Cádiz

La dirección del Hospital Puerta del Mar conocía al menos desde febrero las anomalías denunciadas en Cirugía General

  • En la Comisión de Seguridad del Paciente se alertó del "infrarregistro" de ciertas complicaciones postoperatorias en intervenciones de esta Unidad

Comentarios 12

Los responsables del Hospital Puerta del Mar conocen al menos desde el mes de febrero las graves irregularidades que supuestamente se están produciendo en la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Cirugía General y Digestiva desde la llegada de su actual director, José Luis Fernández Serrano, algo que hizo público este periódico.

En el acta número 20 de la Comisión de Seguridad del Paciente del hospital gaditano, con fecha 19 de febrero de 2016, se recoge que uno de los miembros de la Comisión "pone de manifiesto el infrarregistro de la dehiscencia -abertura espontánea de una zona con puntos- de suturas en Cirugía Digestiva, ya que literalmente no hay casos. Por contra, en una cirugía 'limpia' como cirugía cardíaca, sí los hay". Por este motivo, en dicha reunión, "se constata pues la necesidad de la mejora de los registros, así como la idoneidad de algunos indicadores: se propone una reunión con la documentalista para abordar los problemas del infrarregistro", según recoge el acta. En esta reunión están presentes, entre otros, el subdirector gerente del hospital, Fernando Forja Pajares, y la subdirectora médica, Silvia Delgado Moreno.

En la Comisión de Seguridad del Paciente del mes de abril, en la que también está presente el subdirector gerente del centro además de la directora médica, Marisa Rodríguez Sánchez, se presenta un informe elaborado por la documentalista sobre aberturas de heridas postoperatorias, en el que se pone de manifiesto que sólo constan tres casos de dehiscencia de sutura de la pared abdominal en el año 2014, según los datos oficiales, que se extraen del CMBD (Conjunto Mínimo Básico de Datos) de los hospitales. Señala que "la información codificada en CMBD procede de la información que el clínico haya aportado en su informe de alta, por lo que aquellas complicaciones que no hayan sido informadas, no van a ser registradas en CMBD", añadiendo que "las anotaciones realizadas en hojas de evolución u observaciones de enfermería, por ejemplo, no van a ser codificadas si no han sido transcritas en el informe de alta".

Teniendo en cuenta todo esto, el informe de la documentalista recoge que "las dehiscencias de anastomosis -aberturas de uniones o conexiones quirúrgicas- en intervenciones relacionadas con el aparato digestivo se codifican con el código de complicación 997.49 (otras complicaciones del aparato digestivo)", algo que califica como un "código inespecífico, ya que como su literal indica, incluye además de las dehiscencias de anastomosis, otras complicaciones que no pueden ser incluidas en otros códigos más específicos". Hay que tener en cuenta que existen códigos concretos para las dehiscencias operatorias externas e internas, pero llama la atención que no han sido usados.

Por todo ello, la Comisión de Seguridad del Paciente acuerda solicitarle otro informe a esta profesional sobre la posibilidad de contabilizar la dehiscencia de anastomosis y el número de casos contabilizados en los años 2014 y 2015.

En la reunión de esta Comisión del mes de mayo, en la que están presentes, entre otros, el subdirector gerente y la directora médica, se expone el informe solicitado a la documentalista sobre dehiscencia de suturas en anastomosis. "En resumen, los datos de 2014 y 2015 muestran 90 casos registrados con el código 997.49 (otras complicaciones de aparato digestivo), la gran mayoría de casos del Servicio de Cirugía General y Digestivo", recoge el acta de la reunión, añadiendo: "Como el PSI (Indicadores sobre la Seguridad de los Pacientes) 14 de dehiscencia de herida postoperatoria no contempla la anterior, se estudiará la posibilidad de implementar un indicador que mida directamente estos casos" de dehiscencia de suturas. Hay que aclarar que, según médicos especialistas, el PSI 14 es uno de los marcadores de seguridad más importantes en el ámbito quirúrgico.

En el acta del 20 de mayo no queda constancia de la necesidad de estudiar las causas ni el número total de pacientes con dehiscencias, así como comprobar si ocurre algo similar con otros PSI.

Estas actas de la Comisión de Seguridad del hospital a las que ha tenido acceso este periódico ponen de manifiesto que los responsables del centro conocían al menos desde febrero las supuestas irregularidades que se están produciendo en la UGC de Cirugía General y Digestiva desde la llegada de su actual director y que se reflejan en el estudio realizado por profesionales de la Unidad de Anestesia y Reanimación del propio hospital, presentado a la dirección a finales de mayo.

Este estudio analiza casos recogidos entre los años 2013, 2014 y 2015 de pacientes que han pasado por la Unidad de Anestesia y Reanimación que en algún momento del postoperatorio presentaron complicaciones como sepsis -infección generalizada en todo el organismo-, abertura de sutura, reintervenciones y muertes; dando como resultado una frecuencia de estas complicaciones muy superior a la aceptable para la actividad quirúrgica que se desarrolla en un hospital como el de Cádiz. Además, deja al descubierto una supuesta falsedad documental, ya que los números oficiales no reflejan la realidad de las complicaciones que se han encontrado. De los años 2013 y 2014 sólo se incluyeron en el estudio los casos que fueron reintervenidos, mientras que en 2015 se incluyeron reintervenidos y no reintervenidos.

Tanto la dirección del hospital, como el delegado y el consejero de Salud de la Junta sostienen desde que se hizo público este estudio que los resultados que recoge son "falsos y se han sacado de contexto", y han aportado datos que sitúan al hospital gaditano entre los mejores de Andalucía. Unos datos "serios y rigurosos de los que dispone el Hospital Puerta del Mar y que son recogidos y analizados por el servicio de Documentación Clínica del centro sanitario", argumentaban desde la Delegación de Salud. Sin embargo, ahora se ha conocido que profesionales de ese servicio ya habían alertado anteriormente de la existencia de irregularidades en el registro de complicaciones postoperatorias en Cirugía General.

En el estudio realizado por profesionales de Anestesia, estos pedían a los responsables del hospital que se hiciera una auditoría externa de todos los expedientes clínicos, más allá de las estadísticas oficiales, porque no las consideran fiables. Y advertían de que los resultados podrían ser aún peores de los que reflejan este estudio, ya que sólo se han analizado los pacientes que pasan por Anestesia y Reanimación, pero hay otros que se derivan, entre otras unidades, a UCI o Medicina Interna durante el ingreso, de los que no tienen datos.

Otros especialistas del hospital aseguran haber pedido una investigación sobre posibles irregularidades en Cirugía General ya en el año 2012, mucho antes de la realización de este estudio. Y en febrero de 2014, varios sindicatos alertaron a la Delegación sobre "presuntas anomalías" en esta UGC.

Al preguntar en la Delegación de Salud si se va a realizar la auditoría externa, responden que "la asesoría jurídica del SAS estudia adoptar medidas contra las afirmaciones vertidas -haciendo referencia al estudio de los profesionales de Anestesia-, por lo que, como es nuestro habitual proceder de respeto y prudencia ante cualquier acción de carácter judicial, no nos vamos a pronunciar sobre este tema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios