Coaching

Cinco claves para protegerse ante un manipulador

  • Aprendiendo a identificar el juego de la zanahoria. Una de las formas de control más comunes

Ilustración Ilustración

Ilustración / Sara Pequeño

Ya lo decía el gran filósofo  estadounidense  Noam Chomsky , una de las figuras más destacadas de la lingüística y teorías cognitivas del siglo XX: “Nunca fui consciente de cualquier opción que no fuera la de cuestionar todo“. Y es que cuestionar y aprender a discernir es una de las principales claves para darnos cuenta de que podemos estar siendo manipulados.

La manipulación es el arte de persuadir usando las debilidades ajenas para obtener poder o un objetivo codiciado de forma premeditada.

De niños instintivamente ya manipulamos, por ejemplo, en forma de llanto para recibir lo que deseásemos. Esta manipulación inconsciente va desapareciendo a medida que vamos creciendo y adquiriendo otras habilidades que nos permiten obtener lo que queremos sin necesidad de actuar. Sin embargo, en edad madura, personalidades más ególatras, frías y con una conciencia  muy limitada, hacen de la manipulación un medio de vida .

Ante una manipulación nos podemos sentir muy solos y desconcertados, por lo que el primer requisito indispensable para protegernos ante una manipulación, es creer en nosotros mismos.

Claves para protegerse ante la manipulación:

Creer en ti

Para darnos cuenta de que estamos siendo manipulados hemos de creer en nosotros mismos. Ser conscientes de cuales son nuestros valores y comportamientos para intuir u oler que alguien nos está liando, mareando, o en definitiva manipulado.

Aceptación 

Hay personas diferentes, con poca o nula conciencia que simplemente se prioriza y usa a las personas para conseguir sus objetivos.

Detecta las máscaras del manipulador

Las máscaras son aquellas caretas que usamos bajo nuestro personalidad para aparentar lo que no somos a cambio de conseguir un objetivo o fin.

Observa desde la distancia

Cuando tengas dudas sobre alguien obsérvale desde la distancia. Estudia cómo se comporta con otras personas y cómo actúa contigo. El objetivo es desenmascararlo. Generalmente el manipulador usa a quien considera más débil, bonachón o fácil de convencer.

Conoce las estrategias de manipulación para poder evitarlas

Además de las diferentes máscaras que usa todo manipulador, una estrategia, plan premeditado y estudiado con anterioridad básica de todo manipulador es el juego de la zanahoria.

El juego de la zanahoria consiste en crearte expectativas sobre algo que te pueda interesar. Va minando tu mente creándote ilusiones de darte aquello que deseas a cambio de… Este juego simula la colocación de  la zanahoria atada a tu cuerpo a través de un palo y una cuerda, la vas imaginando entusiasmado pero nunca la consigues alcanzar. Cada vez que la solicitas porque hayas hecho algún logro de lo acordado, siempre hay una justificación o excusa o un “no es suficiente” o “no es el momento”, de tal manera que te tenga detrás de la zanahoria sin llegar a conseguirla nunca, pero mientras, el manipulador juega con tus expectativas, tiempo e ilusiones. La zanahoria nunca se llega a alcanzar, y si no les queda otra opción que ceder en algo, dan la migaja, el rabillo verde, ni por asomo la zanahoria.

Quien promete y no cumple en un tiempo prudencial lo prometido justificándose, usando excusas o tirando balones fuera, desenmascáralo rápidamente, está jugando al juego de la zanahoria.

En definitiva, todos somos susceptibles de ser manipulados. Si encuentras a una persona así lo mas importante es desenmascararla. No pretendas ser su “amigo”, ni cambiarlo. Mantén las distancias y evita el contacto. Cuando te des cuenta se centrará en otra víctima y te habrá dejado en paz. Mantén amistades auténticas y entornos saludables.

 

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios