Cádiz

La Catedral de Cádiz reabre este viernes a las visitas turísticas

  • Se seguirá un fuerte protocolo para el acceso y estancia del público

  • El templo ha permanecido cerrado casi cinco meses

Un agente de seguridad toma la temperatura en el acceso a la Catedral de Cádiz Un agente de seguridad toma la temperatura en el acceso a la Catedral de Cádiz

Un agente de seguridad toma la temperatura en el acceso a la Catedral de Cádiz / Fito Carreto

Cinco meses después de cerrar sus puertas al turismo y a las visitas culturales, la Catedral de Cádiz reabrirá a diario a partir de este próximo viernes, 7 de agosto. El Cabildo Catedral ha decidido recuperar esta actividad del principal templo de la diócesis, que estará sometida a un fuerte protocolo de seguridad y de prevención ante la epidemia del Covid-19.

La Catedral abrirá de lunes a sábados en horario de diez de la mañana a cuatro y media de la tarde. Para ello, la empresa encargada de la gestión de las visitas (Artisplendore) ha elaborado una serie de medidas para garantizar la seguridad de las personas que accedan al templo en relación al coronavirus. A todas ellas, en primer lugar, se les medirá la temperatura antes de poder acceder al interior.

Una vez dentro, el visitante encontrará todo señalizado con las normas y orientaciones que deberá cumplir. Así, se va a eliminar la libertad de movimiento que hasta ahora había en el interior del templo, habilitándose un recorrido unidireccional que será el que tenga que hacer el visitante. Este recorrido sí incluye visita a la cripta, a la que se accederá por una de las escaleras para salir por la de la nave contraria (evitando así el cruce de personas en ningún espacio del recinto). El coro, uno de los atractivos de la visita, va a permanecer cerrado por ahora. Y los bancos quedarán inutilizados.

Otra de las medidas será la habilitación de códigos QR a través de los cuales los visitantes puedan seguir el recorrido habilitado recibiendo las informaciones y explicaciones arquitectónicas, artísticas e históricas a través de sus teléfonos móviles. Para aquellos que no puedan acceder a estos códigos sí se pondrán a disposición las audioguías, que la empresa pretende utilizar “lo menos posible” y que estarán sometidas a un fuerte protocolo de desinfección antes y después de cada uso “que se realizará delante del visitante que la solicite”, quedando también protegidas por plásticos.

La reapertura de la Catedral a las visitas incluye también a la Torre del Reloj, que igualmente volverá a ser accesible. En este caso, sólo podrán subir en grupos de un máximo de diez personas, no pudiendo acceder el siguiente grupo hasta que no se abandone por completo la torre.

Esta limitación de aforo será la única que haya que supervisar, a priori, ya que el aforo actual de la Catedral es de trescientas personas, “una cantidad que dudamos mucho que se alcance en la actualidad con las limitaciones turísticas que hay”, trasladan desde Artisplendore.

Por contra, el museo catedralicio de la Casa de Contaduría sí permanecerá cerrado a las visitas por el momento, según ha decidido el Cabildo a la espera de ver cómo evoluciona el turismo en la ciudad y el régimen de visitas que desde este viernes recuperará, cinco meses después, la Catedral de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios