Conflicto laboral en la Policía Local de Cádiz Cádiz se queda bajo mínimos “y Kichi lo sabe y lo consiente”

Imagen de febrero de este año, durante una sonora manifestación que llevó las protestas de los policías locales hasta el interior del Ayuntamiento. Imagen de febrero de este año, durante una sonora manifestación que llevó las protestas de los policías locales hasta el interior del Ayuntamiento.

Imagen de febrero de este año, durante una sonora manifestación que llevó las protestas de los policías locales hasta el interior del Ayuntamiento. / d.c.

Congelaron sus reivindicaciones nada más decretarse el estado de alarma por el covid. Un mes antes de que esto ocurriera, los sindicatos de la Policía Local se plantaron frente al Ayuntamiento para recordarle al alcalde algo que ya le habían advertido hace casi tres años.

Ellos mismos lamentan que en un tema tan sensible como es la protección de las víctimas de violencia de género se está viendo mermado por culpa de la falta de personal y por la falta de un entendimiento con el Ayuntamiento que lleve a ambas partes a negociar una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT). “Pero el principal y único problema es la desidia del equipo de gobierno hacia la Policía Local”, decía ayer el secretario general del sindicato unificado de policías locales y bomberos (UPLB), Francisco Rama.

Terminó el estado de alarma y vuelven a la carga con sus reivindicaciones que sólo son respondidas con “desidia” y silencio por parte del alcalde. Y, mientras, “la ciudad se queda bajo mínimos y lo peor es que el alcalde lo sabe y lo consiente”.

Y como prueba, el propio escrito que ha sido facilitado a este periódico. Fue remitido al alcalde 7 de noviembre de 2017. En esta misiva, destacaban que era un “acierto” endurecer la lucha contra la lacra social de la violencia de género con la incorporación de la Policía Local al Sistema de Seguimiento Integral (VioGén), “siempre y cuando se dote con los recursos humanos y materiales necesarios e imprescindibles para una adecuada actuación, implicación y participación en dicho menester”.

“Pero lamentamos comunicarle –prosigue el escrito– que con la actual carencia de efectivos que sufre nuestra plantilla y vista la escasa expectativa..., difícilmente podrá la Jefatura organizar esta nueva unidad para llevar a cabo sus cometidos sin que sea a costa de detraer efectivos de otras unidades y de que se puedan resentir otros servicios de los que prestamos a la ciudadanía”.

El escrito parece elaborado ayer mismo pero no es así. La carta con dicha advertencia data de 2017 y sus emisores no fallaron. A día de hoy ni la playa tiene policías, ni los mercadillos y, casi lo peor, el sistema VioGén están cubiertos.

El trasfondo de todo esto es que, según cuenta Rama, “desde que llegaron al gobierno se les viene pidiendo por activa y por pasiva la negociación de un nuevo marco regulador, una nueva RPT de toda la plantilla municipal, una valoración de todos los puestos de trabajo y le hemos dado un años de confianza, dos años, tres años”. “Y se le avisó con antelación de que iba a pasar lo que ahora mismo está pasando”.

A día de hoy el sistema VioGén tan sólo cuenta con seis agentes con asignación fija, ya que requieren una formación y una asignación de unas claves personales para poder acceder a un listado de Interior con los datos de las víctimas de violencia de género.

Hasta que estalló el conflicto entre la Policía Local y Kichi, a estos agentes se les dotaba de un complemento de disponibilidad horaria con el que se adaptaban a las necesidades de las víctimas a las que tenían que prestar su servicio.

Aún así, desde la Policía Local quieren dejar claro que van a seguir cumpliendo “al cien por cien” sus obligaciones reglamentarias y “seguiremos atendiendo a la ciudadanía en la medida de nuestras posibilidades”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios