Vivir en Cádiz

Cinco rutas para descubrir los espectaculares paisajes de los parques naturales de Cádiz esta Semana Santa

Vistas desde el sendero del Moro en Benaocaz

Sobran motivos para disfrutar de los espacios naturales de la provincia de Cádiz, que ofrecen espectaculares paisajes, con flora y fauna, para descubrir si aún no lo conoces. La primavera, justo detrás de unos días de lluvias, puede ser el momento ideal para hacerlo y aquí le ofrecemos varios senderos señalizados que podrá hacerlo en familia esta Semana Santa.

Son senderos alrededor de los pueblos blancos de la Sierra gaditana, la costa y el interior de la Janda o cerca de Doñana que son muestra de la riqueza y diversidad de la provincia.

Sendero del Ojo del Moro (Benaocaz)

El sendero del Ojo del Moro. El sendero del Ojo del Moro.

El sendero del Ojo del Moro.

Desde el pueblo de Benaocaz se pueden empezar variadas rutas donde disfrutar además de paisajes espectaculares. Una que no es muy larga es el sendero del Ojo del Moro, con inicio justo antes de llegar al casco urbano, con un aparcamiento al lado de una pista de fútbol.

El recorrido trascurre por un terreno calizo y pedregoso hasta llevarnos a una abandonada calera. Las caleras eran hornos donde la piedra caliza se transformaba en cal. La materia prima es abundante en estas sierras, así como su combustible, la aulaga, de la que se necesitaban más de tres mil para hacer funcionar una calera media. También se verán los saltos de agua del arroyo del Pajaruco, que hace honor a su nombre cobijando numerosos pájaros.

De vuelta a Benaocaz, se pueden disfrutar de otras rutas, visitar su Barrio Nazarí o bajar a conocer el yacimiento arqueológico de Ocuri. El recorrido puede ser de alrededor de una hora.

Llano del Republicano (Villaluenga)

Llano del Republicano. Llano del Republicano.

Llano del Republicano. / J. A.

Desde otro pueblo blanco, Villaluenga del Rosario, parte este camino también recomendable. Saliendo desde las inmediaciones de la ermita de Villaluenga del Rosario, atraviesa una zona de encinar y finaliza en la zona de los Llanos del Republicano, una alargada y estrecha depresión, de unos 6 kilómetros de longitud por sólo 500 metros de anchura en su zona central, donde predomina una sensación de aislamiento y paz, explican en la web de los espacios naturales de la Junta de Andalucía. A lo largo del sendero se encuentran algunas simas, por lo que deberemos pasear con las debidas precauciones.

El recorrido nos permitirá conocer una de las pocas actividades que permiten estos suelos pobres calizos: la ganadería típica de la zona, con razas peculiares y adaptadas a las duras condiciones serranas, como la cabra payoya, que posibilita la producción de unos quesos que han dado gran renombre a esta localidad. Dada la presencia de ganado vacuno, no debemos olvidar cerrar las cercas a nuestro paso.

El recorrido es de dificultad baja, de cinco kilómetros con una duración de unas dos horas.

Los acantilados de Barbate

Vista desde los acantilados de Barbate. Vista desde los acantilados de Barbate.

Vista desde los acantilados de Barbate. / Julio González

Y si seguimos con vistas espectaculares, no puede faltar este sendero del parque natural de la Breña, que recorre el acantilado del Tajo o de Barbate. El sendero une la playa de la Hierbabuena con la de Los Caños de Meca y recorriéndolo también podemos aprovechar para visitar la Torre del Tajo, que  preside estos acantilados que se elevan a unos cien metros del nivel del mar.

La longitud es de unos 7 kilómetros, con una dificultad baja y unas dos horas y media de recorrido. El camino recorre por los bordes de estos acantilados y se puede hacer en ambas direcciones, con las vistas del mar, el pueblo de Barbate y la costa Africana al fondo.

Garganta del Puerto Oscuro (Alcalá de los Gazules)

Laguna de la ruta de la Garganta del Puerto Oscuro. Laguna de la ruta de la Garganta del Puerto Oscuro.

Laguna de la ruta de la Garganta del Puerto Oscuro. / Junta Andalucía

Este recorrido corto y para toda la familia comienza en el Área Recreativa de El Picacho y tiene una duración del alrededor de una hora. En su recorrido descubriremos el paisaje del Parque Natural de Los Alcornocales, con el Picacho y su laguna, que tiene un carácter estacional, teniendo agua durante las épocas de lluvia y secándose con posterioridad durante el periodo estival, explican desde la Junta.

En la página, explican, es un sendero ideal para un amante de la naturaleza, con  un frondoso alcornocal y la garganta y el canuto de Puerto Oscuro, espectacular nacimiento del río Barbate. En el camino podremos contemplar restos que son testimonio de actividades como la panadería, la ganadería y la obtención del carbón.

 Pinar de la Algaida (Sanlúcar)

Imagen del Pinar de la Algaida. Imagen del Pinar de la Algaida.

Imagen del Pinar de la Algaida. / J.A.

Y terminamos con un recorrido que se puede hacer bicicleta, el pinar de La Algaida, que se inicia en Sanlúcar. Cogiendo dirección hacia Bonanza está la entrada sur, con un aparcamiento. Cuenta con un área recreativa.

En este recorrido fácil, de alrededor de unos cinco kilómetros, podremos ver el paisaje de este bosque de pinos piñoneros y también acercarnos al marítimos de las salinas. El territorio fronterizo entre tierra y mar resulta aquí accesible gracias a una infraestructura pensada para el uso público, con un gran eucalipto catalogado como Árbol Singular de Andalucía a lo largo del recorrido o vista de numerosas aves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios