Además de esta seria advertencia en relación a los gastos estipulados en el presupuesto de 2020, la Intervención también insiste en otra consideración de calado respecto a la propuesta que se eleva a Pleno mañana: los ingresos pueden verse afectados a consecuencia de la epidemia del coronavirus. Esta última llamada de atención parece curiosa al realizarse en un escenario en el que el presupuesto teóricamente contempla las circunstancias que ha provocado la epidemia del coronavirus desde que en marzo saltó el estado de alarma, como de hecho así han trasladado en diversas ocasiones desde el propio gobierno local.

El informe técnico –al que ha tenido acceso este medio– señala que los ingresos, por lo general, se han presupuestado “teniendo en cuenta los derechos liquidados del ejercicio 2018/19”, utilizándose un criterio de prudencia “basado en la recaudación del ejercicio anterior”. Nada dice, por contra, de una reducción de las previsiones de ingresos a consecuencia del Covid–19.

Y a tenor de esto último señala Intervención: “Debe llamarse la atención muy especialmente en este ejercicio en que se ha desatado la crisis sanitaria y una paralización económica como consecuencia del COVID19, que de no obtenerse los índices presupuestados debiera el gobierno local adoptar medidas para controlar el gasto y ajustar los ingresos. Así como realizar cuantas acciones sean necesarias, que incluso impliquen la declaración de no disponibilidad de los créditos, para evitar perjudicar los objetivos comprometidos, y para no producir tensiones de tesorería, que aumentarían los plazos de pago a proveedores y gastos financieros”.

Por tanto, las cuentas anunciadas por el equipo de gobierno para este año 2020 tienen limitaciones o consideraciones preocupantes tanto en el capítulo de gastos, donde se avisa de que habría que empezar a hacer recortes para afrontar los futuros pagos que sobrevienen, como en el de ingresos, donde se advierte de que lo que recoge el papel puede no cumplirse a consecuencia del coronavirus. El Ayuntamiento, de nuevo con la soga al cuello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios