Ramón Arcusa y Manuel de la Calva | Dúo Dinámico "El espectáculo de Concert Music va a ser un monumental karaoke"

  • La eterna pareja musical actúa esta noche en el escenario del poblado de Sancti Petri

  • En el escenario celebrarán sus 60 años juntos con un repertorio lleno de temas emblemáticos

Ramón Arcusa y Manuel de la Calva forman el Dúo Dinámico. Ramón Arcusa y Manuel de la Calva forman el Dúo Dinámico.

Ramón Arcusa y Manuel de la Calva forman el Dúo Dinámico.

El Dúo Dinámico celebra esta noche su 60 aniversario en Sancti Petri con un repertorio repleto de canciones emblemáticas y más energía que nunca

–Hay un vídeo en su página web que presenta en apenas cuatro minutos la impresionante trayectoria que les avala. Son ustedes, y nunca mejor dicho, historia viva de la música española. ¿Cómo se consigue eso?

–Para conseguir eso solo hay una palabra: ¡Trabajo! Esos minutos son el compendio de una vida, de años y años en los que no faltan dudas, discusiones por hacerlo mejor, decepciones por creer que lo que habías hecho era bueno y luego te das cuenta de que no era así y hay que empezar otra vez… Las canciones vienen con la inspiración, mas siempre que ésta te pille… Trabajando. Pero el retorno, la compensación que tienes del y con el público, es magnífica, excitante. Nos anima a seguir.

–Están celebrando el 6o aniversario de su primera grabación discográfica. ¿Cómo recuerdan esa primera vez?

–Pues era inconcebible, ya que veníamos de trabajar en una fábrica de motores de aviación, Elizalde, y contra todo el mundo habíamos apostado por la música. Pero teníamos ya muy claro que íbamos a funcionar. Nosotros estábamos dentro de esa juventud que quería romper moldes y es lo que hicimos.

–¿Cómo era la música entonces y qué diferencias encuentran en el pop que se consume ahora?

–La música de entonces en nuestro país era la copla, el bolero, y la música italiana: eran canciones preciosas que se tocarán siempre. Pero la juventud empezaba a darse cuenta de que necesitaba algo más rítmico, con más caña y volvieron el oído hacia los Estados Unidos, donde ya empezaban los grupos de jazz, de swing o el pop, donde la base rítmica era muy importante, y ahí entramos nosotros hace esos 60 años ya. La diferencia entre el ayer y hoy de la música la marcan las tendencias y sobre todo los genios, esos que son capaces de crear un estilo e imponerlo, como estamos viendo con el reguetón o con la genial Rosalía. La música ha avanzado mucho y los sonidos y ritmos de hoy son increíbles.

–Y de España ¿cómo hemos evolucionado desde entonces hasta ahora? ¿Cómo es hoy el público, la industria del disco, la cultura…?

–Cada generación tiene el derecho de crear su propia música. Es indudable que el flamenco ha tenido una influencia notabilísima en todos nosotros. Ahora bien, el tema ‘chico busca chica’ es común; quizá ahora hay más canción explícita, algo repetitiva a veces. Pero lo digital ha hecho posible el poder grabar más y mejor. Todos tenemos en casa un estudio digital que jamás hubiéramos podido soñar hace cuatro o cinco décadas. Eso hace más fácil todo y ayuda a la creatividad. ¿La industria musical? Esa es la gran perdedora. Antes había decenas de compañías que arriesgaban y tenían éxito o no, pero lo intentaban y tuvieron que dejarlo. Ahora son tres compañías las que mandan y deciden lo que vamos a escuchar. Y con lo digital, se ha perdido prácticamente el control como negocio. Los que más ganan son grandes compañías que jamás hicieron nada por la música excepto explotarla. Hablo de Google, Apple, Spotify

–¿Les ha costado mucho adaptarse a esos cambios?

–Pues no. Tenga en cuenta que nosotros hemos estado ligados a la música como cantantes, pero también como productores de muchos artistas, entre ellos por 20 años con Julio Iglesias en su mejor época, y también como autores. Y hemos estado en los mejores estudios del mundo cientos de días, así que nuestra evolución ha sido natural: estábamos en nuestra salsa. Hace poco hemos colgado en Spotify, Apple y otras plataformas tres álbumes que teníamos ‘dormidos’ que hemos remezclado y masterizado de nuevo y que merecían ser dados a conocer: Londres 1970, El Penúltimo y En Concierto, todos pertenecientes a nuestra Colección Privada.

"La razón por la que seguimos cantando es porque nos gusta y tenemos seguidores"

–La política también ha cambiado, no sé si para mejor o peor en su opinión. Como catalanes ¿cómo ven todo lo que está pasando en su tierra?

–Al igual que la música, tenemos los políticos que nos merecemos, ni más ni menos. A veces produce bochorno escucharlos. Y solo pensar que alguno de los dirigentes de partido, que no han trabajado en su vida, ni cotizado a la Seguridad Social, ni pagado impuestos, van a organizar la vida de los españolitos, produce vértigo, ¿no? Lo de Cataluña es un despropósito para decirlo suavemente. Las élites (siempre son ellas las que mueven los hilos) decidieron lo de la independencia para no tener que dar cuenta de nada a nadie por encima de ellos. Cuarenta años de desidia del Gobierno central (o de necesidad de sumar votos cerrando los ojos), y adocena-adoctrinamiento de los medios, con la TV3 y las escuelas de mayoría indepe han hecho el resto. La pregunta es ¿cómo podemos lograr que esos dos millones de catalanes abducidos dejen de vernos como enemigos, porque nunca lo fuimos…?

–Porque parece, y ustedes son la mejor muestra, que se gana más estando juntos que separados. ¿Qué canción le dedicarían a esos políticos que no hacen más que levantar fronteras entre la gente?

–Parece que algunos están cantando Resistiré, desde Moncloa, y no miro a nadie. Otros debieran entonar el Perdóname (por el tiempo que nos hacen perder), y a algunos les iría de perlas Soy un truhan, soy un truhan (que no señor).

–La ilusión por la música supongo que es una de las claves para continuar, pero tiene que haber algo más. ¿Qué les lleva seis décadas después a los escenarios cuando ya lo tienen todo conseguido? ¿Qué les levanta del sillón de la nostalgia?

–Pues en realidad somos bastante pragmáticos. En casa no tenemos ni fotos nuestras colgadas ni escuchamos nuestras canciones salvo que sea por un motivo profesional. La razón por la que seguimos cantando es porque nos gusta y porque tenemos seguidores. Un artista no lo es porque un día decida ponerse a cantar: porque si no tiene público… no hay artista. Por otra parte el ver, en cada concierto, el retorno de cariño del público es impagable. Lo más bello del mundo es hacer sentir emociones y muchas mujeres, nuestras fans de entonces, vuelven a tener quince años durante una hora y media. Eso no tiene precio.

–Van a actuar en el Concert Music Festival de Sancti Petri. Ni que decir tiene que habrá una selección de sus grandes éxitos. ¿Qué canciones no faltarán?

–Es un honor el haber sido invitados para actuar en el Concert Music Festival de Sancti Petri y no vamos a defraudar: llevamos un grupo muy bueno y muy buen sonido y cantaremos todas esas canciones que esperan escuchar: va a ser un monumental karaoke pues todo el mundo va a entonar esas canciones con nosotros.

–Entre esos temas suyos hay uno, Resistiré, que se ha convertido en todo un himno ante la adversidad. ¿Se han tenido que repetir esa palabra muchas veces durante todo este tiempo?

–Bueno, nosotros todavía no. Miento. Manolo -habla Ramón-, tuvo un cáncer muy severo hace 12 años y salió de él. Ahora está como una rosa. Seguro que cantamos más de una vez la canción por dentro. Resistiré es un himno que le ha servido a muchas personas y a muchos grupos sociales como niños con cáncer, del Proyecto Hombre, de Alzheimer, de Parkinson, de baluarte para sobrellevar pero, sobre todo, para mantener la esperanza ante las adversidades de toda índole y ello nos enorgullece enormemente.

–Y sus fans ¿resisten también? Ustedes fueron precursores de ese fenómeno. Imagino que incluso con alguna o alguno habrán tenido hasta un contacto continuo durante su trayectoria.

–Ellas son más fuertes que nosotros (ríen) y algunas pertenecen a los clubs de fans de los inicios que se formaron entonces y vienen a todos los conciertos. Les estamos muy agradecidos y sabemos que se lo pasan tan bien como nosotros.

–Habrán venido a cantar a Cádiz en infinidad de ocasiones. ¿Recuerdan alguna anécdota en nuestra tierra que quiera compartir?

–Pues recordamos con gran cariño las actuaciones que hacíamos cada año en el Cortijo de los Rosales, con el empresario Martín de Mora, que era un verdadero caballero. Aquello se ponía de bote en bote. ¡Qué tiempos!

–¿Cómo resumirían brevemente, con una frase o palabra, la historia del Dúo Dinámico?

–Resistiremos

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios