Inicio curso escolar La transformación en aulas 3.0

  • Numerosos centros públicos y concertados ya trabajan con pantallas digitales, tablets, portátiles y plataformas online de comunicación y estudio

  • El CEIP Reyes Católicos y las Carmelitas cuentan su experiencia

Empieza el cole. El bullicio de las clases, el reencuentro con los compañeros, los profes, la ilusión de estrenar colores, de descubrir las páginas de nuevos manuales de texto y, de paso, explorar las múltiples opciones que ofrecen las nuevas tecnologías dentro de las aulas.

En esta constante transformación trabajan desde hace más de una década numerosos colegios públicos y concertados de la ciudad. Entre ellos, el CEIP Reyes Católicos, que a modo de anécdota fue de los primeros colegios de Andalucía que aceptó sustituir la pizarra convencional hace ya bastantes años. En la actualidad mantienen algunas en sus aulas, pero las que imperan en el ángulo de visión de los alumnos son las pantallas digitales, con las que también toman apuntes, interactúan y se divierten.

Las tienen de tres tipos, lo que denominan pizarra digital, el cañón con pizarra incluida y el panel, que es una especie de tele digital, de las más avanzadas y con mejores prestaciones, “pero son muy costosas”, explica Alberto Román, director del colegio, que habla de esta paulatina conversión junto a la que hasta ahora ha sido la coordinadora de nuevas tecnologías (TIC), Isabel Martínez Baena. En total, cuentan, el centro dispone de 19 pantallas, con lo que tienen cubiertas todas las aulas, de las que 4 fueron aportadas en su momento por la Junta de Andalucía, y el resto por el centro con sus propios recursos.“Lo hacemos con los ahorros, con donaciones y la colaboración del AMPA del colegio”.

Las posibilidades de estos dispositivos son múltiples, aunque reconocen que “al final depende del profesor y sus inquietudes”. No obstante, “por lo general están muy motivados, crean sus propio material interactivo, tanto en infantil como en primaria, y se saca mucho partido”, asevera Román, quien añade que a las editoriales les solicitan los programas complementarios interactivos.

En este apartado, el colegio las Carmelitas, que ha avanzado a pasos agigantados en los últimos cinco años, que es cuando se pusieron las pilas con las nuevas tecnologías, cuentan con pizarras digitales en todas las aulas de infantil a sexto de primaria", mientras que en secundaria disponen de material diverso como cañón para proyectar, pantallas interactivas y altavoces de gran potencia para las áreas de inglés, francés y todo lo relacionado a lo audiovisual, cuenta su directora, Yolanda Castilla.

Como proyecto piloto de dirección del Reyes Católicos, el pasado curso ya implantaron el uso diario de tablets en 5ºy 6º. “Con ellas pueden acceder a los manuales de texto de todas las asignaturas, pueden hacer ejercicios interactivos y acceder de forma rápida a una información útil”, explica Isabel Martínez, que junto a Román ahondan en las ventajas de su uso. “Ya no tienen excusa de olvidar el libro en clase, ni tienen que llevar el peso tan grande en las mochilas”.

En las Carmelitas, en infantil y el primer ciclo de primaria "hemos ampliado número de tablets, que además son educativas, con un total de 26, que se rotan en las áreas de matemáticas y lengua, las troncales y se ha establecido un horario específico para cada curso", asevera la directora. 

En el caso de secundaria, en este centro disponen de los denominados chromebooks, que lo tienen todos los alumnos y que este año se ha ampliado a sexto de primaria. "Se trata de una herramienta digital para el uso de nuevas tecnologías y metodologías educativas". Como novedad, narra, "tienen control parental desde casa, mientras que el profesor también puede controlar lo que hace cada alumno con el denominado gestor de aula". Si acceden a redes sociales y contenidos inapropiados "directamente se les corta y aunque sabemos que tienen sus trucos, nos solemos dar cuenta y ponemos los medios para que no vuelva a ocurrir".

En total, cuentan para el proyecto TIC de nuevas tecnologías del que a su vez es coordinador Íñigo Reina, con casi 300 dispositivos, "lo que ha supuesto una gran inversión en su mayor parte realizada por el centro, tanto en equipos como en la mejora y ampliación de la red wifi, así como en su mantenimiento".

En la lista de desventajas, se les cuestiona por la adicción cada vez mayor de los niños a este tipo de dispositivos; por la peor ortografía derivada de su uso; la carencia de estas tecnologías en algunos hogares y las posibles consecuencias en la visión, por ejemplo. Ninguno de estos asuntos permanecen ajenos a la dirección del Reyes Católicos, que aclara que “nosotros estamos para apoyar a las familias en el uso responsable de las nuevas tecnologías, pero no les podemos enseñar, debe existir un control parental”.

También comentan “que hay tablets en el centro para los alumnos que no tienen”, y que no han percibido una peor ortografía en estos años. En este sentido, Yolanda Castilla señala que "hay normas en cuanto a la expresión y ortografía a la hora de usar estas herramientas", por ejemplo en la aplicación Hangouts, con la que se comunican internamente.

Reconocen por otra parte que lidian con el problema del bullying y las redes sociales, “que ha empezado a llegarnos a partir de juegos de conexión on-line en casa”. Si bien, intentan formarse y formar al alumnado con charlas de expertos.

Este año, además, el CEIP Reyes Católicos está convirtiendo un aula en sala de informática, que está dotando de 14 equipos informáticos “que hemos comprado de segunda mano con ayuda de los 1800 euros que el pasado curso conseguimos con premios, uno de huertos ecológicos y otro de vida saludable”. Porque es la falta de recursos lo que a veces falla para que todo vaya rodado. De hecho, se quejan de la falta de inversión de la Junta de Andalucía, que a duras penas se encarga del mantenimiento de los equipos, “y de la sustitución cuando empiezan a fallar, pues muchos son muy viejos”.

Entre otros proyectos en el centro público han renovado otros tres equipos de la biblioteca, van a retirar definitivamente el papel para circulares, salvo para familias que no tengan recursos informáticos en casa, “por lo que se comunicará vía mail o por el Ipasen, que es una plataforma de comunicación interna”; trabajan con blogs y otras aplicaciones para trabajos y deberes y han solicitado adscribirse al programa Prodig de la Junta para la transformación digital. Porque “tenemos que traer a la aulas la realidad que ya viven fuera”. La de la era digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios