david de la encina. alcalde de el puerto de santa maría

"Aún queda mucho, pero hemos pasado ya lo peor"

  • El alcalde portuense confía en la recuperación de la ciudad y cree que este mandato será el del impulso al Peprichye

Comentarios 5

-Pasado ya el ecuador del mandato. ¿Será este el año en el que se vean resultados de la nueva gestión?

-Estoy convencido de ello. Después de un primer año de desbroce y de desmontar cuestiones arrastradas como la Zona Naranja, los parkings, Apemsa o Impulsa y un segundo año marcado por la debilidad del gobierno en minoría, este tercer año va a ser el de los logros y las evidencias. Hay cuestiones que se están trabajando y sus frutos no se verán a corto plazo, pero son apuestas por asuntos trascendentes como la recuperación de la motivación ciudadana y dar un giro desde la apatía al optimismo.

-Ha sido un año complicado, pero finalmente han podido salir adelante asuntos importantes como las ordenanzas fiscales o los contratos de la basura y los autobuses. ¿No es un tanto frustrante tener que llevar a pleno una y otra vez las mismas cuestiones?

-Sí, es muy frustrante. Hay cuestiones que las tapa el ruido de los plenos. Aquí por ejemplo no va a subir el IBI por un esfuerzo enorme del gobierno, pero el ruido se lo lleva la escenificación que algunos han pretendido hacer del pleno durante este año. El PP en particular va al pleno con la calculadora, y no con el corazón y la voluntad de sacar adelante los problemas de los ciudadanos.

-Empezamos 2018 y seguimos sin los presupuestos de 2017. ¿Qué se va a hacer al respecto?

-Durante todo el mes de diciembre se ha estado grabando ya el presupuesto de 2018, hay un reto esencial de llevarlo a pleno en el primer trimestre del año. Se ha trabajado mucho y seguimos bajo el corsé del Plan de Ajuste, rigurosamente fiscalizado por el Ministerio de Hacienda desde que el gobierno del PP dejó a la ciudad en bancarrota. Estamos esperando aún las matizaciones del Ministerio al presupuesto de 2017, pero esa base nos servirá para el de 2018, que se basará prácticamente en el que estaba previsto para el año pasado. El trabajo técnico está muy adelantado, otra cosa será la negociación política que haya que hacer.

-Hace poco se abrió una rendija para un posible nuevo acuerdo con Levantemos. ¿Qué ha pasado que no se ha vuelto a saber nada de esa posibilidad?

-Se ha trabajado mucho, pero no con una política de fotos. Ha habido varios encuentros y reuniones, hemos buscado caminos de entendimiento y aunque no hay nada cerrado y sigue habiendo muchos puntos a tratar, al menos hay un talante por ambas partes de buscar algo elemental, que es la solución a los problemas de la ciudad y evitar que El Puerto vuelva a estar bajo un gobierno del PP, que ya demostró un absoluto desprecio por esta ciudad.

-Está claro que gobernar en minoría es muy complicado. Si no se alcanza un nuevo acuerdo a tres bandas, ¿qué otras opciones hay?

-No las habrá si se sigue usando la aritmética como elemento de decisión. Algunos utilizan la minoría para debilitar y desgastar al gobierno. El PP ha llegado a votar en contra modificaciones formales de errores técnicos del PGOU que ellos aprobaron. Aquí hay 19 millones de euros de facturas atrasadas de la época del PP y nos dicen que no a pagar a los acreedores. Desprecian continuamente al gobierno que está y que es legítimo, el gobierno formado por PSOE e IU.

-Las relaciones con su socio de gobierno han tenido también sus más y sus menos. ¿Teme una posible ruptura del pacto en este año?

-Sería una situación de manual político, pero en este momento encuentro una absoluta implicación de IU y PSOE. No ha habido ninguna reunión en la que se hable de siglas políticas, sino vocación de los nueve concejales de mirar el objetivo compartido. Hoy por hoy tanto los concejales de IU como los del PSOE estamos absolutamente implicados en un único gobierno.

-Han pasado ya más de dos años desde su llegada a la Alcaldía y hay asuntos todavía muy enmarañados. Uno de ellos es la remunicipalización de Apemsa. ¿Realmente compensaría romper el contrato que se firmó con Aqualia en 2015?

-En diciembre celebramos un encuentro ciudadano para presentar ele studio más riguroso hecho hasta ahora, el del jefe de servicio de Fomento, donde se habla de un movimiento económico de 21 millones de euros, que podría suponer un ahorro. El problema es quién nos financia esos 21 millones. No es tanto un problema de rentabilidad sino de falta de financiación. El PP nos metió en una operación muy negativa para la ciudad y estamos demostrando, con lentitud pero con paso firme, la voluntad de buscar luz y taquígrafos donde antes solo había oscuridad y falta de transparencia. El PP se tomó seis años para montar este batiburrillo, y a nosotros no nos está resultando fácil desmontarlo, pero sí estamos haciendo un ejercicio de buscar la transparencia.

-El parking de Pozos Dulces tampoco parece que vaya a estar listo este verano, tal y como se anunció. ¿Cómo van las obras?

-A raíz del último parón, ahora está habiendo un ritmo de trabajo intenso. Me consta que se le está exigiendo el máximo a la constructora. No obstante, el proceso de construcción no me deja tranquilo y dedicamos mucho tiempo para que esa obra no se desmadre.

-Y sobre la urbanización de la superficie, ¿ya está el proyecto redactado?

-Hay un proyecto bastante avanzado. Se han matizado algunas cuestiones y ya contamos con planos del avance del diseño. Se ganará un espacio público y diáfano del tamaño de la Plaza de España, y el ansiado inicio del paseo fluvial.

-La Edusi ha sido una de las buenas noticias para la ciudad en este mandato. ¿Cuándo se podrá ver materializada esta inversión?

-Esa pregunta nos la hacemos también muchos alcaldes. Es un proyecto a siete años, una estrategia sostenible y a largo plazo que se basa en la participación. Todo deberá ser objeto de un proceso participativo bastante denso. Parece que las obras no se verán en este mandato. Algunas ya están esbozadas y tienen que ver con la recuperación del río, pero no se verán hasta finales del 18 o 2019. Son obras importantes y con un procedimiento de contratación lento. La Edusi va a ser un procedimiento de transformación de la ciudad a largo plazo.Sí se van a ver mucho antes los resultados de las obras del Plan Invierte, 500.000 euros que sí se van a notar a corto plazo. Pero la verdadera transformación de la ciudad la va a conseguir la Edusi.

-Finalmente se ha salvado el concurso de acreedores de Impulsa. ¿Qué futuro le espera a la empresa?

-La empresa tiene un plan de viabilidad muy trabajado. El Consejo ha actuado con una gran altura de miras, frente a la actitud rastrera del PP, que abandonó el barco después de haberlo hundido. El PP con sus tropelías dilapidó un capital de 25 millones de euros y cuando llegamos a la Alcaldía no había nada. Ahora se ha logrado evitar la insolvencia.

-La remodelación del entorno del cementerio está terminada, pero queda el parche de José Antonio... ¿Por qué se retrasa tanto el derribo de los bloques?

-Para derribar el primer bloque queda el caso de una única familia, que está judicializado. La Junta ha tenido el presupuesto listo para la demolición durante todo 2017 y el contacto con ellos es permanente, a la espera de que se resuelva este último caso. Luego quedarán aún tres bloques más, con alrededor de una decena de inquilinos.

-Otros dos proyectos muy esperados se han topado con problemas, la terminal de catamaranes y la estación de autobuses. ¿En qué punto se encuentran los dos proyectos?

-La empresa del catamarán ha entrado en concurso de acreedores y la obra se le dará a otra constructora. En el caso de la estación de autobuses, se trata de un problema técnico, un cable soterrado de fibra óptica muy costoso que hay que decidir si se desvía, ya que el coste de este desvío ronda los 300.000 euros. Está todo listo a la espera de resolver ese problema.

-El centro de salud de La Florida sí está ya en obras, al fin. ¿Para cuando podrá estar en uso este esperado equipamiento?

-El ritmo es muy bueno, sería el quinto centro de salud de la ciudad. La relación con la Consejería es muy fluida y nos hablan de una apuesta muy fuerte para ponerlo en marcha en cuanto esté construido.

-Y cómo no preguntar por el Peprichye, que parece ya una leyenda urbana...

-Ese es el caballo de batalla de todo el mandato, y será el elemento fundamental de este año. Ya he aprendido a no dar fechas. La relación con Territorio y Ciudad ha sido de mucho trabajo. El contrato con ellos era de 2009 por un importe de 90.000 euros y con eso no había ni para la carátula. Ha habido que reinventarlo, destinar personal y contratar varios bloques más por valor de 300.000 euros en el último año. El Peprichye va a ser lo que este gobierno le aporte a la ciudad y anticipo que en los próximos meses se va a visualizar el documento en la calle. Se les va a explicar a los vecinos qué es, qué fincas están protegidas, los pros y los contras de este plan, en qué cambia la situación al contar la ciudad con una norma propia... esa leyenda urbana se va a materializar y entre tanto, se va a conocer el plan. Habrá unas jornadas explicativas y una oficina de información, para que el vecino vea dónde está la recuperación del centro. En paralelo, hay muchos empresarios interesados en invertir en El Puerto, inversores nacionales potentes que no entienden la paralización del centro. Ahora hay que unificar todas las piezas que se han ido redactando y eso llevará un tiempo. Estamos mimando a los inversores para que no se vayan desesperados.

-En cuanto al turismo, se va a demoler próximamente el Caballo Blanco, todo un símbolo en la ciudad. ¿Cuajará próximamente algún proyecto hotelero?

-Era un símbolo en dos sentidos, primero como referente turístico, pero desde 2010 un símbolo del abandono de esta ciudad. Detrás de la demolición veo una oportunidad, será un paso para una etapa distinta. La recuperación ya ha empezado con oportunidades como el Cangrejo Rojo o Bahía Blanca, donde se va a desarrollar una importantísima operación hotelera. Vamos a terminar con la paralización y la apatía.

-Sobre el convenio pendiente con la Autoridad Portuaria, ¿cómo quedan finalmente los suelos de La Puntilla?

- Tras la reunión de julio con el presidente de Puertos del Estado, cada grupo ha podido hacer aportaciones. Ahora estamos cerrando el relato para tramitar los convenios con la APBC, importantes para el desarrollo de la ciudad. La Puntilla contará con un desarrollo hotelero de gran interés y pasará a manos municipales la Ciudad Deportiva, con un ahorro de 94.000 euros al año.

-Está también pendiente la concesión de la Plaza de Toros. ¿Cuándo se aprobará el nuevo pliego de condiciones?

-Ángel Quintana ha guiado con mucha participación, a través del Consejo de la Plaza, un pliego a gusto de muchos. El pliego está terminado e irá a pleno en el mes de enero. Se ha sacrificado eficiencia en los tiempos en aras de una mayor participación. Espectáculos taurinos y no taurinos irán en la misma concesión. Estamos muy ilusionados porque es algo que dará mucho juego para la ciudad, con la plaza como epicentro de todo tipo de eventos.

- ¿Cuándo llegará la nueva maquinaria de la limpieza?

-Llegará en las próximas semanas y será un despliegue progresivo. La concienciación es importante y en este nuevo contrato con FCC eso también se contempla. Es una gran oportunidad.

-El proceso de los presupuestos participativos casi provoca una crisis de gobierno. ¿Cree que la ciudadanía confía en este sistema?

-Dentro de algunos años se verá la importancia de estos primeros pasos. Tiene que incrementarse la participación, la calidad de las propuestas, los sistemas de verificación, pero ya hemos puesto la primera pica en Flandes. Son semillas gracias a las que dentro de 15 años la gente verá un árbol, se trata de una cultura de la participación.

-Parece que estas próximas elecciones contarán con una amplia concurrencia. ¿Cree que hay quien ya agita el ambiente con fines electoralistas?

-En El Puerto siempre ha sido así. Siempre han trabajado arremangados muy poquitos y ha habido agitadores y oportunistas. Hay sabios de barra de bar, de tertulia y ahora muchos de redes sociales. Para trabajar como estamos haciendo IU y PSOE desde hace tres años, veo muy poca gente. Con un click en las redes sociales cualquiera es entrenador de España y alcalde de El Puerto.

-¿Se ve capaz de alcanzar un gran consenso con el resto de fuerzas para levantar la ciudad?

-Tendríamos que ser capaces todos. Estamos entregados para sacar adelante los problemas, pero estamos solos. Esa entrega no la veo en otros, que miran solo por sus siglas o por el desgaste de las nuestras.

-Pida un deseo para 2018.

-Salud y trabajo, y a la vez esperanza y confianza en que estamos dando lo mejor de nosotros para poner en pie oportunidades de futuro para una ciudad maravillosa como es El Puerto de Santa María.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios