Vinos de la Sierra

La amazona que ama el vino

  • La deportista hípica Natalia Golding, que representó a la candidatura olímpica Madrid 2020, lidera el proyecto de la bodega Tesalia, en Arcos, con dos vinos ya en el mercado

Natalia Golding, con los dos vinos de la bodega Tesalia. Natalia Golding, con los dos vinos de la bodega Tesalia.

Natalia Golding, con los dos vinos de la bodega Tesalia. / Ramón Aguilar

Natalia Golding es uno de los nombres que dan brillo a la hípica española. La deportista de equitación, que representó a la candidatura olímpica de Madrid 2020, es hoy en día una joven empresaria, que ha elegido Arcos, junto a su familia, para embarcarse en el reto de elaborar vinos tintos con identidad propia bajo la marca Tesalia.

Vinculada al mundo de los caballos desde su infancia, esta amazona que ha representado a España en distintas competiciones, coordina un ambicioso proyecto vinícola en Arcos, en concreto en la finca propiedad de su familia Cortijo de Torres, donde elabora dos tipos de vinos, Tesalia y Arx, que están haciéndose ya un hueco en el exigente mundo bodeguero. La familia inglesa Golding, asentada hasta entonces en Madrid, comenzó la aventura serrana en 2008 con la plantación de viñedos en esta finca arcense bajo la supervisión de un equipo del que forman parte, entre otros, el reconocido enólogo Ignacio de Miguel y el viticultor José Ramón Lisarra, que realizaron una serie de estudios de suelo y análisis de viabilidad para dar forma a Tesalia.

“Queríamos hacer unos vinos en la línea de lo que nos gusta, pero jugando con las variedades teniendo en cuenta las condiciones climatológicas de la zona. Todas las viñas están elevadas del suelo, no a ras en vaso como son las más conocidas. Se hicieron un montón de pruebas, de experimentos, de catas hasta decidir que queríamos elaborar dos vinos: Tesalia y Arx. Son muy distintos. No es uno mejor que otro. Son dos vinos diferentes para públicos diferentes o para momentos diferentes. Arx es un vino moderno, afrutado, fresco, fácil de beber. Y Tesalia tiene más cuerpo, en una línea más clásica, más elegante”, explica la deportista ecuestre e hija del conocido empresario de Parques Reunidos, Richard Golding, el alma de esta iniciativa.

Los vinos de la bodega Tesalia combinan principalmente las variedades petit verdot, syrah y tintilla de Rota. De momento, Tesalia, nombre figurativo que está vinculado al mundo de los caballos, va por la segunda añada y ha encontrado el beneplácito de los mercados e incluso, hace sus primeros pinitos en el ámbito internacional. “La aceptación ha sido muy buena en Andalucía, Barcelona y Madrid y en otros puntos de España. El primer año iniciamos el camino de la exportación, aunque más despacio porque muchos mercados demandaban puntuaciones. Ya Parker nos ha puntuado, que es un privilegio. También comenzamos a tener presencia en Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Holanda, Singapur, Filipinas, Grecia”, apostilla la bodeguera. Tras venderse muy bien la primera añada, el vino Tesalia ha vuelto a salir al mercado con 12.000 botellas y Arx con 37.000 botellas.

Los promotores de esta bodega boutique, cuyas instalaciones quieren abrir a corto plazo, tenían claro, desde un primer momento, que la producción estuviera vinculada a la tierra, a la cultura local, al paisaje, y al mundo de los caballos. De hecho, la familia Golding tiene sus cuadras en esta finca, enclavada cerca de Sierra Aznar. “Para nosotros era importante esta vinculación. Hablamos de la joya del sur, de la vinculación con el mundo ecuestre, de ahí el nombre de Tesalia y con la historia de Arcos, con su nombre romano Arx Arcis”, cuenta Natalia.

Entre viñedos, la también deportista dice que ha dejado a un lado la equitación competitiva, que es costosa de por sí y en el que te lo juegas todo el esfuerzo de años en un minuto, y se dedica en cuerpo y alma al mundo del vino, para el que se ha preparado a conciencia con un máster en la Universidad Politécnica de Madrid. “Me gusta dejar claro que acabo de llegar, que soy nueva en esto y que detrás hay un equipo fantástico, que sin él no haríamos nada”. Interrogada por si hay diferencias entre hombres y mujeres bodegueros, resalta que “tenemos la misma autoridad. No creo que haya vinos de hombres o de mujeres. No tengo complejos en ese sentido”, asevera.

La familia Golding experimenta también en una parte de la finca la producción de trufas, un proyecto a largo plazo. Tesalia llega a la provincia de Cádiz para quedarse y formar parte del amplio abanico vinícola de la zona. En este sentido, con esta nueva bodega, Arcos y la Sierra se están convirtiendo en un punto de producción de vinos destacado, con casi una decena de iniciativas empresariales, que están escribiendo una página en la historia de los caldos de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios