Estacionamientos

Aparcamiento gratis en extinción

  • Las zonas azul, naranja y verde de pago se imponen en los principales puntos de la ciudad

  • Muchas de ellas serán para los residentes con una tarjeta anual y un abono cuando se use

Zona naranja de aparcamiento cercana al cementerio de San José. Zona naranja de aparcamiento cercana al cementerio de San José.

Zona naranja de aparcamiento cercana al cementerio de San José. / Julio González

La implantación de la zona naranja durante todo el año en las inmediaciones del Paseo Marítimo, hace que las plazas de aparcamiento gratuitas en la ciudad sigan descendiendo.

Hace un mes aproximadamente, el Ayuntamiento anunció que se iban a poner a disposición de los residentes un total de 900 plazas de aparcamiento en el casco histórico. Esto lo que llevaba detrás era la desaparición de las pocas que había gratuitas y prácticamente todo el perímetro y muchas de las calles del interior iban a estar con zona naranja o la verde, que iba a ser de nueva implantación.

Ahora ha llegado el turno a la zona naranja en las calles cercanas al Paseo Marítimo, que tendrá una doble utilización, una en verano y otra para el resto del año. Además, con la pérdida de las plazas de aparcamiento en el Paseo Marítimo, la zona azul de verano se ha extendido a lugares como Cayetano del Toro y la avenida José León de Carranza.

Desde la avenida hasta la de la Bahía son los lugares que, de momento, no están afectados por cualquiera de las modalidades de cobro municipal por aparcar.

En concreto en el casco histórico la decisión municipal fue la de restringir el uso en 1.254 plazas de estacionamiento, de manera que se va a convertir 879 en espacios de uso exclusivo para residentes (zonas verdes) y 375 serán mixtas (zonas naranja). Para compensar esa pérdida, se ha habilitado una zona de aparcamientos gratos en la avenida de Astilleros con unas 200 plazas.

En el casco histórico las verdes serán un total de siete y se colocarán en las calles semipeatonales, por lo que el acceso será restringidos a vehículos autorizados con objeto de dar preferencia a los residentes por vivir en zonas de carácter singular. Uno de los que cambiará de denominación es el denominado Parque de la Muralla, junto a al estación, que actualmente es zona naranja a verde.

Los perfiles de usuarios que podrán aparcar en estos espacios serán los residentes por tiempo ilimitado, los usuarios de vehículos comerciales e industriales por un tiempo máximo de 30 minutos y los usuarios con la doble condición de vehículo de persona con movilidad reducida y residente.

Habrá también zona verde en la plaza de las Tes Carabelas, en algunas zonas de San Carlos, Mentidero, El Balón, La Viña y San Juan.

La zona naranja, en cambio, estará destinada a usuarios de rotación, residentes por tiempo ilimitado, usuarios de vehículos comerciales e industriales, de vehículos compartidos y de personas con movilidad reducida.

Los otros aparcamientos que ha dispuesto el Ayuntamiento, como el del muelle pesquero, lo está explotando Emasa y son de cobro. Hace un año, el alcalde pidió al entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que le facilitara para utilizar como bolsa de aparcamiento el solar de la antigua Subdelegación del Gobierno mientras que no se ejecutara el proyecto del nuevo edificio administrativo, que no se va a acometer ni a corto ni a medio plazo.

Hasta ahora había obtenido el silencio de la Administración estatal hasta que hace unos días el subdelegado del Gobierno actual, José Pacheco, dijo que estaba dispuesto a estudiar esta posibilidad.

El tema de las plazas de aparcamiento ha supuesto un motivo de disputa entre el equipo de gobierno y el Partido Popular.Este estima que se han perdido muchos estacionamientos con la obra del carril bici, ya que en prácticamente todo el frente marítimo ya no queda casi posibilidad de aparcar. Por su parte, desde el gobierno local se les contesta que no sólo hay menos sino más plazas a disposición de los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios