Polémica Cinco euros al turismo por entrar en Venecia: una tasa muy alejada de la situación actual en Cádiz

Cádiz

Los Chinchorros, en Cádiz, estrena negocio tras años de sequía

Local es alquiler en la calle Sam Bartolomé.

Local es alquiler en la calle Sam Bartolomé. / D.C.

La finalización del complejo residencial Nuevo San José, que ocupa buena parte de lo que aún quedaba por urbanizar en este barrio de Puerta Tierra, popularmente conocido como los Chinchorros, ha animado algo al sector comercial de la zona.

Aunque aún es pronto, por buena parte de las viviendas se están ocupando y aún están por iniciarse las promociones previstas en el barrio por el Grupo Q y por la empresa municipal Procasa, lo cierto es que este tramo de Puerta Tierra refuerza su potencial comercial, al que en su día se le unirá el sector hostelero cuando se ejecute la transformación del viejo cementerio en un gran parque con conexión directa con el Paseo Marítimo.

Esta transformación se irá también completando con la actuación urbanística que está pendiente desde hace décadas en la pastilla entre Arcángel San Miguel y San Bartolomé. Aquí aún se mantienen en pie las últimas casas que quedan del viejo barrio de los siglos XVIII y XIX, junto a algunas edificaciones más modernas. Una parte están abandonadas pero en otras se mantienen como residencias bien cuidadas y pequeños locales comerciales.

El Plan de Ordenación Urbana prevé la demolición de esta parcela para crear un gran bulevar que conecte la Avenida con el parque del cementerio. Esta operación, sin embargo, se dilata en el tiempo. Hay que tener en cuenta que son numerosos los propietarios privados de estas casas a los que habría que poner de acuerdo para su traslado. El Ayuntamiento, por su parte, no tiene fondos para afrontar una expropiación de todo el conjunto. Queda también la posibilidad de redefinir este proyecto, manteniendo las históricas fincas y dándole un uso comercial que dinamice aún más su entorno.

Con todo, la apertura del conjunto residencial Nuevo San José, y la urbanización de la calle que da acceso a este complejo, la calle San Bartolomé, ha animado a la propiedad de uno de los locales que permanecía cerrado desde hace décadas a reformarlo y habilitarlo para su puesta en uso.

Es un establecimiento de 35 metros útiles, totalmente reformado y a pie de la Avenida. La agencia Comunidades del Sur gestiona su alquiler por 600 euros al mes. Una operación que tal vez anime a la salida al mercado de otros locales que también llevan cerrados desde hace años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios