La Tribuna Cofrade La grandeza del interior

  • Espectaculares altares de cultos los que se están montando en las iglesias

Altar de cultos de Humildad Altar de cultos de Humildad

Altar de cultos de Humildad / Marcos Piñero

Cádiz tiene una muy buena Semana Santa, siempre se ha dicho. Posiblemente una Semana Santa que es superior a sus posibilidades y que, desde luego, está muy por encima de lo que el gaditano aporta a las hermandades. Y a esto se le va sumando en los últimos años un notabilísimo enriquecimiento del culto interno de las hermandades, que tiene su muestra más clara en los impresionantes altares que se levantan para los cultos de estos días y que desaparecen luego sin dejar rastro.

Esta semana ha sido especialmente llamativo entrar en las iglesias y ver las montañas de cera y plata que han creado las hermandades para celebrar sus cultos. Especialmente La Palma, Afligidos (por primera vez en el altar mayor, con un resultado espectacular) y Humildad (con nada menos que 172 cirios iluminando la efigie del Señor).

Todo un privilegio disfrutar de este arte efímero que está en auge, y que merece ser valorado. Enhorabuena a esas mayordomías.

Los horarios

Columna. Columna.

Columna. / Julio González (Cádiz)

Hay un detalle que hasta ahora está pasando desapercibido para el Consejo y para las hermandades pero sobre el que se debe actuar cuanto antes. Se trata de lo que se denomina tiempo de paso de una hermandad (los minutos que necesita para pasar por cualquier punto del itinerario la totalidad del cortejo). Es sorprendentemente negativo que sea la hermandad la que hasta ahora diga qué tiempo necesita de paso, sin que el Consejo establezca límites (aparentemente). Y se dan circunstancias de que cortejos con la mitad de capirotes y sin penitencia tras los pasos emplee cinco minutos menos en pasar que otra hermandad con cerca de 300 nazarenos y otras tantas pesonas de penitencia, por ejemplo. El Consejo debe ya regular el tiempo de paso, en base a unos criterios y medidas que se establezcan, al menos en carrera oficial. Porque las hermandades no hacen sino ampliar esos tiempos mientras el público se desespera en la acera y el hermano abandona la fila porque vestir la túnica en Cádiz es cada vez más una tortura.

El vía crucis (I)

Servitas Servitas

Servitas / Pino (Cádiz)

Sigue la curiosa pugna entre los que defienden que Servitas sea la imagen que presida el vía crucis de hermandades el próximo año y quienes rechazan esta posibilidad. A favor de los primeros recibimos estos días el denominado Vía crucis de la Virgen Dolorosa, que escribió la fundadora del instituto religioso de las siervas de los corazones traspasados de Jesús y María, Adela Galindo. Mantiene el esquema habitual del vía crucis con sus estaciones clásicas, incorporando unas oraciones dirigidas a la “Madre Dolorosa”.

El vía crucis (II)

Altar de cultos del Nazareno de la Obediencia Altar de cultos del Nazareno de la Obediencia

Altar de cultos del Nazareno de la Obediencia / Marcos Piñero

Siguiendo con este acto cuaresmal, llega también otro planteamiento estos días de cara a 2020: ¿Por qué no preside el vía crucis el Nazareno de la Obediencia, que es titular de una hermandad? Ojo porque la propuesta tiene su aquél, ya que el decreto actualmente en vigor establece que “durante el vía crucis se podrá portar la imagen titular de una de las cofradías de penitencia de la localidad”. En principio, debe entenderse que la Merced no es cofradía de penitencia; pero cuidado que puede haber otros planteamientos sobre qué es o no una cofradía de penitencia.

El obispo

Zornoza, en el via crucis del Señor de la Humillacion Zornoza, en el via crucis del Señor de la Humillacion

Zornoza, en el via crucis del Señor de la Humillacion

Una de cal y otra de arena ha dado a las cofradías Zornoza en esta Cuaresma. La de arena, equivalente a una playa con sus dunas, es su ausencia en el vía crucis de hermandades (por tercera vez desde que llegó en 2011). Y la de cal la puso la semana pasada con su inesperada presencia en el último día del triduo a la Humillación, presidiendo la celebración y acompañando en los primeros compases del vía crucis. Mucho mejor lo segundo que lo primero.

Un manto muy simbólico

Nuevo manto de la Virgen de las Penas Nuevo manto de la Virgen de las Penas

Nuevo manto de la Virgen de las Penas

Luce la Virgen de las Penas estos días de culto un manto de estreno que más allá del resultado final y de la ejecución de las piezas guarda un simbolismo especial. Una parte de ese manto lleva puntadas de Chari Valero; y también queda en el recuerdo de esta pieza José Luis Ruiz (que de hecho donó el terciopelo y parte del oro). De hecho, la silla en la que se sentaba a ver cómo avanzaba el bordado ha permanecido, ya vacía, hasta el final del trabajo. Emocionante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios