DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus Cádiz Francia blinda el paso a los temporeros serranos por el coronavirus

  • Vecinos de Alcalá del Valle y otros pueblos de la zona que han subido al país vecino para la recogida de la fruta se encuentran la frontera cerrada por el Covid-19

Vecinos de Alcalá del Valle, cargando el equipaje en un autobús camino a Francia años anteriores. Vecinos de Alcalá del Valle, cargando el equipaje en un autobús camino a Francia años anteriores.

Vecinos de Alcalá del Valle, cargando el equipaje en un autobús camino a Francia años anteriores. / D.C.

“Salimos el sábado a las cinco de la mañana de Alcalá del Valle y tras 10 horas de viaje y 1.000 kilómetros en el cuerpo llegamos a la frontera con Francia y los gendármenes nos dicen que no se puede pasar, que han cambiado las leyes por el coronavirus y que nada”. Así lo explica al otro lado del teléfono desde Francia uno de los vecinos de Alcalá del Valle este martes, que pasó siete horas en la frontera.

Como cada año, este temporero viaja a Francia junto a su familia para la recogida de la fruta en la zona de Perpiñán. Este alcalareño, que prefiere no revelar su identidad, pasa la mitad del año en tierras francesas para enganchar varias recogidas de frutas, con lo que se ha visto en la necesidad de alquilar durante todo el año una casa en Perpiñán para que su vida y de otros miembros de su familia sea lo más parecida a su cotidianidad. “Es desesperante. Yo, por ejemplo, llevo cinco años pagando el alquiler de esta casa. Iniciamos la temporada y estaremos hasta octubre si toda va bien. Recogeremos cosechas de albaricoque, melocotón, nectarina y cereza”, dice.

Aun teniendo todos los papeles en regla, la frontera se ha convertido en toda una odisea para numerosos emigrantes temporeros de la Sierra y de otros puntos de Andalucía por las medidas del estado de excepción en vigor en Francia. “Muchos se están viendo impotentes ante las nuevas normas y están dándose la vuelta”, dice el alcalde de Alcalá del Valle, Rafael Aguilera, que estos días atiende llamadas de temporeros de su pueblo y de otros cercanos como Olvera o Algodonales, que piden ayuda ante el panorama.

Rafael Aguilera cuenta que Francia ha decidido permitir el paso fronterizo sólo a aquellos temporeros residentes en suelo galo o a los que vivan en un radio de 20 kilómetros de la frontera. “Pese a que la gente que está emigrando lleva encima los contratos de trabajos que les han facilitado sus empleadores franceses, autorizaciones de circulación y demás, se están encontrando con la frontera cerrada”, explica el alcalde de Alcalá del Valle. Así las cosas, afectados e instituciones locales, junto con la patronal francesa, piden a las autoridades galas y españolas que desbloqueen esta situación.

Y es que Francia ha endurecido en los últimos días las restricciones para entrar al país debido al aumento de casos por coronavirus. Todas las fronteras con España y Andorra están afectadas por la medida, que no incluye a residentes, transportistas, trabajadores sanitarios o fronterizos. “La patronal francesa está demandando esta mano de obra. Sólo pedimos a ambos países, España y Francia, que regulen la entrada controlada al país vecino para nuestros temporeros, en las distintas campañas, para que no se vayan a la aventura o tengan que venir de vuelta”, añade el regidor.

Muchos de los temporeros de los pueblos de la Sierra, que marchan a Francia, llevan más de 20 años enlazando campañas. Nunca se podían imaginar que la pandemia del Covid-19 iba a trastocar hasta tal punto sus jornales en el país vecino. Además de los temporeros gaditanos, otros muchos compatriotas de provincias como Jaén, Sevilla y Córdoba se encuentran estos días con el mismo panorama de endurecimiento de la entrada a Francia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios